Sara Carbonero deja Telecinco (por amor, claro)

La periodista ha pedido una excedencia a Mediaset para poder seguir los pasos de su chico, Iker Casillas, quien empieza una nueva etapa en su vida como guardameta del Oporto.

El corazón de los madridistas está estos días en Oporto, la ciudad portuguesa a la que ha decidido trasladarse el portero más célebre de la historia del club blanco; y, con ello, las cabezas de cada radio patio del país están puestas en lo que la decisión de Iker Casillas conllevaba: ¿qué pasaría con Sara Carbonero? Que nos puede un chismorreo, qué le vamos a hacer, sobre todo de nuestra pareja patria favorita.

En un principio podía pensarse que el madrileño habría elegido Portugal para no intervenir en la vida laboral de su chica (al fin y al cabo, tardaría lo mismo en ir de su casa a Valdebebas en coche, que de Barajas a Oporto en avión, #esoesasi). Él viajaría X días por semana y ella podría seguir dando los deportes en Telecinco cada medio día. Problema solucionado…

© Cordon Press
© Cordon Press

O no, porque finalmente la periodista ha decidido seguir al portero allá donde vaya. Así lo ha confirmado Mediaset través de su cuenta de Twitter:

Tras pasar por Radio Marca y La Sexta, Sara entró en Mediaset en 2009, justo a tiempo para dar el pelotazo (en el sentido más literal de la palabra) en el Mundial de Sudáfrica en 2010, donde España se alzó como campeona del mundo y ella como novia del que había conseguido aquello a golpe del beso más famoso de nuestra televisión. Ahora, la periodista toledana ha pedido a la cadena dos años de excedencia en los que colaborará puntualmente y, entre tanto, continuará con su tienda online Slow Love, con su blog y con los múltiples trabajos publicitarios que se le puedan poner por delante.

Sara también cubrió la última Eurocopa en Polonia, donde España salió, una vez más, victoriosa. © Cordon Press
Sara también cubrió la última Eurocopa en Polonia, donde España salió, una vez más, victoriosa. © Cordon Press

E Iker no tendrá que irse solo al país vecino, donde su madre no acaba de verle: “Le han mandado a una vaporeta en vez de a una maquina de vapor (…) Yo lo que digo es se haga un referéndum entre los socios sobre mi hijo como se ha hecho en Grecia. A ver qué dicen”, confesó recientemente en una entrevista con La Otra Crónica.

Pero nada, que no, que Casillas se va (se ha ido, vaya: ya ha vestido la camiseta del equipo luso) y lo hace con drama incluido entre los madridistas y lágrimas en los ojos, sí, pero con su señora y su hijo Martín de año y medio de la mano. Así que qué menos que decir “#GraciasSara” (qué agudas somos cuando queremos) una última vez por no dejarle solo en esto…

¡Que se beeesen! ¡Que se beeeesen!
¡Que se beeesen! ¡Que se beeeesen!

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram