Los poderes de la calabaza, superheroína de la despensa

No la malgastes para la decoración de Halloween. El ingrediente por excelencia del otoño es rico en vitaminas y antioxidantes, pero también ingrediente clave en muchos trucos de belleza caseros.

Si la única calabaza que entra en tu casa va directamente a la cocina o, peor aún, a la decoración de Halloween, debes saber que este ingrediente tiene multitud de propiedades que ayudarán a tu piel a lucir más joven, hidratada y libre de acné. De paso, tu salud y tu figura también te lo agradecerán.

calabazaaliadabelleza4
Vas a incorporarla a tu vida al igual que hiciste con el aguacate. © Cordon Press

Tu nuevo aliado de belleza

Rica en zinc, potasio, calcio, magnesio, hierro, antioxidantes y vitaminas, la calabaza previene las arrugas y el envejecimiento, protege de los efectos del sol además de contribuir a la salud capilar, evitando la caída del cabello y aportándole fuerza y vigor. ¡Casi nada! Aplicada directamente sobre la piel a modo de mascarilla, como ungüento en forma de aceite o ingerida como parte de la dieta, a este fruto es imposible encontrarle un ‘pero’ y su lista de beneficios es infinita…

¡Que nos den calabazas!

Para lucir una piel tersa y suave, la calabaza es perfecta gracias a su gran cantidad de vitamina A que, además, le aporta vitalidad. La Vitamina C consigue, gracias a su poder antioxidante, frenar los estragos de los radicales libres y atenuar el temido paso del tiempo. Por su parte, la Vitamina E se encarga de la hidratación y, junto con la Vitamina T, forma un potente agente antibacteriano que reduce la aparición de acné. También sus propiedades anti-inflamatorias ayudarán a calmar la piel irritada. Por si fuera poco, su alto contenido en agua hace que sea ideal a la hora de hacer una dieta para bajar peso, siendo a su vez muy saciante. También previene la retención de líquidos y combate la obesidad. Vamos, que lo tiene todo.

Aún a riesgo de que nos llamen 'vendidas a la calabaza', lo volvemos a decir: ¡¡lo tiene todo!!
Aún a riesgo de que nos llamen ‘vendidas a la calabaza’, lo volvemos a decir: ¡¡lo tiene todo!!

Pelo más fuerte

¿Todavía no te has convencido? Pues aquí seguimos haciendo campaña pro-calabaza. El fruto es, gracias al zinc que contiene, uno de los productos más usados contra la caída del cabello y posee el poder de regenerar la fibra capilar. Además, la todopoderosa Vitamina A ayuda a que crezca sano y fuerte e influye en la producción de sebo, el hidratante natural del cabello. Lo más común es usarla en mascarilla pero ingerida también notarás los beneficios.

amazing1
Increíble, ¿verdad?

Exfoliante natural

Sí, la calabaza puede usarse para una limpieza a fondo de la piel ya que contiene enzimas y antioxidantes que imitan a los alfa-hidroxiácidos, unos ácidos orgánicos que resultan muy eficaces para mejorar la textura y la calidad de la piel, ya que consiguen reducir el grosor de la capa más externa de la dermis disminuyendo la unión entre las células muertas, que van desprendiéndose de forma natural dejando la piel más suave, lisa y uniforme.

Salud de hierro

A la vez que cuidas la piel y el cabello, la calabaza puede ser tu gran aliado, también en cuestiones de salud. Este gran fruto de color naranja (debido a los betacarotenos) ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre; colabora a fortalecer el sistema inmunitario gracias a su alto contenido en antioxidantes y ejerce función detox, sobre todo si se consume en forma de zumo. Por su cantidad de fibra, ayuda al tránsito intestinal y además, contribuye al buen estado de la vista gracias a los niveles de betacaroteno y vitamina A. También es uno de los grandes enemigos contra el colesterol.

Las semillas, por su parte, son ricas en magnesio, zinc, ácidos grasos como el Omega-3 y contienen triptófano, que ayuda a la relajación y el descanso. Además, tienen efectos antiinflamatorios y se consideran calmantes y refrescantes. Si las tomas molidas con un poco de azúcar se convertirá en un excelente laxante. Y es que aquí se aprovecha todo.

Como te lo decimos, Taylor…

Cómo usarla

Puedes cocinarla y darte un gusto sabiendo que estás ingiriendo salud. En crema, zumo o pastel, la calabaza es ligera y dulce pero apenas tiene calorías (solo 26 calorías por cada 100 g y no posee grasas saturadas) ya que contiene un 90% de agua y muy pocos hidratos de carbono, así que tu figura no se resentirá.

Con las semillas se fabrica el aceite de calabaza que se usa tanto en cocina (siempre en crudo como aderezo) como en rituales de belleza, sobre todo contra la caída del cabello.

¿Una crema de calabaza para los días de frío? © Cordon Press
¿Una crema de calabaza para los días de frío? © Cordon Press

 

También es el ingrediente estrella de multitud de mascarillas caseras. Aquí van algunas:

  1. Piel seca: 2 cucharadas de pulpa de calabaza cocida, 1 huevo, 1 cucharada de leche. Tritura la calabaza y mézclala con los demás ingredientes. Aplícala sobre el rostro limpio y deja actuar durante 15 minutos. Retíralo con abundante agua tibia.
  2. Hidratante: Machaca las semillas de calabaza y mézclalas con aceite de oliva hasta obtener una pasta. Aplícala en el rostro y déjalo reposar 20 minutos. Aclara con agua tibia.
  3. Pelo brillante: 1 calabaza pequeña y un yogur natural. Cuece la calabaza durante 20 minutos y tritúrala con un tenedor. Añade el yogur y aplícalo por todo el pelo. Si es posible, envuelve la melena con un gorro o papel film. Déjalo actuar durante 15 minutos y aclara bien.
  4. Exfoliante corporal: 1 taza de azúcar, 1 cucharada de nuez moscada, 1 cucharada de canela y 1 taza de calabaza cocida y triturada. Se bate todo muy bien y se aplica como exfoliante en la ducha trabajando más las zonas de los codos, talones y escote.

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram