Modelos imperfectamente perfectas

Vitíligo, estrabismo, diastema, albinismo... Ya no se lleva la chica clónica

ACTUALIZADO 25/09/2015

Que las modelos que no cumplen con el canon de belleza son el mayor reclamo de los grandes diseñadores no es (a estas alturas) nada raro. Buscan, más que una cara bonita, rasgos especiales a los que sacar partido, después de tantos años de belleza clásica, casi de porcelana, sobre las pasarelas.

La última en corroborarlo ha sido Miuccia Prada y su elección para abrir su último show en Milán. La afortunada fue Mayka Merino, una modelo española (¡jerezana!) con boca grande y orejas saltonas que recuerda a la ya afamada Molly Blair. La italiana la quiso en exclusiva y, como buena signora de la moda, la tuvo: Mayka en Milán fue solo suya. Unos días antes, la maniquí se estrenaba en Londres de la mano de J.W. Anderson y ahora, según cuentan desde Traffic Models a S Moda, está “volando a París” donde le esperan otros tantos shows… El éxito ya está asegurado.

© Mondadori Photo / Instagram
© Mondadori Photo / Instagram

EL 7 DE OCTUBRE DE 2014 LEÍSTE…

Puede que sea un mero reclamo. Una tendencia. Una extravagancia más de este loco mundo de la moda. Siéndolo o no, aceptamos barco… porque nos gusta que estas nuevas modelos representen la belleza con un toque de imperfección. De sus cuerpos no hablamos, ya que para trabajar en pasarela no hay más remedio, salvo honrosas excepciones, que ser de una determinada altura con unas proporciones también estipuladas.

Hablo de sus rostros, de sus rasgos. Se acabó la nariz pequeña y recta, la piel sin mácula, los dientes alineados, las cejas depiladas y femeninas, las orejas pegaditas a la cabeza.

Molly Bair, una belleza con orejas de soplillo.
Molly Bair, una belleza con orejas de soplillo. © Mondadori Photo

La modelo muñequita está demodé. Siguen existiendo bellezas de desmayo, tanto en lo alto de la pasarela como en los editoriales de las revistas y en publicidad. Sin embargo, parecen despuntar algunas maniquíes a las que más de un booker avispado hubiera dicho aquello que en su día escuchó Cindy Crawford de “con ese lunar ahí no llegarás lejos”.

La diastema de Lindsey Wixon inauguró una moda estética.
La diastema de Lindsey Wixon inauguró una moda estética. © Mondadori Photo

Son caras con personalidad. En ocasiones, con un punto alien, reminiscencias de elfo, carillas de pez o rasgos caballunos… y, sin embargo, guapas. Vienen a romper los estereotipos de la belleza clásica, la tiranía del atractivo Barbie.

A veces, la rara es la sexy... como Kelly Mittendorf.
A veces, la rara es la sexy… como Kelly Mittendorf. © Mondadori Photo

Porque tampoco son tías buenas. Quizá no les convenga. Muchos desfiles exigen un acting con gesto asustado, cara un poco de desprecio… De ese modo, algunas de estas nuevas modelos pueden presumir de sus rasgos menos ortodoxos.

Julia Nobis, su nariz es su punto fuerte.
Julia Nobis, su nariz es su punto fuerte. © Mondadori Photo

De todas las modelos que hoy están de moda y en otra época hubieran sido rechazadas salvo paso previo por el cirujano, el oculista o el ortodoncista tenemos algunas favoritas:

  • © Mondadori Photo

    Mayka Moreno

    La modelo de Jerez de la Frontera abrió el desfile PV16 de Prada en Milán, todo un honor en el universo de la moda.

    Su boca grande y orejas respingonas la llevan directa al estrellato.

  • © Mondadori Photo

    Nastya Zhidkova

    Podría pasar por una rubia platino más, pero no lo es. Ella es albina; no tiene pigmentación ni en el pelo, ni en la piel ni en los ojos.

    Esta condición ha producido siempre rechazo en la sociedad pero, afortunadamente, hoy se comprueba que puede haber belleza absoluta detrás de estos rasgos que se salen de los estándares habituales.

     

  • © Mondadori Photo

    Kelly Mittendorf

    Aunque sus rasgos felinos asustan un poco y parece haber sido esculpida con una cuchilla, los expertos en moda se la rifan. Cuenta que en clase se reían de ella. Pero ya se sabe que quien rie el último…

    Con dieciséis años protagonizó una campaña de Prada y su siguiente triunfo fue cerrar el desfile de Marc Jacobs. ¿Dónde estarán ahora los que la marginaban por rara?

  • © Mondadori Photo

    Molly Bair

    Acogida bajo su manto la tiene la agencia Elite (Milan), que ha logrado colocarla en los mejores desfiles de esta temporada.

    Vista en persona es altísima, rubísima, llena de carácter. Su cara rara y orejas de soplillo demuestran que para ser una gran maniquí no es necesaria una belleza sin defectos.

     

  • © Mondadori Photo

    Chantelle Brown-Young

    Padece de vitíligo, enfermedad que cambia la tonalidad de la piel. Sus manchas hoy son objeto de deseo de los diseñadores.

    Ojalá no sea una moda extravagante pasajera y el resto de mujeres con vitíligo hagan como ella y dejen de esconderlo bajo la ropa. De momento, puedes ver su rostro anunciando la nueva colección de Desigual en las marquesinas de medio país.

     

  • © Mondadori Photo

    Moffy

    Una amiga la llevó a un casting porque pensó que su estrabismo hacía único su rostro.

    Tras un shooting en la revista POP, fue reclutada por la agencia Storm Models, la misma que descubrió a Kate Moss. Not bad!

     

  • © Mondadori Photo

    Harleth Kuusik

    Esta rubia pecosa, procedente de Estonia (con cara de matona incluida) se ha colado en la publicidad de Valentino esta temporada. Hay que buscar y buscar para encontrar un desfile en el que no haya estado.

    Seguro que en el cole no era la guapa, pero hoy es un pedazo de modelo.

     

  • © Mondadori Photo

    Lindsey Wixon

    Precisa de poca presentación. Lindsey encarna aquello que defendía Karl Lagerfeld: “no es imprescindible que una modelo sea guapa, solo debe ser interesante”.

    Ella lo tiene todo: desproporción de rasgos, nariz regordeta, diastema, hoyuelos… Es estupenda.

     

  • © Mondadori Photo

    Irina Nikolaeva

    La rusa de moda parece presumir de sus defectos: cejas despeluchadas y dientes largos y sin alinear. Es, sin embargo, de las más buscadas para publicidad.

  • © Mondadori Photo

    Julia Nobis

    Su enorme nariz seguramente ocupa los sueños de los cirujanos plásticos pero por culpa de ella o, mejor dicho, gracias a ella, se la tiene por una de esas bellezas elegantes, esculturales. Nos encanta su perfil.

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram