¿Y qué pasa con los otros Harvey Weinstein de Hollywood?

Nada ni nadie (crucemos los dedos) puede compararse al masivo depredador sexual y a la impunidad con la que se ha manejado por Hollywood en las últimas décadas, pero quedan algunos Weinstein de baja intensidad que siguen incólumes. ¿Por qué?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Sí, el productor es un depredador sexual y la magnitud de sus acciones pueden no parecer comparables a las de los hombres que hoy nos ocupan (que se sepa), pero en Hollywood hay otros ejemplos que permanecen indemnes, aunque en algunos casos la Justicia haya visto indicios para, al menos, investigar (e incluso condenar). ¿Es el acoso a las mujeres endémico en el cine?

© Getty Images

Roman Polanski
Hace no tanto (en 2009), más de 700 grandes nombres del cine firmaban una petición que se ha ‘borrado’ de Internet, aunque queda el rastro de las noticias que se publicaron al respecto (la lista más completa, fechada en octubre de 2009, que hemos encontrado está en este link). La carta pedía la inmediata liberación del cineasta, detenido en Suiza de cara una posible extradición a Estados Unidos (que no se llegó a efectuar). Entre los firmantes solidarios con Polanski, atención: Woody Allen, David Lynch, Martin Scorsese, Pedro Almodóvar, Asia Argento, Penélope Cruz y hasta 700 primeras figuras de la cultura en general. Entre ellos estaba el mismísimo Harvey Weinstein, quien llamó a varios directores para que se unieran a la defensa del polaco. Este, prófugo desde 1977, se había reconocido culpable de drogar y violar a una menor de 13 años (quien tenga estómago, que lea el sumario en este link). En 2017, la cifra de presuntas víctimas que han denunciado al director por violación cuando eran menores asciende a cuatro (una de ellas explica que en el momento del ataque tenía 16, y las otras dos 15).

¿Y qué sucede con Polanski?
Nada. Las últimas noticias lo sitúan en su Polonia natal rodando un documental sobre su vida, y en mayo presentó en Cannes Basada en hechos reales, su última película como director protagonizada por Eva Green y Emmanuelle Seigner, la esposa del cineasta.

El director, en el estreno de su última película en Cannes. © Getty Images

Woody Allen
Acusado de acoso por su propia hijastra, Dylan Farrow, que contó en una carta en The New York Times cómo el cineasta abusó de ella a los 7 años, el de Brooklyn se ha mostrado “triste” (palabras textuales), pero condescendiente ante el escándalo de Harvey Weinstein: “No quiero que esto se convierta en una caza de brujas, en una atmósfera como de Salem, en la que cada hombre que le guiñe el ojo a una mujer tenga que llamar a un abogado para defenderse. Eso tampoco está bien” (toma esa). Lo más curioso del ‘ecuánime’ Allen es que su hijo, Ronan Farrow, es autor de uno de los artículos que han destapado el escándalo de Weinstein (el de Farrow en The New Yorker, el primero en The New York Time), y hace años que repudia a su progenitor. Y no solo por el presunto abuso a su hermana Dylan, sino también por el matrimonio de Woody con la hija adoptiva de Mia Farrow: “Se ha casado con mi hermana. Eso me convierte en su hijo y su cuñado a la vez”, algo que el periodista considera “inmoral”.

¿Y qué sucede con Woody?
De nuevo, absolutamente nada. En diciembre estrenará Wonder Wheel, protagonizada por Kate Winslet (quien también rodó Un dios salvaje a las órdenes de Polanski y ha condenado pública y enérgicamente a Harvey Weinstein); y está rodando un proyecto aún sin título protagonizado por Rebecca Hall, Kelly Rohrbach, Suki Waterhouse, Selena Gomez y Elle Fanning. También Justin Timberlake, Liev Schreiber, Diego Luna y Jude Law están entre sus nuevos fichajes. Citamos sus nombres porque en la carta abierta contra su padrastro, Dylan Farrow escribió: “¿Qué pasaría si hubiera sido tu hija, Cate Blanchett? ¿Louis CK? ¿Alec Baldwin? ¿Y si hubieses sido tú, Emma Stone? ¿O tú, Scarlett Johansson?”.

© Getty Images

Los hermanos Affleck
Sí, de acuerdo, comparados con los anteriores y especialmente con Harvey Weinstein, las acusaciones contra los Affleck parecen menos graves. Parecen. En 2008, durante el rodaje de I’m still here, el menor, Casey, presuntamente acosó sexualmente a la productora y a la directora de fotografía de la cinta. En 2003, según una denuncia de la actriz Hilarie Burton, Ben, el mayor de los Affleck, la “manoseó” durante una entrevista para MTV que se puede ver en este vídeo.

¿Qué pasa con los Affleck?
A pesar de la condena de actrices como Brie Larson (que despachó con frialdad el trámite de entregar el Oscar a Casey) o Rose McGowan, que ha interpelado a ambos hermanos vía Twitter, lo cierto es que profesionalmente no ha habido consecuencias para sus presuntas acciones: Ben sigue inmerso en la promoción de su papel de Batman en La Liga de la Justicia y The Batman. Casey, por su parte, se alzaba con un Oscar a Mejor actor un par de meses después de que se hiciera público el caso que se cerró mediante una compensación económica fuera de los tribunales; tiene pendientes de estreno Old Man and the Gun con Robert Redford y A Ghost story con Rooney Mara. Y acaba de anunciarse que será el protagonista de una serie de televisión dirigida por Alfonso Cuarón.

© Getty Images

Bernardo Bertolucci
El septuagenario director reconoció en una una entrevista de 2013 que en la famosa escena de la mantequilla de El último tango en París, tanto él como Marlon Brando engañaron a la actriz Maria Scheneider, quien durante el rodaje tenía solo 19 años.”Quería la reacción de una chica, no de una actriz. No quería que Maria fingiese la humillación, quería que la sintiera. Los gritos, el ‘¡no, no!’. Después me odiaría toda su vida”.

¿Qué pasa con Bertolucci?
Es al único de la lista al que el escándalo sí parece haber pasado factura. O puede que haya sucedido a la inversa, como muchos aseguran: solo al haber caducado su poder e influencia (su última película es de 2012) parece que la industria sí es capaz de condenar al italiano.

© Getty Images

En Hollywood, como en cualquier entorno laboral, el miedo a denunciar es directamente proporcional al poder del acosador. Antes de los dos artículos mencionados, Weinstein era una ‘vaca sagrada’. Las mujeres que allí denunciaron son las heroínas de esta historia.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram