Cómo maquillarse con gafas

Los 5 trucos que desmontan mitos y permiten a cualquier gafa-pasta lucir una mirada de infarto.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Por el momento, y mientras la Google Glass llega definitivamente a nuestra vida, nos centramos en escoger el modelo de gafa “tradicional” que mejor nos sienta y en sacarle el máximo partido con unas normas de maquillaje. Porque ya superamos aquello de los “cuatro ojos” y hasta le hemos cogido cariño a este accesorio que, como un complemento más, aporta grandes dosis de personalidad a cualquier look.

Porque se mire por donde se mire, vivimos en una era en la que los gafa-pasta dominan el mundo haciéndose llamar hipsters lo que hace también que muchos se apunten a la gafa aunque tengan mejor visión que Bradley Cooper en El francotirador.

¿Perdida en un mar de gafas? © Getty Images
¿Perdida en un mar de gafas? © Getty Images

Sea como sea, por necesidad o vocación, si el llevar gafas te frena la mano cuando coges la brocha (por miedo a parecer la reina de los Carnavales de Tenerife), esto te interesa. Consejos y recomendaciones para enfrentarte a ese triste párpado desnudo que pide a gritos un poco de atención y, ya de paso, acertar con el modelo a la primera vista:

Los gafapasta dominan el mundo, esto es así.
Los gafapasta dominan el mundo, esto es así.

1. Cinco pasos ganadores

  • Evita el efecto lupa: al llevar gafas, tus ojeras parecerán más grandes. Invierte en un buen antiojeras (uno o dos tonos más claro que tu piel) para disimular lo mejor posible estos signos de cansancio. Aplícalo hasta el borde de las cejas y en la zona interna del ojo con ligeros toques, nunca extendiéndolo. La piel de esta zona del rostro es muy delicada, de las zonas más delicadas del cuerpo, y no queremos estropearla.
  • Asegúrate de que tus cejas están definidas: recuerda que las gafas atraerán la mirada a esta zona del rostro, que debe estar en perfecto estado de revista. Para ello, retira o corta los pelos rebeldes, y rellena los huecos con un lápiz de cejas o una sombra en polvo. ¡Y hazlo poco a poco para evitar el efecto Groucho Marx!
  • No descuides la paleta: evita los colores fuertes. Si ya de por si las gafas son un elemento que llama la atención, no recargues tu mirada con tonos demasiado vistosos y brilli-brillis que resten protagonismo a esta. Las sombras que elijas deben ser más claras que tu montura, por lo menos un tono. Es preferible no llegar, que pasarse. Los colores más subidos podrán ir en labios o pómulos.
Suki, la perfecta gafapasta. Copia su estilo. Foto: Cordon Press
Suki, la perfecta gafapasta. Copia su estilo. © Cordon Press
  • El correcto eyeliner: ayúdate de un eyeliner para hacer la raya sobre el párpado móvil, pegado a la pestaña. Dibújala de menos gruesa (en la zona del lagrimal) a más (en el rabillo del ojo). Si la montura es muy grande, querrás aplicar una línea más pronunciada sobre las pestañas superiores para resaltar tus ojos. En caso de que la montura sea más discreta, te quedará genial una línea final.Después aplícate el eyeliner y, por último, la máscara de pestañas, pero solo en las pestañas de arriba. Si lo haces en las de abajo, el efecto drama queen será tremendo.
  • Labial: si tu montura es negra o carey, el tono perfecto es el rojo. Te dará un toque muy juvenil y fresco. Acompáñalo con un maquillaje nude para centrar la atención en tu boca. Aunque tampoco podemos descartar los beige, una boca moderna que funciona con todo tipo de gafas.
Un labial rojo o anaranjado es compañero perfecto de las gafas negras o carey. © Mondadori Photo
Un labial rojo o anaranjado es compañero perfecto de las gafas negras o carey. © Mondadori Photo

2. Fíjate en los cristales

Para corregir la miopía, los cristales utilizados son más cóncavos, más gruesos, en el centro y hacen la mirada más pequeña. Para contrarrestar el efecto, céntrate en rasgar el ojo: traza una raya que aumente de grosor desde la mitad del ojo (a la altura de la pupila) hacia fuera, de forma gradual. La maquilladora Bobbi Brown aconseja utilizar un eyeliner más oscuro que el color natural del ojo, para definirlo. Después, aplica una pincelada de sombra clara, irisada, en el lagrimal, un par de capas de máscara de pestañas negra y ¡no te olvides del corrector de ojeras!

Un toque de sombra clara en el lagrimal bastará para agrandar el ojo miope y contrarrestar el efecto de la lente. © Mondadori Photo
Un toque de sombra clara en el lagrimal bastará para agrandar el ojo miope y contrarrestar el efecto de la lente. © Mondadori Photo

Si por el contrario, las lentes que usas te agrandan el ojo, cosa que sucede con los cristales que corrigen hipermetropía, aplícate un maquillaje suave y asegúrate de difuminar las sombras con cuidado. Lo último que querrás es que tus gafas magnifiquen cualquier error. Para sombras de ojos, decántate por tonos claros y neutros. El eyeliner debería ser delicado y fino, y con una única capa de máscara de pestañas será suficiente.

 

4. Smokey eye, ¿sí o no?

Todo dependerá del gusto de la persona y de la forma de sus ojos, del grosor de la montura… Pero una fórmula bastante exitosa es combinar tres sombras en tonos marrones y nude de más a menos intensidad. Y aplicarlas desde el exterior al interior del párpado, para conseguir profundidad.

¿Smokey eye?, al gusto del consumidor. Pero aquí un ejemplo de lo bien que puede quedar. © Mondadori Photo
¿Smokey eye?, al gusto del consumidor. Pero aquí un ejemplo de lo bien que puede quedar. © Mondadori Photo

5. Cómo elegir tus gafas

Todos estos trucos no sirven de nada si no llevas las gafas adecuadas. Cuando vayas a elegir modelo, tómate tu tiempo e intenta ir acompañada, una segunda opinión siempre viene bien. Recógete el pelo en una coleta y empieza a probarte monturas.

guias-cara
Redonda, cuadrada o corazón; identifica la forma de tu cara y sigue después los consejos de nuestra galería.

Regla número uno: huye de las gafas que tengan la misma forma que tu rostro (redondas, alargadas, etc.) y las monturas desproporcionadas (si tienes una nariz de botón, olvídate de las XXL). Para saber que un modelo te queda bien, debes fijarte que la parte superior siga la línea de tus cejas y que tus ojos están bien centrados. Pero como en todo, lo más importante es que te sientas a gusto con ellas. Nuestra recomendación, para elegir el modelo perfecto según el tipo de cara, en esta galería:

  • © Getty Images

    Rostros cuadrados

    ¿Cómo reconocerlo? Un rostro cuadrado se caracteriza por líneas muy angulares y marcadas, resultado de tener igual de ancha la frente que la mandíbula.

    ¿Qué gafas usar? Las formas redondeadas nos ayudarán a suavizar las líneas; una suerte, pues ¡no a todos los rostros sientan bien las gafas redondas! Si aún así no te atreves con ellas, también son recomendables las monturas que sean más anchas que tu rostro, ya que conseguirán afinarlo ligeramente.

  • Rostros cuadrados

    Esta gafa, de Fendi, con formas redondeadas, sentará bien a las caras más angulosas.

    Precio: 300€

  • Rostros cuadrados

    Un modelo mucho más fino y ligero (perfecto para caras cuadradas con miopía), de Illesteva.

    Precio: 214€

    Comprar
  • © Getty Images

    Rostros ovalados

    ¿Cómo reconocerlo? Es un rostro fino y proporcional en frente y barbilla, haciendo forma de óvalo, como el de Jessica Alba.

    ¿Qué gafas usar? La pregunta sería, en este caso, qué gafas NO usar. ¡Tienes mil opciones donde elegir! A este tipo de rostro le sientan bien prácticamente todas las formas, modelos y colores… Es el tipo “ideal”, como nos cuenta Umberto Castillo, Training Manager de Luxottica.

  • Rostros ovalados

    Si eres de las afortunadas que pueden presumir de rostro ovalado (aka, te sientan bien todas las gafas), ¿por qué no jugar con monturas que se salen de lo común?, como esta, de Balenciaga.

    Precio: 240€

  • Rostros ovalados

    Si no quieres innovar con las formas, puedes hacerlo con la propia montura, como esta de Loewe, que incorpora pequeñas incisiones con motivos florales.

    Precio: 240€

  • © Getty Images

    Rostros corazón

    ¿Cómo reconocerlo? El corazón (o triángulo invertido) es un tipo de rostro que se caracteriza por tener la frente mucho más ancha que la barbilla, que destaca siendo la protagonista de los rasgos de la cara.

    ¿Qué gafas usar? Depende. Si, quieres potenciar esta forma del rostro, apuesta por gafas que ensanchen en la sien y afilen la parte inferior de la cara. Si, por el contrario, lo que quieres es luchar contra ello, elige modelos que no sobresalgan más allá de la sien y que equilibren así las líneas faciales.

  • Rostros corazón

    Si quieres potenciar la forma triangular de tu rostro, busca modelos tipo ‘ojo de gato’, que sobresalgan un poco más allá de la sien. Por ejemplo, esta gafa de pasta en verde, de Prada.

    Precio: 235€

    Comprar
  • Rostros corazón

    Si por el contrario, quieres disimular la forma del rostro, apuesta por gafas redondeadas y estrechas, que no sobresalgan. ¿Te atreves con estas de Miu Miu?

    Precio: 280€

    Comprar
  • © Getty Images

    Rostros redondos

    ¿Cómo reconocerlo? Es uno de los más sencillos de reconocer: las líneas del rostro se redondean y la cara se presenta circular.

    ¿Qué gafas usar? Al igual que el rostro cuadrado, la cara redondeada te permitirá utilizar las gafas como arma para estilizarla y afilarla. Umberto Castillo recomienda escoger “gafas angulosas para que el rostro parezca menos redondo”. En cuanto a las monturas, no importa si estas son gruesas “ya que el espesor no afecta en este caso al aspecto siempre que el modelo sea anguloso”.

    ¿Moraleja? ¡Aléjate de las gafas redondas!

  • Rostros redondos

    Gafas de pasta en negro, de Ray·Ban, perfectas para las caras más redondeadas.

    Precio: 170€

    Comprar
  • Rostros redondos

    Si prefieres un modelo mucho más ligero, busca alguno en la línea de este, de Stella McCartney, que no sobrecargará y permitirá jugar más con el maquillaje.

    Precio: 220€

    Comprar
  • © Getty Images

    Rostros alargados

    ¿Cómo reconocerlo? El rostro alargado, como el de Sarah Jessica Parker, se caracteriza por la amplia distancia que hay entre la frente y la barbilla.

    ¿Qué gafas usar? Como lo que queremos es restar largo al rostro, lo ideal es utilizar gafas amplias, que cubran bastante superficie de cara para así crear el efecto visual de un rostro más achatado.

  • Rostros alargados

    Gafas grandes, que ocupen una gran superficie de la cara, de Oliver Peoples.

    Precio: c.p.v.

  • Rostros alargados

    Modelo tricolor (muy ligero) de metal, de Dior.

    Precio: 260€


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram