Es un pelín chungo, pero deberías aprenderte este nombre: Omorovicza

Descubrimos las bondades de este secreto a voces en el mundo de la belleza de la mano de su creadora, Margaret de Heinrich de Omorovicza.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Puede que no hayas oído hablar de ella, pero Omorovicza es una de las firmas fetiche de las beauty insiders de medio mundo. Secreto a voces entre las mejores pieles, la casa originaria de Hungría acaba de cumplir 10 años convertida en favorita de Karlie Kloss o de su maquilladora de cabecera, Naoko Scintu. ¿La clave de su éxito? La mezcla de los beneficios terapéuticos del agua termal de Budapest, sumados a los avances más punteros en dermocosmética: dos componentes que garantizan el ansiado efecto buena-cara.

“Mientras que en Asia triunfan los productos que iluminan y en Estados Unidos los bronceadores, en España observamos una tendencia creciente del look no make-up”, nos explica Cara Jacques, directora de compras de Lookfantastic: “En este sentido los productos para el cuidado de la piel se convierten en una prioridad, y por ello Omorovicza se ha convertido en una marca muy popular”, añade.

Stephen y Margaret en el balneario termal que la familia de él donó a la ciudad de Budapest en 1865. © Cortesía de Lookfantastic

Detrás del éxito de la firma se esconde un tándem perfecto y una historia de amor, la de Margaret y Stephen, creadores de la casa cosmética: “La belleza nos eligió. Cuando nos conocimos en Budapest, Stephen, que es búlgaro, siempre me llevaba a uno de los rincones más preciados de la ciudad: el balneario de aguas termales”, recuerda Margaret de Heinrich de Omorovicza, mitad creativa de la casa. “Los dos estábamos tan impresionados con los efectos de estas aguas en nuestra piel que empezamos a soñar con crear una empresa familiar de la que sentirnos orgullosos. Y todo fluyó desde entonces”, continua la creadora.

Hablamos con ella de rutinas y de secretos de belleza o del truco definitivo para lucir buena cara (incluso cuando parece imposible).

La limpiadora ‘Moor Cream’, a base de lodos búlgaros, es uno de los bestsellers de la marca en la web.

¿Cómo le explicarías qué es Omorovizca a alguien que no conoce la marca?

Hemos sido pioneros en una nueva categoría en el cuidado de la piel. Además, usamos potentísimos activos anti-envejecimiento que excluyen cualquier componente sintético. Todos nuestros productos se alimentan de las aguas curativas de Budapest y de un complejo mineral que deja la piel más suave, más jugosa, tersa y de apariencia más joven.

 

¿Qué tiene el agua de Budapest que la hace tan especial? 

Ha sido usada durante miles de años para tratar todo tipo de dolencias. Sin embargo, lo que hace única a Omorovicza es que a las aguas curativas les sumamos tecnología. Hemos desarrollado y patentado un sistema, con la ayuda de un laboratorio de dermatología ganador de un Premio Nobel, que aumenta los beneficios antienvejecimiento de los minerales que están en estas aguas.

 

¿Qué producto nos recomendarías para iniciarnos en el mundo de Omorovicza?

Nuestro limpiador Thermal Cleasing Balm: un jabón negro capaz de retirar desde la máscara waterproof hasta cualquier impureza, a la vez que mejora el tono y la textura de la piel.

 

¿Cómo rescatar una piel cansada y conseguir ese ansiado efecto buena-cara?

¡Exfoliando! El exfoliante es el único producto capaz de conseguir una mejora inmediata. El ciclo de la piel es de 28 días, así que a diario estamos acumulando pieles muertas en la superficie. Esta es la razón por la que muchas mujeres presentan una piel apagada. Utiliza un par de veces a la semana algún exfoliante suave, como nuestro Gentle Buffing Cleanser o el Refining Facial Polisher.

De pieles perfectas Margaret sabe un rato… © Cortesía de Lookfantastic

¿Cuál es el mejor consejo de belleza que has recibido?

Me lo dio mi madre, que me dijo que cualquier mujer podía ser bella si quería y lo trabajaba. Para mí fue algo transformador: en vez de esperar a la opinión de los demás sobre mi belleza (o falta de ella), me educaron para creer que podía hacerme a mí misma. Ser o sentirse bella es un poder que está en nuestras manos.

La mejor manera de conseguir un efecto buena-cara de manera inmediata es exfoliando.

¿Qué producto llevas siempre en el bolso?

La bruma Queen of Hungary Mist. ¡Es fantástica para revitalizar la piel y los sentidos!

 

¿En qué vale la pena hacer una inversión?

Si solo vas a invertir en un producto de lujo, que sea la hidratante.

 

¿Cuál es tu rutina de belleza antes de dormir?

Empiezo con el limpiador Thermal Cleasing Balm, después la bruma Queen of Hungary Mist. Para terminar mezclo unas gotas del aceite Miracle Facial Oil con la hidratante Rejuvenating Night Cream.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Desfiles

Desfiles

Publicidad