Paz para estar guapa

El estrés resta belleza pero es posible contrarrestarlo relajando rasgos para lucir mejor cara

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Enfadada estás más fea, eso es así. El estrés saca tu peor imagen. Ni el grano ni la arruga favorecen menos que una expresión cabreada, amargada o crispada por los nervios. Olvida por un momento la crema anti-edad, lo verdaderamente preocupante no es la línea de expresión, sino la expresión en sí misma. Para que el cansancio, el estrés o el enfado no se marquen en tu rostro, hay que evitar que la cara se encoja. Eso ocurre cuando, por el motivo que sea, frunces demasiado el ceño, crispas los labios y tensas la mandíbula.

© Serena Becker
© Serena Becker

LA CARA ES EL ESPEJO DEL ALMA

¿Tienes un día gris? Probablemente tu piel esté del mismo tono. Cerebro y cuerpo están más conectados de lo que te imaginas y la epidermis (capa más superficial de la piel) está llena de terminaciones nerviosas que detectan nuestras emociones. Por eso, cuando estás con cambios hormonales o situaciones psicológicas que te alteran y no te encuentras bien, la piel termina dando la voz de alarma en forma de irritaciones, sequedad, falta de luminosidad, atonía, arrugas marcadas, etc.

El enfado se refleja en la crispación de los gestos, sobre todo el la boca y la frente  © Mondadori
El enfado se refleja en la crispación de los gestos, sobre todo el la boca y la frente © Mondadori

Todo tiene una explicación: El estrés supone una tensión que ralentiza el ciclo celular, entorpeciendo las funciones que tiene la piel para protegerse, mantener la hidratación y oxigenarse. Los tratamientos cosméticos cotidianos no parecen surtir los efectos deseados cuando se atraviesa un periodo de estrés. Por eso, la piel necesita un tratamiento de choque que la reanime, una inyección de energía que normalice su comportamiento.

¿Buscas una cura de belleza? Los activos varían de una marca a otra, pero todas buscan aportar a la piel lo necesario para defenderse durante el día y renovarse y recargar energía por la noche.

Las mujeres con mucho estrés se caracterizan por tener la piel reactiva; a la mínima enrojece, les pica, suelen tener granitos y parches secos. En este caso, lo más recomendable es emplear productos específicos para pieles sensibles.

Además, suelen tener arrugas de expresión prematuras por repetición de gestos típicos de agobio: ceño fruncido, mandíbula apretada, labios crispados. María Garrigues Walker, experta pionera en gimnasia facial y dueña del centro Walkernine (617 328 433), te enseña a liberar tu rostro de la tensión:

92999_pazparaestarguapa

ANTE TODO, MUCHA CALMA

“Para paliar la crispación que va por dentro pero se trasluce por fuera en gestos involuntarios, la única salida es serenarse. Eso que parece tan fácil de decir pero es tan difícil de hacer, tiene que llevarse a cabo libremente, sabiendo que es lo mejor para ti. Sin obligarse. Eso sí, poniéndolo en la práctica con gestos concretos”, explica Garrigues Walker. Toma nota: tanto las arrugas como los rasgos que toman formas que no nos gustan lo hacen por repetición. Cuanto menos los hagas, menos oportunidades tendrá de instalarse. Por eso, varias veces al día trata de relajar la cara. ¿Cómo? Respirando. “Haz tres respiraciones profundas seguidas. Esto te ayuda a serenarte y la cara se descontrae”, apunta la experta. “Hazlo muy despacio y con los ojos cerrados, que parta desde el corazón, no desde el mecanismo”, concluye.

 

BONUS PARA AVANZADAS: Para lograr un intenso bienestar que descontraiga tus facciones, prueba a hacer este ejercicio de visualización: con los ojos y la boca cerrados, no te muevas y piensa en las comisuras de tus labios moviéndose hacia tus sienes.

¿Dispuesta a renovar tu neceser con productos adecuados al estado de tu piel? Echa un vistazo a nuestro shopping de cosmética para piel con estrés:

  • Cura intensiva de serum y crema de Matriskin

    El Sérum RL-3 (92 €.) nutre las células cutáneas, estimula la síntesis de lípidos epidérmicos y refuerza la función de la barrera; la Crema de Colágeno (88 €.) protege contra los radicales libres, fortalece la barrera cutánea, calma la hipersensibilidad y regula el tono de la piel.

  • BB Cream de Árbol de Té de The Body Shop

    Especial para pieles con granitos. En tres tonos.

    Precio: 12 €.

  • Desmaquillante Alta Tolerancia de Institut Esthederm

    Fórmula bifásica que limpia incluso maquillajes waterproof. Apto para ojos sensibles y labios frágiles.

    Precio: 27 €.

  • Serum Celular Platino Reparador de Oceanyx

    Repara y reestructura la piel, minimizando arrugas y marcas de expresión. Ideal para pieles muy reactivas.

    Precio: 130 €.

  • Ceramide Boosting 5-Minute Facial de Elizabeth Arden

    Tratamiento activador para el rostro que rejuvenece de forma instantánea el aspecto de la piel. Se usa una vez por semana, mejor por la noche.

    Precio: 99 €.

  • Parches de hidrogel de Eyeko

    Sus ingredientes anti-estrés y anti-fatiga concentrados tratan el contorno de los ojos disminuyendo visiblemente las sombras oscuras y la hinchazón, dejando una piel hidratada y firme.

    Precio: 22 €. De venta exclusiva en Perfumerías Douglas.

  • Concentrado Osmoter del Mar muerto para Rostro de Ahava

    Con triple concentrado del activo estrella de la marca, acelera la humedad y el brillo de la piel. Refuerza la protección de la epidermis y contrarresta el envejecimiento ocasionado a diario por las agresiones del medioambiente.

    Precio: 52,50 €.

  • Automasaje para los rasgos

    Sigue los consejos de la facialista de Gwyneth Paltrow, Nichola Joss:

    1. Pon unas gotas de tu aceite facial en la palma de la mano y frótalas para calentarlo.

    2. Cierra los ojos, acerca las manos a tu cara e inspira un par de veces para oler el aceite.

    3. Presiona tu rostro suavemente con las palmas de las manos y muévelas desde el centro hacia fuera haciendo ligeras pasadas.

    4. Con las yemas de los dedos, en pequeños movimientos circulares, masajea el aceite por tu cara durante un minuto, empezando desde el centro y hacia fuera.

    5. Para reafirmar el óvalo, pellizca con el dedo índice y el corazón haciendo una pinza desde la barbilla y hasta la oreja. Repite seis veces.

  • Automasaje (2ª parte)

    6. Para evitar la flacidez, pon las yemas de tus dedos pulgares bajo el hueso del pómulo con las palmas hacia fuera. Suavemente, presiona hacia arriba. Muévete desde el centro, pegada a la nariz, hacia las sienes.

    7. Para mejorar las arrugas de la frente, pon las yemas de los dedos de ambas manos sobre el entrecejo y, con presión firme en movimientos hacia arriba y hacia los lados, muévete hacia el crecimiento del pelo. Repítelo seis veces.

    8. En el cuello, realiza pases, siempre hacia abajo.

    9. Haz barridos con las palmas de las manos por el escote, desde el hombro izquierdo hacia el derecho. Repite tres veces.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram