Los cinco errores que cometemos cuando queremos adelgazar

Ponerse a dieta y hacer ejercicio no siempre es suficiente. Aprende a tener buenos hábitos para llegar a la meta con facilidad.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Mantenerse delgada, en forma y con un peso saludable depende de muchos factores como la genética, tener buenos hábitos alimenticios, hacer ejercicio constantemente y beber agua, entre otras cosas.

En ocasiones, engordar o no adelgazar no depende solamente de qué comes si no la manera en que lo haces. Tu hábitos diarios influyen en tu peso y en la acumulación de grasa y son responsables de que una dieta funcione o no.

Estos son los errores más comunes que cometemos cuando queremos perder esos kilitos de más:

Saltarte el desayuno.

El desayuno se considera el alimento más importante del día, ya que es lo que te da la energía que necesitas para t0das tus actividades. El no desayunar es un mal hábito que te puede hacer engordar, ya que al pasar mucho tiempo sin alimento el cuerpo empieza a almacenar grasa y se ralentiza el metabolismo. Lo ideal es desayunar (como máximo) una hora después de que te levantes e incluir los 3 grupos alimenticios en él; carbohidratos, grasa saludable y proteína. Si no te da tiempo, te recomendamos que tomes un batido de proteína, con algunos superfoods y suplementos que te darán la energía y nutrientes que necesitas de forma balanceada.

Comer carbohidratos después de las 3 de la tarde.

Los carbohidratos son uno de los grupos alimenticios más importantes; sin embargo, es mejor consumirlos durante el desayuno o la comida y evitarlos por la tarde y por la noche si es que quieres adelgazar. Los carbohidratos se convierten en azúcar y posteriormente en grasa, si es que no se queman durante el día.

 

Comer rápido.

Mucha gente comete el error de  comer muy rápido y la comida debe ser bien masticada para tener mayor sensación de saciedad y facilitar la digestión. Lo ideal es tomarse por lo menos media hora para comer y no beber líquidos hasta terminar de ingerir los alimentos.

No tomar suficientes líquidos.

Para mantenerte hidratada y cuidar el buen funcionamiento de tu metabolismo debes tomar por lo menso 2 litros de agua al día. No es correcto hacerlo solo en una o dos tomas sino hacerlo durante toda el día, tomando aproximadamente 250 ml (lo que corresponde a un vaso) cada hora. Evita tomar bebidas con azúcar añadida o refrescos, aunque sean light, mejor sustitúyelos por agua natural o infusiones.

El polvo.

Así como lo lees, este elemento, que se produce cuando no limpiamos bien por residuos de partículas acumuladas, es un disruptor endocrino. Y recibe ese nombre, precisamente, porque interfieren en procesos hormonales de nuestro cuerpo que puede resultar en un aumento de peso.

Fotos: Getty Images / The Grosby Group / Cortesía

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram