La felicidad de Ellen Page

¿Puede una película cambiarte la vida? Sí. Como muestra, el testimonio de esta actriz canadiense que decidió “reiniciarse” gracias a la bonita historia de 'Freeheld, un amor incondicional', su nueva cinta junto a Julianne Moore.

Mucho ha cambiado en la vida de Ellen Page (Canadá, 1987), y lo ha hecho para bien. En este proceso de ‘hacerse mayor’, la recordada Juno decidió un buen día ser ella misma y vivir a plenitud, sin máscaras ni omisiones. Así fue cómo, rodeada de gente, con la voz temblorosa pero con fuerza, declaró al mundo que era gay. De su anuncio hace ya tres años y, desde entonces, dice sentirse definitivamente más feliz.

Page se inició en la actuación con tan solo seis años y, a lo largo de su carrera, ha podido asumir roles de postín (como en Inception, 2010) o el papel de Kitty Pride la saga X-Men, en la que participa desde 2006; sin embargo, involucrarse en Freeheld, un amor incondicional (estreno el 6 de mayo), film del que es protagonista y productora, fue clave para darle un vuelco tanto a su vida privada como profesional.

© Fotograma de 'No sin ella'
© Fotograma de ‘Freeheld, un amor incondicional’

En plena guerra contra un cáncer terminal, la detective de policía de Nueva Jersey Laurel Hester (Julianne Moore), empieza a librar otra gran batalla: la búsqueda del reconocimiento de los derechos de pensión para su pareja, Stacie Andree (Page). La historia de amor entre estas dos mujeres y su lucha hombro a hombro por la igualdad caló profundamente en Ellen. Seis años tardó Freeheld, un amor incondicional (dirigida por Peter Sollet) en coger forma hasta ser, por fin, estrenada. Hoy llega a nuestros cines la cinta que promete encoger el corazón a la audiencia y que, tal vez, le cambie la vida a alguien más…

¿Cómo llegaste a involucrarte en este proyecto como actriz y productora?

Me involucré porque los otros productores, Michael Shamberg y Stacey Sher, me enviaron el documental sobre Laurel Hester realizado por Cynthia Wade (Freeheld, ganador del Oscar en 2008 como Mejor corto documental). No paré de llorar cuando lo vi por primera vez. Al principio les dije que interpretaría a Stacie, pero luego me fui implicando mucho más.

No solamente emociona la historia real en la que está basada la película, sino también el significado que la misma ha tenido para ti como persona. ¿Cómo ha sido afrontar este nuevo reinicio en tu vida?

La historia de Laurel y Stacie me pareció muy inspiradora desde que la escuché por primera vez. No puedo imaginar cómo es ver morir ante tus ojos a la persona que amas. Fue fantástico interpretar el rol de esta chica gay que me ha ayudado a mí misma, lo cual lo hace aún más especial pata mí. Desde los 21 años formé parte de este proyecto, ha sido un viaje que me llevado a empezar una nueva fase en mi vida, a expresar mis sentimiento libremente y a ser más feliz.

¿Cuál fue el mayor reto de interpretar a Stacie Andree?

Hay que entender que soy diferente a Stacie, hasta físicamente, así que no puedes hacer una representación fiel. Sin embargo, existen muchos elementos de ella con los que me relaciono.

El rodaje, a pesar de la intensidad de la historia, duró tan solo 27 días… 

En realidad, a mí me gusta más rodar en pocos días. Es algo que siempre he hecho, desde los primeros trabajos que hice en Canadá. Claro, eso es mucho más difícil para el director, el cameraman, y para el equipo entero porque la intensidad del trabajo es mayor. Pero como actriz disfruto más el proceso cuando es más rápido.

¿Cómo fue tener presente a la Stacie real en el rodaje de la escena final de la película?

Fue algo muy especial pero a la vez delicado. Estaba preocupada por ella, porque se trataba de una situación muy emocional. Para ella sigue siendo muy doloroso hablar de Laurel, de todo lo que pasaron juntas, así que fue impresionante que estuviera allí presente aquel día y en esa escena en particular. Tanto para mí como para Julianne era importante que Stacie se sintiera protegida; antes de rodar esa escena, estaba ya muy conmovida, fue un día muy duro. Lo que deseaba era que cuando Stacie viera la película, en cierta forma, se sintiese feliz.

Ellen posando en el pasado Festival de Toronto con Stacie © Cordon Press
Ellen posando en el pasado Festival de Toronto con Stacie Andree, a quien interpreta en la cinta. © Cordon Press

¿Tienes la intención de convertirte también en una representante del movimiento gay?

Es que para mí es algo que viene de forma natural. Tanto si perteneces como si no a la comunidad homosexual, estarías dispuesto a ser parte de esto porque se trata de lograr igualdad. Por eso digo que es algo natural mi adhesión a ese tema, y no lo veo ni lo siento como una declaración de intenciones, sino como una lucha por lograr equidad.

¿Considerarías llevar tu activismo a la política?

¡No! No me gustaría nada dedicarme a la política… [ríe].

En Hollywood se tiende a estigmatizar a los actores activistas, y a veces, incluso, sus carreras pasan a un segundo plano. ¿Te preocupa que se te considere más por tu lucha que por tu profesión?

Eso no me preocupa. Siento que ahora estoy haciendo el trabajo que realmente quiero, que estoy produciendo las películas que quiero, que estoy interpretando tanto papeles heterosexuales como homosexuales. Sin embargo, sé que mi vida no se corresponde mucho con la realidad de otros actores gays jóvenes, aunque creo que eso va a cambiar. Cuando doy una entrevista y me preguntan por mi condición sexual, hablo de ello aunque sé que mucha gente se va a sentir ofendida, lo cual es difícil de evitar considerando que vivimos en una sociedad homofóbica y transfóbica…

© Fotograma de 'No sin ella'
Julian Moore y Ellen Page en uno de los fotogramas de ‘Freeheld, un amor incondicional’.

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram