Las sonrisas imperfectas de Hollywood

Expresivas, sí. Contagiosas, también. A veces, tiernas, a veces, seductoras… pero como teclas de piano recién pulidas, ¡nunca!

Por Paloma Infante

No hay mejor tarjeta de visita en una primera impresión. La sonrisa es la reina de la comunicación no verbal. Acerca a las personas, ahuyenta la timidez, conquista el corazón más frío… Tener una sonrisa bonita te hace más atractivo a los demás. Para ello, lo más importante es que la dentadura y las encías estén sanas, lo que conseguimos con unos buenos hábitos de higiene y una alimentación saludable. Ahora bien, la estética de los dientes es ya otro cantar. En los años 80, junto a maquillajes imposibles y peinados sobreproducidos, se impusieron las sonrisas como teclas de piano, esas con dientes como baldosines, todos del mismo tamaño, y de un blanco nuclear que requería un par de gafas de sol para poder disfrutarlas.

Las sonrisas imperfectas de Hollywood
Ni Kristen Stewart, ni Emma Stone… ¡ni siquiera Julia Roberts! Las sonrisas en Hollywood no son perfectas. © Cordon Press / Getty Images

Hoy en día sabemos que esa perfección está sobrevalorada. Frente a la cámara se valora más una sonrisa cuidada, sana y que transmita alegría, que una perfecta pero sin frescura. Porque, ¡ojo!, nunca hay que confundir imperfección con descuido. Los ortodoncistas abogan por arreglar las piezas de una boca hasta que éstas queden bien colocadas y no dañen la estructura de la mandíbula ni afecten a la mordida, conservando en la medida de lo posible la naturaleza de la boca, la personalidad. De hecho, si nos fijamos bien, podemos apreciar que las sonrisas más bonitas (y mejor valoradas) de Hollywood no son perfectas: dientes desiguales en tamaño, una ligera (o radical) diastema, microrotaciones, desarmonías… Pequeñas imperfecciones que no empañan la magia de quien las luce.

Analizamos algunas de nuestras sonrisas favoritas de alfombra roja y, con ayuda del Dr. Iván Malagón, vemos cómo un mal diagnóstico de odontólogo no tiene por qué serlo para un director de cine:

  • © Getty Images / Cordon Press

    Julia Roberts

    La sonrisa más famosa del cine no es perfecta. Sus premolares y molares están inclinados, y los músculos elevadores de los labios hacen que muestre demasiada encía al sonreír.

  • © Getty Images / Cordon Press

    Emma Stone

    Es una sonrisa bonita, pero tiene “macrodoncia”, es decir, una discrepancia entre el tamaño de sus dientes y el resto de estructuras de su cara. Además, el hecho de que estén proinclinados (volcados hacia adelante), le está provocando que sus encías ya empiecen a retraerse, a pesar de su juventud.

  • © Getty Images / Cordon Press

    Keira Knightley

    Dice el doctor Malagón que la protagonista de Piratas del Caribe y Anna Karenina “tiene una musculatura facial hipertónica”, tensa; lo que hace que sus dientes estén demasiado volcados hacia dentro provocando el apiñamiento dental. Algo que, a medio plazo, contribuirá a la retracción de sus encías y a que se le marquen las típicas arrugas de expresión, especialmente alrededor de la nariz”.

  • © Getty Images / Cordon Press

    Léa Seydoux

    Tiene una sonrisa angelical, tímida, con la que sabe esconder lo que no debe mostrar: que el nivelado de encías no es adecuado. Además, la diastema, aunque sea “marca de la casa” y signo característico, debería corregirse para que su salud y estabilidad fueran las más adecuadas.

  • © Getty Images / Cordon Press

    Audrey Tautou

    Aunque su sonrisa enamoró a medio planeta en Amélie, lo cierto es que la altura entre sus incisivos centrales y laterales no es la más adecuada, ya que tiene los colmillos situados más arriba de lo ideal.

  • © Getty Images / Cordon Press

    Anna Paquin

    Lo más evidente es la presencia del diastema interincisivos. Tiene los dientes separados debido seguramente al exceso de frenillo media labial superior. Aunque prime la naturalidad, esta separación puede provocarle pérdida de hueso en la mandíbula inferior a largo plazo, debido al esfuerzo que tienen que hacer los incisivos inferiores para realizar la mordida correctamente.

  • © Getty Images / Cordon Press

    Kristen Stewart

    Su sonrisa resulta estrecha debido a que sus molares y premolares están demasiado comprimidos, seguramente por la estrechez de su paladar. Asimismo, la manera en que contactan sus dientes de arriba con los de abajo está provocando la pérdida de sus encías, a pesar de lo joven que es.

  • © Getty Images / Cordon Press

    Drew Barrymore

    Su sonrisa imperfecta no le ha impedido ser un Ángel de Charlie, así como una de las reinas de la comedia romántica. Pero, al observar de cerca sus dientes, vemos que los tiene apiñados y una sonrisa estrecha, así como un color amarillento que requeriría un tratamiento blanqueador.

  • © Getty Images / Cordon Press

    Kirsten Dunst

    El apiñamiento de sus dientes está provocado por la tensión de sus músculos faciales, lo que causa que la forma de su labio no sea la más bonita que se puede tener, y que muestre excesivamente la encía al sonreír.

  • © Getty Images / Cordon Press

    Rachel McAdams

    Al tener un rostro bonito y armónico, cuando nos detenemos a observar la sonrisa de la protagonista de El diario de Noa, podemos ver que resulta estrecha, no termina de llenar su boca, dejando esas zonas de sombra que incrementan esa sensación de estrechez.

  • © Getty Images / Cordon Press

    Kate Winslet

    Cinco nominaciones de la Academia y un Oscar en su estantería, además de ser imagen de firmas como Lancôme, son la prueba de que su talento y sonrisa enamoran, a pesar de su asimetría mandibular y el ligero apiñamiento de sus dientes.

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram