Que Rihanna tenga que explicar por qué engorda o adelgaza demuestra que algo va muy mal

Que en pleno siglo XXI, Rihanna explique públicamente su relación con la báscula dice mucho de nuestra sociedad. Y os voy a dar razones de peso.

“Tengo el placer de tener un físico fluctuante, y eso significa que un día puedo literalmente entrar en ropa muy ceñida y al siguiente necesitar algo oversize“, ha declarado Rihanna en una entrevista para la revista The Cut. Una confesión que me ha dejado absolutamente aterrorizada. ¿En qué sociedad vivimos para que una chica joven y exitosa como la cantante tenga que justificar de manera alguna sus cambios de peso?

Dejemos de justificarnos por nuestro físico de una vez por todas, por favor. © Getty Images

La de Barbados no quiso andarse por las ramas cuando la entrevistadora le preguntó lo siguiente: “¿Qué consejo le darías a las chicas que quieren vestir con prendas que se ajusten a su cuerpo, pero que también les hagan sentirse bien?”. Siendo sincera, me sobran tanto la pregunta como la respuesta.

Cierto es que Rihanna estaba promocionando su colección de ropa PUMA x Fenty, pero os reto a que imaginéis esa misma pregunta realizada a un hombre. Por ejemplo Gerard Butler, el cual es imagen de una de las fragancias de Hugo Boss. En su caso, también podríamos decir que tiene un “físico fluctuante” porque tan pronto luce 300 abdominales, y quien no pille esta broma no merece mi cariño, como presume de barriga cervecera digna de Homer Simpson. Y claro, yo me imagino enfrentándome a una entrevista con él y preguntándole sobre qué consejo le daría a los chicos que quieren vestir con prendas que se ajusten a su cuerpo, pero que también les hagan sentirse bien, y me parece el más absoluto de los sinsentidos.

¿Será porque soy una mujer? ¿Quizá porque en mi mente se ha asentado la idea de que los hombres tienen el derecho de ser físicamente como ellos quieran (y puedan), pero nosotras no?

Gerard, te queremos, pero sabes que lo que decimos es verdad. © Getty Images

Pero no nos quedemos solo en la pregunta. Pongamos la respuesta de Rihanna en boca del intérprete masculino: “Tengo el placer de tener un físico fluctuante, y eso significa que un día puedo literalmente entrar en ropa muy ceñida y al siguiente necesitar algo oversize“. En serio, ¿no os parece totalmente ridículo?

  • ¿Son ellos, nosotras o el mundo en general?

Parece que Rihanna necesitaba justificarse. Tras semanas de discusión mediática sobre el aumento de peso de la cantante, sinceramente pienso que la cantante se ha visto en la obligación a dar una explicación sobre su cuerpo ojito con esto. Y para ello ha utilizado una expresión que yo jamás había escuchado antes tal como “físico fluctuante”. ¿Qué quiere decir con eso? En mi humilde opinión, una muestra más de que vivimos en una sociedad que no llama a las cosas por su nombre. Me juego lo que queráis a que detrás de este nuevo concepto está el creador del ya famoso conscious uncoupling para no llamar divorcio a un divorcio. ¿No sería más fácil decir que, como cualquier persona normal, varías de peso dependiendo de múltiples factores?

Porque dejadme que os diga una cosa. Todas y todos tenemos un físico fluctuante. No tenerlo significaría que jamás creceríamos, nunca engordaríamos, tampoco adelgazaríamos… Ah, bueno, se me olvidaba que nosotras tenemos que pasarnos la vida en el 90-60-90. ¿Tan terrible es que el físico de las mujeres cambie? ¿Acaso no lo hace el de los hombres? De ahí que no alcance a comprender por qué las mujeres seguimos empujándonos a justificar nuestro peso. Yo misma he sentido la necesidad en muchas ocasiones de hacerlo. Y me niego. Si engordamos nos desprecian. Si adelgazamos, más de lo mismo.

La tiranía de la báscula es un tema tremendamente complicado. Aunque claro, su peso siempre cae del lado de la mujer. ¿Cambiará eso algún día? Espero que sí, porque yo personalmente no pienso justificarme más.

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram