Lo que Paris Hilton ha hecho por Ibiza

A sus 35 años, la heredera ha dejado atrás la locura adolescente para convertir su vida en un negocio muy rentable. ¿El mejor ejemplo? Las sesiones con las que triunfa en la isla balear cada verano.

“Piensa que el momento presente es todo cuanto tienes. Haz del ahora el enfoque principal de tu vida”. Y Paris Hilton, seguidora del gurú Eckhart Tolle, autor de esta frase, ha hecho de ella un mantra vital. Porque esta rubia, adorada por muchos y criticada por otros tantos, apura el instante como si no hubiera mañana. Quizá no tener que pensar en hipotecas o en mirar la etiqueta de algo para saber si puedes comprarlo contribuye a no obsesionarse con el futuro, por más que la heredera del imperio Hilton asegure que en su familia siempre se le ha dado importancia al valor del dinero.

“Trabajar duro, creer en ti mismo y hacer algo con tu vida” es el leit motiv de esta dinastía que le debe el apellido y los dólares al bisabuelo Conrad, creador de una de las cadenas hoteleras más ricas del planeta. Sin embargo, tanto el patriarca como su hijo Barron (abuelo de Paris) optaron por dejar la mayor parte de su dinero a sus propias fundaciones, lo que lejos de enfadar a sus descendientes sirvió como motor para que estos amasaran sus fortunas personales.

Una lección que nuestra protagonista aprendió muy bien, a juzgar por su talento para convertir su vida en una auténtica (y millonaria) profesión. Dj, modelo, it girl, diseñadora de moda y complementos, creadora de perfumes, autora de libros, actriz ocasional, participante de realities a su medida… Con 35 años, la socialite neoyorquina puede presumir ante su familia de haber sabido acrecentar sus negocios y su cuenta bancaria a golpe de intuición y trabajo, según ella misma nos dice: “El éxito es algo que realmente impulsa y satisface mi vida. El secreto para triunfar en el mundo de los negocios es sencillo: trabajar duro y creer en mí misma. Lo aprendí, desde pequeña, con el ejemplo de mis padres y de mi abuelo. Es importante mantenerse concentrada y nunca renunciar a tus sueños. Realizar el trabajo con ética es la llave para conseguir tus metas”.

La vida en rosa. Así es como parece ser cada día para Paris Hilton. Sin embargo, detrás de su apariencia, se esconde una emprendedora muy preparada y sagaz.
La vida en rosa. Así es como parece ser cada día para Paris Hilton. Sin embargo, detrás de su apariencia, se esconde una emprendedora muy preparada y sagaz. © Tom Epperson y James Chapman

UNA EMPRENDEDORA QUE SABE DIVERTIRSE

Quienes pretenden desacreditar a Paris viendo en ella solo una mujer frívola parecen equivocarse. Detrás de esa vida glamourosa retratada por paparazzi que la siguen por medio mundo, se esconde una mujer muy inteligente –la asociación internacional de superdotados MENSA la incluye en sus listados al tener un coeficiente intelectual de 132, muy superior a la media– así como una empresaria que ha obtenido el reconocimiento a su labor profesional –la revista Variety la nombró Billion Dollar Entrepreneur en 2011– gracias a su cadena internacional de tiendas –posee casi 50 establecimientos abiertos en todo el planeta–, su propia firma de moda, su línea de fragancias, sus discos, sus colecciones para mascotas o su inmobiliaria, entre otros business.

¡Imposible aburrirse! “Nunca hay un día corriente en mi vida”, asegura Paris. “Estoy constantemente recorriendo en avión el mundo y haciendo que mi imperio empresarial funcione. Soy Acuario, así que me encanta viajar y ser creativa. Ahora estoy entusiasmada porque muy pronto voy a lanzar mi perfume número 22, una nueva línea de ropa y un videojuego, además de pasar tiempo en el estudio de grabación con los temas de mi próximo disco”.

Derroche de naturalidad de Paris en Ibiza. © Instagram
Derroche de naturalidad de Paris en Ibiza. © Instagram

No cabe duda de que para esta chica las horas parecen estirarse como el chicle. ¿De qué otro modo podría incrementar su patrimonio empresarial sin dejar de pasárselo bien? “Cuando tengo un día libre, me gusta relajarme en el spa. Y como tengo alma de niña, me encanta ir a Disneyland y a otros parques temáticos. También voy a festivales de música. ¿Mis favoritos? El Electric Daisy Carnival, Coachella y Beyond Wonderland. Este año iré por primera vez al Burning Man [un festival centrado en el arte y el espíritu eco] ¡y ya no puedo esperar más!”. Sin embargo, que nadie se equivoque: según nos cuenta, la rubia Hilton también disfruta quedándose tranquilamente en casa, donde pinta y pasa el rato con sus inseparables mascotas –que, por cierto, tienen una mansión propia al lado de la de su dueña–.

Sí, las mascotas de Paris Hilton tienen su propia mansión...
Sí, las mascotas de Paris Hilton tienen su propia mansión…

MILLONES DE AMIGOS… Y UNA FAMILIA UNIDA

No sabemos si Paris Hilton, como le ocurre al común de los mortales, se sentirá sola alguna vez; pero lo vemos difícil dada la ingente legión de seguidores con que cuenta en las redes sociales: cerca de 14 millones en Twitter, casi ocho en Facebook y seis en Instagram. Ellos representan una parte importante del éxito empresarial de la socialité, que siempre les ofrece la mejor de sus sonrisas, aunque no dejen de pedirle selfies a cada paso que da.

“Tengo una relación increible con mis fans. ¡Los amo tanto! Recibo toneladas de tweets cada día, y es genial poder estar conectada con ellos. ¡Adoro las redes sociales! Son una forma de estar en contacto unos con otros, sin importar el lugar del mundo en el que estén. La verdad es que me encanta tener la posibilidad de compartir mis experiencias con mis seguidores y darles una visión de mi vida desde dentro”.

Paris Hilton se fotografía con sus fans en Ibiza. "Los amo tanto", dice.
Paris Hilton se fotografía con sus fans en Ibiza. “Los amo tanto”, dice. © Getty Images

Quienes la conocen de cerca saben que las relaciones personales son muy importantes para Paris. Siempre ha tenido novio, aunque ahora esté libre de compromisos desde que hace meses rompiera con el empresario Thomas Groos, otro triunfador en el mundo de los negocios en quien parecía haber encontrado su alma gemela.

Pero si la heredera Hilton tiene una pasión, son sin duda sus padres –Richard y Kathy, que llevan felizmente casados desde 1979– y sus tres hermanos, en especial, su hermana Nicky que siempre ha sido su mejor amiga. Un modelo familiar (a pesar de las travesuras de los más jóvenes, incluida ella, que les han acarreado ciertos disgustos con la policía) que a nuestra it girl le gustaría repetir. “Algún día, yo también espero tener mi propia familia”, responde cuando le preguntamos cómo se ve a sí misma dentro de 10 años.

Sin embargo, en ese futuro que no desea demasiado anticipar, Paris reserva un espacio para gente a la que ni siquiera conoce: “Quiero seguir siendo una mujer de negocios y hacer las cosas que me apasionan. Y eso incluye aumentar mi labor filantrópica, utilizando mi voz para ayudar a quienes lo necesitan”. Porque, aunque muchos no lo sepan, la empresaria y artista multidisciplinar dedica su esfuerzo a apoyar diversas causas solidarias.

Entre otras iniciativas, siempre asiste a la gala anual de AmFAR para recaudar fondos para la lucha contra el sida; en Ibiza dedica una de sus sesiones como Dj para apoyar económicamente a la Asociación de Personas con Necesidades Especiales de Eivissa y Formentera; parte de los grandes beneficios de su colección de accesorios para mascotas, Little Lily by Paris Hilton, se dedican a organizaciones en defensa de los animales, y también es asidua a la gala Heart Fund, ONG que trabaja en favor de niños sin recursos que padecen algún tipo de cardiopatía.

gold(1)B
© Tom Epperson y James Chapman

ENTRE ESPUMA Y DIAMANTES, ES HORA DE BAILAR

Pero volvamos a los negocios. Para la mayoría de la gente, el verano es tiempo de vacaciones. No así para Paris Hilton, que vive su temporada alta como afamada Dj. Como viene siendo habitual en los últimos cuatro años, ella, su amplio séquito de colaboradores (y que incluye, por supuesto a sus mascotas) y sus no menos de 25 maletas, aterrizan en Ibiza donde, cada sábado, triunfa con sus celebradas sesiones Foam & Diamonds (en español, “espuma y diamantes”), en la discoteca Amnesia. Debutó como Dj en São Paulo, en 2012, y descubrió que lo que parecía solo un hobby divertido podía convertirse en una profesión.

Sí, el clubbing también era rentable como negocio –según la web de espectáculos TMZ, cobra 260.000 euros por sesión–. “Hace años, cuando comencé a pinchar por diversión, me enamoró absolutamente. Amo la música y actuar delante de miles de personas. Es un sentimiento increíble ver lo feliz y animada que está la gente. La música une, y yo estoy encantada de formar parte de esa ceremonia. De hecho, resulta una de mis actividades favoritas, ya que me proporciona mucha felicidad”, confiesa. Por eso, según ella misma nos cuenta, supone un auténtico honor ser Dj residente de nuevo en Amnesia (“¡Sin duda, se trata de mi club favorito en el mundo!”) y poder transmitir toda su vitalidad a esa multitud guapa y entusiasta que baila y salta al ritmo que la rubia Hilton les marca bajo los refrescantes cañones de espuma. “La energía que se genera en la sala durante cada sesión es sencillamente indescriptible”, afirma.

A través de la música, Paris Hilton ha encontrado una fuente de felicidad. Sus sesiones Foam & Diamonds, como Dj residente de Amnesia, le hacen conectar de forma muy especial con quienes la siguen en la pista.
A través de la música, Paris Hilton ha encontrado una fuente de felicidad. Sus sesiones Foam & Diamonds, como Dj residente de Amnesia, le hacen conectar de forma muy especial con quienes la siguen en la pista. © Tom Epperson y James Chapman

LA ISLA A LA QUE SIEMPRE VOLVER

Los ibicencos y quienes viajan a la isla en verano ya se han acostumbrado a tropezar con Paris Hilton en cualquiera de sus rincones. No es extraño encontrársela por el barrio de La Marina o Dalt Vila, discretamente camuflada con unas enormes gafas y una gorra. También suele dejarse caer por Croissant Show para desayunar (si no ha trasnochado demasiado, eso sí), por alguno de los mercadillos hippies de la isla (“los artesanos de allí hacen cosas tan monas y creativas…”), por la playa de Ses Salines o navegando hacia Formentera para darse un baño en paz, sin miradas indiscretas: “Allí el agua es tan hermosa y cristalina… ¡Y también adoro los restaurantes de la costa!”.

Cuando le preguntamos por qué siempre quiere regresar a Ibiza, incluye en su respuesta una de sus expresiones preferidas: “I love so much!”. Conoció la isla pitiusa hace años, a través de unos amigos. Desde entonces, la añora en invierno y en cuanto llega la época estival, lo organiza todo para desembarcar en ella lo antes posible: “Ibiza ocupa un lugar muy especial en mi corazón, es una isla maravillosa. Absolutamente todo, desde la gente a la cultura, es bello aquí. La energía de esta isla es realmente potente y, además, me siento muy afortunada de poder desarrollar aquí una de las actividades que más me gustan”.

Presentación de Foam & Diamonds, la sesión de DJ Paris Hilton cada sábado en Amnesia. © Getty Images
Presentación de Foam & Diamonds, la sesión de DJ Paris Hilton cada sábado en Amnesia. © Getty Images

A Paris todavía le quedan unas cuantas sesiones por delante con su Foam & Diamonds party. Sabe que todas las miradas estarán puestas en ella, dentro y fuera de la pista. Pero también sabe que, cuando uno vive en un escaparate, no se puede gustar a todos. Sin embargo, no renuncia a su vida: “Me siento muy afortunada por estar en una posición como la mía. Me encanta ser una influencia positiva para la gente. Cada día me siento profundamente agradecida por la suerte que tengo”.

Este artículo se publicó originalmente en el número de verano de ‘Shopping&Style’, el suplemento del último jueves del mes de ‘El País’.

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram