10 consejos para ligar en el gimnasio

En los últimos años las 'dating apps' se llevaban todo el pastel, pero con el auge de la vida sana les ha salido un nuevo (y duro) competidor.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Si hay un lugar en el que estar sexy hoy en día, ese es el gimnasio: Teyana Taylor presume de tipazo en el vídeo de Fade enfundada en un minúsculo dos piezas y Ariana Grande y Nicky Minaj lucen sus mejores galas –a quién trato de engañar: van prácticamente desnudas– en el gym en el que se grabó el vídeo de Side to Side.

El boom de la moda deportiva es el responsable de que estemos más sexy el lunes haciendo spinning que un viernes noche; por lo que mujeres del mundo, ha llegado el momento de aprovechar que los astros fitness se han alineado para hacer del gimnasio el nuevo Tinder.

Incluye en tu tabla de entrenamiento esta guía con la que ligar entre mancuernas:

ligargimnasio13
¿Preparada?

1. Gym, we can

A todas nos ha ocurrido: estar entrenando y ser interrumpidas por un fornido (en los mejores casos) hombre para corregir nuestra postura. En un gimnasio, establecer contacto visual es tan peligroso como escribir en tu frente “¡Quiero sexo!”, y los hombres no tienen ningún problema en acercarse a sus presas creyéndose monitores y expertos fitness.

Sí, en la sala de entrenamiento todos estamos para entrenar, pero parece que también para ligar… ¿Por qué no pierdes el pudor, como han hecho ellos desde el comienzo de los tiempos, y te lanzas a descubrir qué adonis te deparan tus sentadillas?

ligargimnasio14
Miradita felina, guiño-guiño.

2. Elige tu (t)roll 

En el gimnasio hay dos papeles a tomar en el ligoteo fitness: el de la experta que entrena con meticulosidad y el de la primeriza que necesita ayuda. Si eres una fitness addict, la idea de detener tu entrenamiento unos minutos para hablar con alguien se torna dramática. Por ello, establece el famoso juego de miradas clásico de los bares y haz del espejo tu mejor compañero. El momento de atacar es la pausa para ir a beber agua o cuando cambias el peso de la máquina. Sonríe siempre que te mire y cuando sepas que te observa, ensaya tus mejores caras para emular a Kylie Minogue en Sexercise. Por mucho que por dentro maldigas a tu metabolismo y a tus genes por digerir tan mal el turrón, asegúrate de que tu cara haga ver que estás feliz acudiendo al gimnasio cada día.

El papel de la primeriza les hace sentir útiles, y todas sabemos lo mucho que le gusta a un hombre sentirse el rey del mambo (por mucho que tenga una ligera pancita que indica que las tapas son más habituales en su vida que las planchas). Preguntar sobre el funcionamiento de una máquina es siempre una buena manera de iniciar una conversación. Eso sí: no esperes que la charla gire hacia la física cuántica. No es el momento ni el lugar.

amy
Esta cara no es la más adecuada la verdad…

3. Call me maybe

Estamos acostumbradas a ver cómo los hombres se acercan a hablar con las mujeres en pleno entrenamiento, pero la operación inversa es todavía poco habitual, por lo que cuando ocurre, muchos hombres observan la escena boquiabiertos. Si te da mucha vergüenza ser el centro de todas las miradas (por mucho que ese top de Ivy Park esté gritando: “MÍRAME PORQUE ESTOY TREMENDA”), puedes hacer el fast attack: mete en tu carcasa tu número de teléfono y cuando te acerques al chico que te gusta, dásela. Rápida y mortal, tu operación evita decepciones -ahora le toca a él dar el siguiente paso- y es fugaz. Las más cobardes y tímidas pueden hacerlo antes de huir al vestuario, para evitar pasar el resto del entrenamiento bajo la mirada del hombre a conquistar. Sin ir más lejos, yo planeo hacer esta operación esta misma semana porque sí, soy una periodista de campo, qué queréis que os diga.

comehere
Esta ya es la opción para las que están en nivel avanzado de ligoteo en el gym.

4. Maquillaje, ¿sí o no?

No es necesario ir maquillada como un concursante de RuPaul, pero nunca está de más aplicar una BB cream y explorar las posibilidades que la cosmética ha lanzado para el gimnasio. Porque si decides entrenar maquillada, has de utilizar productos específicos para evitar parecer un personaje de Tim Burton. Dí sí al universo waterproof.

5. Paciencia, please

Si dar el teléfono te parece demasiado atrevido, has de saber que las cosas de gimnasio van despacio. Quizá tengas que estar una semana de miraditas hasta que un día él se acerque a hablar; de esa primera charla hasta una primera cita pueden pasar incluso semanas. Al fin y al cabo, es un gimnasio, no una discoteca, y el hecho de que esté bebiendo un batido de proteínas en lugar de una copa hace que todo sea más lento.

ligargimnasio15
Así que toma asiento en la máquina de pecho y ármate de paciencia. © Cordon Press

6. Elige cuándo actuar

Porque no es lo mismo acercarte a tu fit man cuando acabas de bajar de la elíptica y el sudor se ha apoderado de ti que cuando has hecho algunos abdominales y todavía puedes respirar. El azar hará que si es él el que se acerca, te pille en tu peor momento: sudada, sin respiración y roja Valentino. Si vas a ser tú la que dé el primer paso -te mereces aplausos, ovaciones y todo mi respeto-, valora si es un animal de gimnasio. Si lo es, no interrumpas su entrenamiento y acércate cuando esté cambiando de máquina. Contra todo pronóstico, cuando ves que está descansando unos segundos no está en su momento más asequible, porque es posible que esté contando los segundos de forma milimétrica y esa conversación repentina le rompa su tabla de entrenamiento.

ligargimnasio9
Después de ‘spinning’ no es el mejor momento para acercarte a él, la verdad.

Por cierto: haz de la sala de musculación tu mejor aliada. No solo es buena para tu entrenamiento (hacer pesas puede resultar más beneficioso que pasarte una hora corriendo), sino que los hombres verán realmente sexy que levantes peso. Advertencia: cuidado con las caritas que pones al hacerlo, porque la que firma el texto bien sabe cuán fatídico resulta que el chico que te gusta te mire en el momento preciso en el que estás jugando a ser Hulk Hogan y tu mueca es la menos sexy de tu repertorio.

Si tienes la suerte de haberte encaprichado de un hombre que va a tus mismas clases, entonces todo es más sencillo. Al terminar la clase, comenta la jugada con él y tendrás la mitad del trabajo hecho.

7. Cuidado con la música

Es maravilloso entrenar escuchando tus canciones preferidas, pero él no te va a hablar si estás con los cascos puestos. De nuevo, la que firma el texto puede asegurar que uno de sus fichajes del gym le dijo en la discoteca que nunca le había hablado antes porque “siempre está con los cascos puestos”. Y sí: estoy hablando de mí misma en tercera persona. Ellos no quieren sacarte de tu paraíso musical, así que si tu siguiente víctima está cerca, deja la música para más tarde.

bailar
A ver quién se atreve a interrumpirte con este ritmazo.

8. Espacio A, espacio B

La cinta que está junto a la de tu presa está libre, pero cuidado: no esperes que esa conexión espacial devenga en conexión dialéctica. Por mucho que os gustéis, esa conversación acelerada, entre sudor, apneas y agotamiento no va a ser la que os convierta en la pareja del año. La mejor elección es escoger una cinta cercana con la que podáis establecer un juego de miradas en el espejo. A no ser que seas Beyoncé, lo mejor es no hablar cuando estás en plena actividad cardiovascular.

9. Cuidado con el personal trainer

Sí: es sexy, tiene una musculatura digna de portada de Men’s Health y te sonríe sin parar, pero si la cosa no funciona, lo vas a ver cada día. Si tienes un affaire con un cliente del gimnasio, podréis cuadrar horarios para no veros. Porque de nuevo, la que firma el texto… qué demonios: os lo dice la voz de la experiencia, porque mi novio era mi entrenador personal y cuando la cosa terminó, ese día a día entre mancuernas fue dramático. Bastante poco te apetece entrenar como para sumar el extra de tener que hacerlo con tu ex controlando la sala.

ligargimnasio8
Ni tampoco ser la pesada que va dando la chapa a los clientes por su mal de amores.

10. Un aliciente extra

Cuando te gusta un sujeto del gimnasio, estás de suerte: de repente, te apetece ir a entrenar. Por fin te sorprendes a ti misma manteniendo una postura corporal óptima, corres con la seguridad con la que Rihanna sale al escenario y quemas calorías mientras ligas. El gimnasio, queridas lectoras, es el mejor centro de flirteo.

youready
¿Lista para el ritual de cortejo entre pesas y cintas?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Desfiles

Desfiles

Publicidad