25 cosas que aprendimos de los institutos americanos

Las animadoras, las taquillas, los nerds... Aunque hace tiempo que colgamos la orla, la educación yankee nos sigue afectando (de nuevo gracias a Hollywood).

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Vale, sí: igual hace ya algunos años que nos graduamos pero, aún a estas alturas, hay algo que sigue doliendo: ¿por qué narices el instituto no era como los de las series americanas? ¿Eh? ¿Por qué no se tiraban birretes por los aires? Y lo que es peor, ¡¡¡¿por qué ni siquiera había birrete?!!!

© The O.C.
© The O.C.

En los institutos americanos (high schools, empapémonos de lleno en el tema) todo es mejor. Todos son más felices (menos los losers), todos se lo pasan mejor (menos los losers) y todos se recorren los pasillos sin ton ni son para dejarse ver (en este caso, los losers también, pero los pobrecitos solo consiguen que les tiren el granizado helado a la cara). Total, que hubiese molado ser de las ‘guays’ en un high school americano, paseando los libros abrazándolos  mientras tu BFF (la de hoy, mañana ya veremos) te cuenta lo súper fuerte que es que Mindy hiciera manitas con Cory, el quarterback, en su habitación forrada de papel de flores rosas.

© Clueless
© Clueless

En fin, idilios aparte, en este momento del año gente como tú hace una década está terminando el instituto y buscando su modelito para graduarse (solo un apunte sin importancia: esta gente nació en 1997. ¡¡Esta gente ya conduce y va a entrar a la universidad!! Nacieron en 1997. Tú recuerdas con toda claridad qué hacías en 1997. De nada). Total, que esta es la época perfecta para ponernos a recordar aquellos años en los que las series de instituto americano nos hacían soñar con faldas de tablas y cafeterías categorizadas; pero, ey, que ni Sensación de vivir, ni Salvados por la campana, ni Chicas Malas (¡ni siquiera High School Musical o Glee!) os vuelvan a hacer pensar que vuestra adolescencia no moló todo… a pesar de no tener taquilla:

1. Las animadores del instituto son lo más.
Son de otra casta y parten el bacalao entre las chicas. Generalmente son bastante odiosas, tanto como populares. Perdón, popus, que ya me lío. 

1
“¡Soy deseada, estoy buena, soy todo lo que tú no eres!” ¡UUUUUUHHHHHH!

2. El traje de animadora no solo se lo ponen para animar.
Van con él a todas partes. Se nota, se siente, la animadora está presente.

Sí, sí, sí, te vamos a poner verde en cuanto te des la vuelta Y LO SABES.
Sí, sí, sí, te vamos a poner verde en cuanto te des la vuelta Y LO SABES.

3. Su equivalente masculino es el jugador de fútbol americano.
En otra escala está el de baloncesto, que también es guay, pero menos. La pareja animadora + (inserte el principal jugador del deporte en cuestión) es mítica e imprescindible.

We are aaaaaall in thiiiiiiis togetheeeeeeer
We are aaaaaall in thiiiiiiis togetheeeeeeer

4. Por lo general el jugador medio no es precisamente Einstein…
Pero va a la universidad por las becas para deportistas ya que por las notas no iría ni de coña, no nos engañemos.

¡Ha sabido sumar dos más dos sin calculadora! ¡Campeooooooooooón!
¡Ha sabido sumar dos más dos sin calculadora! ¡Campeooooooooooón!

5. En todos los institutos hay una radio.
Y un periódico. Los que la llevan no son los más guays, aunque hablan de ellos constantemente. La cantidad de actividades extraescolares es ilimitada, y todas son megamolonas (nada de judo ni cosas así).

No sé muy bien para qué hablamos si esto no tiene sonido...
No sé muy bien para qué hablamos si esto no tiene sonido…

6. Si eres de los molones, en el pasillo es donde se muestra tu poder.
Las chicas populares pasan y todos cuchichean y besan sus pies.

Soy Zac Effron y te guiño el ojo porque puedo hacerlo sin que se me cierre el otro ni un poquito.
Soy Zac Effron y te guiño el ojo porque puedo hacerlo sin que se me cierre el otro ni un poquito.

7. Si eres un apestado se abrirán las masas como si fueras Moisés cruzando el Nilo.
Si eres un loser es una pena, pero posiblemente en el pasillo te hagan la vida imposible.

Sí, soy la novia de Spiderman ¿qué passssssha?
Sí, soy la novia de Spiderman ¿qué passssssha?

8. En los institutos americanos no tienen una única clase.
Van de un lado a otro todo el rato. Esto lo hacen para pasearse por el pasillo, claro, y aquí volvemos al punto 6.

Igual con los años nos hemos quedado un poquito desfasadas Brenda (tú no cuentas Donna, que estás en la serie porque tu papá es el productor).
Igual con los años nos hemos quedado un poquito desfasadas Brenda (tú no cuentas Donna, que estás en la serie porque tu papá es el productor).

9. Si hay dos gemelas, una es lista y la otra tonta.
En sus distintas variantes. Si hay dos hermanos también suele pasar lo mismo. Es curioso.

Las de nuestra época eran las Gemelas de Sweet Valley. Estas son las actuales, pero es más de lo mismo
Las de nuestra época eran las Gemelas de Sweet Valley. Estas son las actuales, pero es más de lo mismo.

10. En la cafetería se sientan separados por tribus.
Los molones con los molones, los nerds con los nerds, y aquellos que nadie sabe qué son… bueno, esos no deben existir en los institutos porque nunca salen.

¡Voy a decirle a mi chico que está un poco ridículo cuando se espatarra!
¡Voy a decirle a mi chico que está un poco ridículo cuando se espatarra!

11. Llevar gafas es de perdedores.
Sacar buenas notas también, lo que hace que los populares, por lo general, sean bastante limitados (como ya dijimos anteriormente). Hasta que topan con el nerd que les da clases, y descubren que no son tan tontos unos, ni tan nerds los otros, y que esa loser si se quita las gafas es poco menos que una diosa del Olimpo. Lo típico.

De cuando Taylor Swift fue nerd en un videoclip.
Jo, me mando mensajes a través de la ventana con el chico guapo del insti pero él está con esa zorra asquerosa y popular. ¡¡¡Jo!!!

12. Se hacen listas de pros y contras para todo.
En un papel rayado en lugar de con cuadritos como en España, porque así queda más limpio. Los problemas de Estado deberían resolverse igual.

Pros: es dulce, listo, divertido, tiene buen corazón. Contras: que no lo toco ni con un palo
Pros: es dulce, listo, divertido, tiene buen corazón. Contras: que no lo toco ni con un palo

13. Las fiestas que se montan son míticas.
Si yo fuera madre en Estados Unidos jamás dejaría mi casa sin nadie por temor a que la tiraran por tierra. Me atrincheraría ahí y sólo compraría online por si acaso mi retoño me la liara parda y me llenara el salón de vasos de cartón rojos con restos de ponche dentro.

Party haaaaaaaaard
Party haaaaaaaaard

14. A los 16 se conduce.
Y tienen coches, generalmente auténticas carracas. Salvo que tengas dinero y seas popu. Entonces llevarás coches que ni en tres vidas me podré permitir yo.

Bueno, teníamos la leve sospecha de que Dylan, con sus entradas, 16 no tenía. Pero vale.
Bueno, teníamos la leve sospecha de que Dylan, con sus entradas, 16 no tenía. Pero vale.

15. Y los coches son muy útiles para tener las primeras experiencias sexuales.
A lo largo de todo el país debe haber montañas/lagos/huertos del amor donde los adolescentes le dan al fornicio. O eso, o se van a los autocines a hacer que bostezan y meter mano disimuladamente. Lo típico, vamos.

"Buueeeeeeeeeeeeno pues se ha quedado buena noche"
“Buueeeeeeeeeeeeno pues se ha quedado buena noche”

16. Si al terminar el instituto eres virgen igual tienes un problema.
Porque de ahí no se sale sin las pertinentes experiencias sexuales; ¿qué van a pensar si no de ti en la universidad? ¡Hombre, por favor!

No, bailar Paquito el Chocolatero no cuenta, Rachel.
No, bailar Paquito el Chocolatero no cuenta, Rachel.

17. Montar coreografías con las amigas mola.
Porque en los institutos americanos todos tienen talento para el baile, ¿vale? Y si quieren hacer un musical, pues lo hacen.

Soy mona, soy rubia, sé cantar y bailaaaaaaaaar
Soy mona, soy rubia, sé cantar y bailaaaaaaaaar

18. Montárselo todos con todos también.
¡Vivan los grupos endogámicos!

Brenda y Brandon no tuvieron tema porque ella se fue de la serie pronto
Brenda y Brandon no tuvieron tema porque ella se fue de la serie pronto

19. De una taquilla puede salir cualquier cosa.
Porque punto número 1, todos tienen taquilla, y punto número 2, ¿quién no ha querido tenerla aquí para decorarla como si nos fuera la vida en ello? Todo ese papel de la Bravo y la SuperPop desperdiciado…

A ver, un segundito, que soy malita y voy a apagar el cigarrillo antes de entrar en clase.
A ver, un segundito, que soy malita y voy a apagar el cigarrillo antes de entrar en clase.

20. Algunos tienen que trabajar.
En los institutos algunos tienen pasta a mansalva (los mismos que los del buga molón), pero otros tienen que currar y, generalmente, por alguna extraña razón, los trabajos vienen acompañados de uniformes WTF.

Aquí estoy con todos mis rizos en el Pichpit
Aquí estoy con todos mis rizos en el Pichpit

21. Ir conjuntada con las amigas es guay.
Parece que en Estados Unidos las chicas a veces se llaman para ponerse de acuerdo en la ropa. Bueno, parece no: es una realidad, sobre todo cuando la abeja reina es Regina George.

On wednesdays we wear pink!
On wednesdays we wear pink!

22. No solo saben cantar, sino que lo hacen de repente.
Y oye, montan unos shows la mar de apañados. Porque tienen banda y ahí toca la tuba hasta el tato y eso pues da bastante color, dónde va a parar.

Ensayando mi número para los Goya 2016
Ensayando mi número para los Goya 2016 en las escaleras del patio.

23. Da igual a qué edad sea legal beber
Todos beben antes. A las fiestas en casas de padres que no están me remito.

¿Borracha yo? Tururú
Ay tía, he olido el ron y voy súper pedo.

24. El baile del instituto es el culmen de tu vida social.
Y ser la reina o el rey es a lo máximo que puedes aspirar en tu vida. ¿Las becas Fulbright? ¡Sobrevaloradas!

Sandy, a este paso me tendrán que operar la cadera a los cuarenta, pero no te preocupes ¡que ganamos!
Sandy, a este paso me tendrán que operar la cadera a los cuarenta, pero no te preocupes ¡que ganamos!

25. Estados Unidos no es un país para minorías.
Los negros nunca son los guays, ni tampoco los latinos. Y si eres gorda a lo más que puedes aspirar es a amiga de la que acaba ligándose al tío bueno.

Perdona, me perdí la última parte. La risa que sonaba en mi cabeza era demasiado alta.
Perdona, me perdí la última parte. La risa que sonaba en mi cabeza era demasiado alta.

(Posiblemente cualquier tipo de parecido con la realidad es pura coincidencia pero… ¡reclamaciones a Hollywood!)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram