¿Estamos asistiendo a la ‘Kardanización’ de Beyoncé?

Nos gustaría decir que no, pero las pruebas de los últimos meses nos llevan a pensar en un cambio de estrategia muy a lo Kardashian. Beyoncé, vuelve.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Reconozco que desde hace un año me acerco con cautela a todo lo que tiene que ver con Beyoncé. Sus canciones, su vestuario, su imagen pública, sus actuaciones, incluso su vida personal parecen haber tomado un rumbo ‘marketiniano’ que se acerca peligrosamente al del klan Kardashian.

Y no lo digo por decir, queridos beyonceyers no sé si existe, pero propongo su implantación. Apoyo mi teoría de la Kardanización de Queen B en tres pruebas irrefutables que me apresuro a compartir con vosotros:

Y hasta se ‘klona’ ella misma, a lo Kardahsian. ©Instagram @beyonce

1. Lemonade es una oda a su crisis matrimonial

El 23 de abril de 2016, Beyoncé lanzaba el que era su sexto álbum de estudio. Un trabajo que se perfilaba como el más personal de la cantante, aunque no por los motivos que nosotros creíamos. Fue escucharlo y seguidores y críticos musicales se dieron cuenta de que era la banda sonora de su no tan idílico matrimonio con Jay-Z.  Despechos, infidelidades o traiciones se desprendían de frases lapidarias como las siguientes:

  • “¿Qué es peor, parecer celosa o loca? Más bien pisoteada últimamente, preferiría estar loca”.
  • “Mirando el reloj, él debería estar en casa. Hoy me arrepiento de haberme casado, él siempre tiene excusas”.
  • “Puedes sentir la deshonestidad, está en tu aliento mientras finges ser tan caballero”.
Muy fuerte hasta para House.

Por si no fuera prueba suficiente, el álbum fue dividido en seis capítulos. Intuición, Negación, Apatía, Vacío, Responsabilidad y Reforma daban forma a Lemonade. Fases, todas ellas, que forman parte del proceso de descubrimiento, aceptación y redención de una infidelidad.

Y yo me pregunto, ¿qué diferencia hay entre presentarlo en formato musical y mostrarlo en un reality de televisión llamado Keeping Up With The Kardashian? Hasta Lemonade, Beyoncé había mantenido su vida matrimonial al margen de la prensa. ¿Por qué lavar ahora los trapos sucios fuera de casa?

Quizá porque así, el 30 de junio de este año, Jay-Z podía entonar el mea culpa en su decimotercero álbum de estudio, 4:44: “Si mis hijos supieran lo que he hecho no volverían a hablarme”. No solo se redime de su comportamiento con Queen B, sino que en una de las canciones desvela la homosexualidad de su madre: “Mamá tuvo cuatro hijos, pero ella es lesbiana. La vergüenza le hizo ocultarse en el armario y medicarse”. Una canción en la que la propia Gloria Carter canta unas líneas.

Lo sabemos Ryan, lo sabemos.

Con las exitosas carreras musicales de ambos, la verdad es que no entiendo por qué tirar de una manera tan explicita de asuntos personales para vender su trabajo. Ahí lo dejo.

2. Embarazo y posterior presentación de Rumi y Sir Carter

Hace seis años, Beyoncé anunciaba primer embarazo en la alfombra roja de los MTV Video Music Awards. Espectacular con un vestido rojo, la cantante posaba con la mano en la barriguita.

Algo sencillo y eficaz. © Getty Images.

Minutos más tarde subía al escenario de esa misma gala y hacía enloquecer al público con este bonito gesto.

Ahí dentro estaba Blue Ivy. ¡Holi!

Lo que viene siendo un anuncio relativamente normal, teniendo en cuenta su fama mundial. Sin embargo, la manera en la que hizo oficial su segundo embarazo y presentó a Rumi y Sir al mundo, se acerca más peligrosamente a la estética Kardashian que a la Beyoncé de la que nos enamoramos.

Yo, personalmente, no sé cómo describir estos dos momentos. © Instagram @Beyonce

Por no decir aunque ya que estoy lo digo que estas imágenes las publica Britney Spears y hablamos de crisis mental, pero si es Queen B es puro arte conceptual. Ajá.

3. Sus vídeos fashion en Instagram

Por aquí ya sí que no paso. De hecho, primero contemplad este collage de imágenes y luego ya argumento.

Una publicación compartida de Beyoncé (@beyonce) el

¿Cómo es este momento “me pongo las manos en el trasero y me hago un primer plano del mismo”? Esto ya sí que es un Kardashian en toda regla. Y de verdad que me duele escribirlo, pero es lo que hay. Además, aún más sangrante es que el vestido que lleva (por cierto, de House of CB) es muy parecido al que lució Kim Kardashian en los MTV Video Music Awards de 2016.

Ains, Kim, ¿pero qué le has hecho a Bey? © Getty Images.

¿Estrategia publicitaria? ¿Adaptarse a los nuevos tiempos? No critico que Beyoncé evolucione o cambie su manera de vender su música. Bien es cierto que Madonna ha pasado por una veintena de personalidades diferentes para sorprender con cada nuevo trabajo. Sin embargo, ¿no estará Queen B rozando peligrosamente la delgada línea roja que separa el cambio de la copia? Ahí os lo dejo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Publicidad