Adiós a Carrie Fisher, la primera princesa feminista de la historia

Se enamoró de Han Solo, pero no permitió que nadie guiara su vida, ni dentro ni fuera de la galaxia de Star Wars. Leia llevaba los moños bien puestos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Tras sufrir un infarto durante un vuelo a Los Angeles, la actriz Carrie Fisher ha muerto a los 60 años. Seis días antes de que termine 2016, la galaxia de Star Wars y la nuestra debe decir adiós a una de las intérpretes más rebeldes, luchadoras y pasionales de Hollywood.

Carrie Fisher y su perro, Gary, durante un evento en julio de este año. ©Getty.
Carrie Fisher y su adorado perro, Gary, durante un evento el pasado mes de julio. © Getty Images

En un mundo en el que las princesas más conocidas (y con más followers) son las de la realeza y las de Disney, poco mérito le hemos dado a Carrie, quien dio vida a Leia, la primera princesa feminista de la historia del cine. Una joven de intensa mirada que lucía dos ensaimadas como moños (si no hago la broma, reviento) y que fue, y será uno de los personajes femeninos más relevantes de las últimas décadas.

Posado de la princesa Leia para la promoción de la trilogía de 'Star Wars'.
Posado de la princesa Leia para la promoción de la trilogía de ‘Star Wars’.
  • La verdadera princesa guerrera (y no Xena)

1977 fue el año en el que se estrenó la primera película de La Guerra de las Galaxias. Una década, la de los 70, marcada por las chicas Bond: Jill St. John, Britt Ekland, Barbara Banch y Jane Seymour lucían tipo en las aventuras del agente 007, pero como un accesorio más del siempre bien equipado agente secreto.

Hasta que llegó ella, Leia Organa Solo, nacida Leia Amidala Skywalker: una mujer cuyo papel en la saga de Star Wars es fundamental para la trama. Y si no, fijémonos en su currículo (y sí, lo que viene a continuación es muy friki, pero necesario): senadora más joven del Imperio Galáctico, elegida jefa de Estado en dos ocasiones. Además, siguiendo el legado de su familia, Leia se convierte en Caballero Jedi en la Nueva orden Jedi.

Que no te dé vergüenza mujer, que eres una crack.
Que no te dé vergüenza mujer, que eres una crack.

Y si añadimos que encontró el amor junto a Han Solo y que tuvieron tres hijos… ¿Qué te dice todo esto? Pues que Leia consiguió conciliar su vida laboral con la personal. Vaya, lo que intentamos todas a día de hoy. Casi 40 años después de su estreno, George Lucas, su director, puede estar orgulloso de haber dibujado casi a la perfección el retrato de una mujer que lo quiere todo y no está dispuesta a renunciar a nada. Amor, hijos, trabajo… ¡Quién fuera Leia!

Han y ella discutían como cualquier otra pareja, no te vayas a creer que eran la excepción.
Han y ella discutían como cualquier otra pareja, no te vayas a creer que eran excepción.
  • Carrie y Leia, dos caras de la misma moneda

Hacerse con el papel de la princesa Leia marcó la carrera y la vida de Fisher. Tras rodar la primera película con tan solo 21 años, Carrie estaba decidida a comerse Hollywood. Sin embargo, las trabas que encontró en su camino la hicieron hundirse en un mundo de drogas, alcohol y depresión. Su fallido matrimonio con Paul Simon y el repentino éxito de la franquicia cinematográfica hicieron que Carrie se convirtiera en uno de lo muchos juguetes rotos de la meca del cine.

Famosa desde la cuna, su madre era la actriz Debbie Reynolds. ©Getty.
Famosa desde la cuna, su madre era la actriz Debbie Reynolds. © Getty Images

Tras años alejada de las cámaras, Carrie no dejó que sus adicciones frenaran su vida y, tras superarlas (aunque tuvo altibajos durante toda su vida), decidió compartir su historia con el mundo. Y lo hizo a través de la escritura. Diez años más tarde del estreno de la primera cinta de Star Wars, Fisher lanzó Postcards from the Edge (1987), una novela semi-autobiográfica, que más tarde sería llevada al cine por Meryl Streep y Shirley MacLaine. En ella hablaba de todos sus problemas, sin pelos en la lengua.

A día de hoy, su primera novela sigue reeditándose y vendiéndose alrededor del mundo.
Su primera novela sigue reeditándose y vendiéndose en todo el mundo.

Un acto al que, hoy en día, no damos importancia. Acostumbrados a seguir en Instagram el encumbramiento y la caída de las celebrities, no somos conscientes de que entonces pocas mujeres tenían el valor de contar su historia sin temor al qué dirán. Tras el éxito de su debut como escritora, Carrie escribió seis libros más: The Best Awful, Surrender the Pink, Delusions of Grandma, Wishful Drinking, Shockaholic y The Princess Diarist. Precisamente fue este último el que estaba promocionando cuando sufrió el infarto.

En él reconoce haber tenido un fugaz romance con Harrison Ford. ©Random House.
En él reconoce haber tenido un fugaz romance con Harrison Ford.
  • Defensora del cuerpo de la mujer

Carrie se quejó durante años por el atuendo que lució en El retorno del Jedi. “No entendía por qué yo tenía que enseñar tanta piel y los protagonistas masculinos no. Discutí mucho con el director, pero no conseguí cambiar nada. Por lo menos no me quedé callada”, recordaba la actriz en una reciente entrevista.

Este look tan sexy forma ya parte de la historia del cine. ©Lucasfilms
Este look ya forma parte de la historia del cine.

Además, el año pasado Carrie le lanzó un mensaje a Daisy Ridley, protagonista femenina de Star Wars: El despertar de la fuerza: “Lucha para ponerte lo que quieras, no seas una esclava como yo”. Una clara referencia su estilismo de esclava en El retorno del Jedi y un dardo envenenado hacia la industria que sexualiza por sistema el cuerpo femenino.

Sin embargo, la propia Fisher sufrió en sus carnes lo que es ser criticada por su físico a los 59 años telita. En diciembre de 2015, en plena promoción de la citada película, la actriz vio como su peso era portada de cientos de medios. Sin dudarlo, se defendió de sus enemigos vía Twitter: “Por favor, parad de debatir sobre lo mal que he envejecido. Mi cuerpo no lo ha hecho igual de bien que mi mente. ¿Algo más que añadir?

A ti, guapa.
A ti, guapa.

Por eso, con Carrie Fisher perdemos a uno de los grandes iconos feministas que más injustamente desapercibido ha pasado. Que la fuerza la acompañe.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Desfiles

Desfiles

Publicidad