Jabón negro, el secreto de belleza que llega de África

Fabricado con cortezas y plantas recogidas a mano, este jabón artesanal permite limpiar la piel al tiempo que la exfolia, suaviza e hidrata. Todo un descubrimiento que lleva siglos utilizándose en el continente negro.

Da igual que tengas la piel grasa o seca, mixta o con imperfecciones. El jabón negro funciona en todas ellas. Es más, este limpiador polivalente, capaz de exfoliar suavemente la piel y dejarla hidratada y con un tacto delicioso, es una potente arma contra las finas líneas de expresión, la erradicación de los puntos negros, las irritaciones y los eccemas.

Pero antes de salir corriendo a comprar una pastilla, detengámonos a conocer la historia de este milagro de la belleza, por mucho tiempo un secreto a voces entre las mujeres de las tribus de África Occidental, especialmente de Ghana y los países limítrofes. Se trata de un jabón artesanal, creado con ingredientes que se recogen y cosechan a mano, bien de plantas endémicas, así como hojas de palmas, vainas de cacao, corteza de platanero y un ingrediente fundamental: la corteza de árbol de karité. Algunos se tuestan y otros se dejan secar al sol antes de comenzar una alquimia que ha ido pasando de madres a hijas durante años.

© Xuqing
© Xuqing

Ya sabíamos de la importancia del karité a la hora de evitar una quemadura o una hinchazón. De hecho, nada como las cremas realizadas con la manteca que se extrae de este árbol africano (su nombre significa ‘árbol de mantequilla’ y pueden vivir hasta 300 años, siendo sus semillas, resinosas, de las que se extrae el aceite) para recuperarnos de una jornada de playa o incluso si nos quemamos con fuego o agua hirviendo. No nos saldrá ni la incómoda pompa en la piel.

Tener estos componentes tan asombrosos, hace del jabón negro todo un aliado poderoso para el bienestar de la piel. Además, al usarlo estamos impregnando la epidermis de una mezcla en la que aparecen fuentes naturales de hierro y vitaminas A y E. No nos extraña, por tanto, que incluso sea un potente agente contra las manchas cutáneas e incluso que limite el olor corporal ácido. Quizás su secreto esté en detalles de su elaboración como que sustituyen las lejías tradicionales por cenizas de cáscara de cacao seco. Sea como fuera, funciona.

3

 

La textura del jabón es algo más espesa y pegajosa que la de los jabones artesanales naturales. Esto se debe a su alto contenido en grasa. El tradicional no posee ningún tipo de aroma y es de un color marrón oscuro, con trazas negras. De hecho, a simple vista, no es lo que se dice atractivo. En esta era en la que el márketing y lo bonito (hola, Pinterest) son casi obligatorios, resulta curioso que sea en este jabón ‘feo’ donde se encuentre el elixir de la belleza.

Otra de las características distintivas del ‘anago’, que es como se conoce también a este tipo de jabón, es que no es un exfoliante agresivo. Esto le permite funcionar bien con pieles acnéicas o con problemas derivados de eccemas. Se nota en que, una vez utilizado, no deja rojeces de ningún tipo sobre la dermis, ni da sensación de hormigueo.

En formato de barra o pastilla es el mejor modo de tener la seguridad de que se trata del auténtico, o al menos de una receta fiel a la original. Algunas firmas cosméticas la han adaptado añadiendo otro tipo de ingredientes artificiales, así como aromas; o mezclándolo con otros elementos igualmente beneficiosos como el aceite de oliva virgen. De hecho, si tuviésemos la suerte de tener una pastilla auténtica hecha en África, tendríamos que fijarnos si, al usarlo, no se nos quedan entre las manos trazas de las cortezas utilizadas en su elaboración.

En el jabón negro de Enassaince se aprecian todos los detalles de su naturaleza.
En el jabón negro de Enassaince se aprecian todos los detalles de su naturaleza.

Los expertos solo alertan de su uso en el caso de una reacción sensible a la cafeína, presente en las vainas de cacao, o al látex, que se encuentra en el karité de forma natural. Salvo eso, puede ser usado por todo tipo de piel y a cualquier edad. Eso sí, ten presente que, como se realiza con ingredientes 100% naturales, al dejarlo al aire, reacciona creando una película fina. No pienses que se trata de una reacción química negativa, puedes seguir usándolo tal cual, incluso como champú.

Y es que, usado sobre el cabello, lo suaviza y combate la caspa. ¿Hay algo que no haga el jabón negro? Pues menos planchar y limpiarnos la casa, poca cosa…

Jabón negro de Akoma
Packaging del jabón negro de Akoma.

Adquirir auténtico jabón negro no es complicado 
Una de las firmas que lo ofrece en su formato más artesanal es Enaissance, experta en productos naturales y de herbolario. En este caso, la pastilla de 90 gramos tiene un precio de 6€. Lo puedes encontrar también en Akoma, la tienda británica de cosmética ecológica certificada. Aquí lo importan de Ghana en formato pastilla y líquido, desde 4€ aprox. (145 gr.). Una tercera opción es Ecco-Verde, donde comercializan uno producido por una cooperativa de mujeres de Ghana (8€, 130 gr.).

Si prefieres la versión cosmética…

La firma francesa Charme d’Orient nos ofrece una versión refinada del jabón negro africano. Concretamente una pasta purificante que promete sanear la piel sin irritar (precio: 15 euros/200 gramos). Se recomienda utilizar en todo el cuerpo humedecido y dejar actuar unos cinco minutos, para que emulsiones, antes de aclarar con abundante agua.

Si no te atreves con la opción en pastilla, en Charme d'Orient encontrarás jabón negro en pasta.
Si no te atreves con la opción en pastilla, en Charme d’Orient encontrarás jabón negro en pasta.

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram