1. Las hombreras

Lo de que vuelven los ochenta es una amenaza tan recurrente como el mantra que dicta que un vestido negro es el fondo imprescindible para cualquier armario. Pero como el lobo de Pedro, la década más temida ya es un hecho en el vestuario del 2017.

¡Empezando por las chaquetas con hombreras!

Lo dicen Céline, Off White, Jil Sander, Vetements, Louis Vuitton… 

© Getty Images

2. El rosa

La regla de tres de la moda dice que si tres diseñadores coinciden en algo inesperado, la cosa huele a tendencia. Pero si esos tres son Balenciaga, Céline y Valentino… la tendencia en cuestión se convierte en invasión (Zara, por ejemplo, ya da fe de ello).

Lo dicen Balenciaga, Céline, Valentino, Gucci, Hermès… 

© Getty Images

3. La gorra

La culpa también la tenga probablemente Vetements (o el triunfo de la moda más callejera), pero las gorras se posicionan como accesorio cool para esta primavera.

Lo hemos visto en la firma de Demna Gvasalia, pero también en otras marcas molonas como Off-White y cientos de looks de street style de algunas de las influencers más potentes del panorama (y sí, miramos a Miroslava Duma, que no se ha quitado la gorra con visera en los últimos meses).

© Getty Images

4. El tul

El tul más irreverentemente romántico de Molly Goddard, pero también el tul onírico de Valentino. Con forro o combinado con un culotte que queda al aire gracias a las transparencias, estos vestidos se posicionan como una interesante alternativa para la temporada BBC.

Visto en Dior, Rodarte, Valentino… y en las calles.

© Getty Images

5. Las capuchas

Las sudaderas no nos abandonan (son demasiado cómodas como para que las dejemos marchar así como así), pero esta temporada se coronan con una capucha que se asoma bajo abrigos masculinos, trajes sastre o bombers.

© Getty Images

6. Los kitten heels

Si el año pasado todo giraba en torno a los tacones midi de base ancha, esta temporada el protagonismo se lo quedan los salones de tacón carrete.

¿Punto extra? Si, además, el kitten heel se utiliza para rematar un zueco.

Visto, por ejemplo, en Dior.

© Getty Images

7. El sujetador, por fuera

“La lencería ya no se esconde, ahora forma parte de la conversación”, explicaba la fundadora de Commando. Y tiene razón.

Más aún esta primavera, en la que los sujetadores o los tops cortos se sobreponen a camisas y vestidos buscando un efecto corsé.

Visto en Giambattista Valli, Alexander McQueen, Isabel Marant, Prada…

© Getty Images

8. Los estampados retro

Piensa en los papeles pintados de las paredes de los años sesenta y setenta y transfórmalos en materia prima para las flores de esta primavera.

Las valientes los llevan de la cabeza a los pies (literalmente en Balenciaga, donde las flores llegan hasta a las botas); el resto, en coloridos toques en camisas, faldas o chaquetas.

Visto en Prada, Chloé, Coach, Miu Miu… 

© Getty Images

9. El vestido ochentero

Como no solo de hombreras viven los ochenta, en este temido regreso reaparecen también los excesivos vestidos de las noches de fiesta en los clubes parisinos. Esta primavera rescataremos volantes opulentos y envolventes que se ciñen sobre cuerpos metalizados y faldas muy cortas.

Lo dicen Saint Laurent, Gucci, Isabel Marant… Y, como inspiración, las películas de John Hughes.

© Getty Images

10. Segunda piel

Los vestidos caen sobre el cuerpo como si fueran una segunda piel. Pero nada de ceñir u oprimir, esta vez se trata de abrazar y exaltar sus formas naturales con tejidos de punto y cortes al bies.

Visto en Missoni, Stella McCartney, Givenchy, Kenzo…

© Getty Images

11. El caqui

El trenc (deconstruido) vuelve con fuerza. Pero también lo hacen los pantalones chinos en caqui o las saharianas tan afines al verano.

Eso sí, siempre jugando con volúmenes, patrones y acabados inesperados.

Visto en Sonia Rykiel, Kenzo, Marni…

© Getty Images