Cómo limpiarte el rostro

Te contamos cuáles son los pasos para lograr una limpieza suave y perfecta, ¡y tan solo en 5 minutos!

Se acabaron las pruebas del algodón con la funda de la almohada. No más rastros de eyeliner, base de maquillaje o pintalabios en las sábanas. Si cada mañana dedicas al menos 15 minutos a maquillarte, ¿por qué no emplear 5 para irte a la cama con la cara requete limpia?

Foto: Cordon Press.Foto: Cordon Press.
Foto: Cordon Press.

No es ningún secreto: para tener una piel bonita, hay que ser constante en la limpieza de nuestra cara, noches de fiesta, incluidas. Es fundamental eliminar cada día el maquillaje y las impurezas que se acumulan en la piel (polución, exceso de sebo, etc.) con el fin de dejarla respirar y evitar granitos. De hecho, según los dermatólogos, debemos desmaquillarnos el rostro antes de irnos a dormir, y refrescarlo par la mañana, al levantarnos. Y es que, pese a que muchos piensen que con el agua de la ducha basta, es necesario recurrir a una limpieza específica para eliminar el exceso de grasa.

Paso a paso y con buena letra

1. Antes de limpiarte la cara, lávate bien las manos para deshacerte de cualquier tipo de microbio o bacteria.

2. Hazte una coleta. Si estás más pendiente de que no se te moje el pelo, no te limpiarás correctamente la cara. Busca una goma, o mejor aún, una diadema.

Jessica Alba y Gwyneth Paltrow. Foto: Instagram.
Jessica Alba y Gwyneth Paltrow. Foto: Instagram.

3. Si vas maquillada, retira primero el maquillaje con la ayuda de un desmaquillante adaptado a tu tipo de piel. No sirve de nada hacer fuerza y frotar mucho. Debes limpiarte el rostro con pequeños y suaves movimientos circulares. Procura no olvidar ninguna parte. Acuérdate siempre de mentón y mandíbula. Cada vez existen más productos en el mercado pensados para ayudarnos a retirar el maquillaje. Esto es lo que necesitas saber sobre cada uno de ellos:

– leches desmaquillantes: suaves y agradables. Sirven para todo tipo de pieles, pero especialmente para las delicadas y secas, ya que su fórmula suave e hidratante no les afecta. Se aplican fácilmente con la ayuda de un algodón. Tras su uso, no olvides lavarte la cara para eliminar el rastro grasiento que dejan.

– aguas micelares: limpia y tonifica la piel. Son el producto más suave que hay y sirven para todo tipo de pieles. Se utilizan con un disco desmaquillante. Después de su aplicación, hay dos escuelas: las que prefieren aclarar la cara y las que no. Aquí, cada una es libre de hacer lo que quiera.

– geles: limpian en profundidad y dejan la piel lisa y uniforme. Algunos incluyen pequeñas partículas exfoliantes que mejoran la circulación de la sangre. Son geniales para pieles grasas y mixtas.

– mousse: deben aplicarse directamente sobre el rostro ligeramente mojado y masajear hasta que salga espuma.

– aceites: la mejor solución para retirar maquillajes waterproof. Las pieles sensibles toleran su textura.

toallitas: son la opción que más contamina, de ahí que solo debamos recurrir a ellas en momento puntuales.

4. La piel que rodea los ojos es muy sensible y no debes usar el mismo desmaquillante. Utiliza un producto específico para esta zona del rostro. Te ayudará a retirar sombras y rímel sin apenas esfuerzo.

Foto: Cordon Press.
Foto: Cordon Press.

5. Tras esta primera limpieza, humedece la cara con agua templada. El agua no puede estar fría puesto que así no eliminará los microbios o bacterias. Si está demasiado caliente resecará la piel.

6. Aplica un tónico con la ayuda de un algodón. El tónico es un producto de higiene facial. No es obligatorio aplicárselo, pero es recomendable porque ayuda a depurar la piel. ¡Ojo! con los tónicos que contienen alcohol porque resecan la piel. Elige el que mejor se adapte a tus necesidades, y aplícatelo siempre con algodón.

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram