25 cosas que no sabías de ‘La bella y la Bestia’

Celebramos que la película cumple 25 años con los detalles que se te escaparon (por muchas veces que la vieras), conexiones con otras películas, copias, significados ocultos...

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

El próximo 13 de noviembre la cinta de Disney cumplirá 25 años (se estrenó en Estados Unidos en 1991) sí, nos hacemos mayores y para celebrarlo, además de estar más que pendientes de la versión en carne y hueso de Emma Watson, hemos recopilado una larga lista de datos curiosos y detalles que desconocías o se te han escapado… Sí, por muchas veces que pusieras la cinta de VHS en bucle en el salón de tu casa.

bellaybestiacumpleanos30
Algo entre los dos, cambia sin querer, nace una ilusión, tiemblan de emoción, Bella y Bestia soooooon… © Disney

La película que marcó nuestra infancia tardó tres años en ver la luz y supuso toda una revolución por sus espectaculares efectos visuales. Para las aventuras de Bella, Lumiere y Ding Dong se realizaron un total de 1.295 fondos y 120.000 dibujos. ¡Casi nada!

También por el inesperado giro en el mundo de las princesas de Disney: por primera vez es ella, Bella, la que salva al príncipe de su hechizo. Sin llegar a romper todos los moldes tampoco nos vamos a pasar la protagonista femenina pasa de ser rescatada, mientras nos deja su poderosa lección cantada por la Señora Potts (la actriz de telenovelas Norma Herrera en su versión doblada): “La belleza está en el interior”.

He aquí las 25 curiosidades (como los años que cumple) que probablemente desconocías de La Bella y la Bestia y que harán que quieras volver a verla esta misma tarde:

  • © Cordon Press y Disney

    Bella, un ser especial

    O al menos eso es lo que pretendían los creadores de la película y para ello decidieron que solo ella vestiría de azul en el pueblo para que quedase claro que era diferente a los demás.

  • © Cordon Press y Disney

    Ojos que hablan por sí solos

    Dicen que la mirada es el espejo del alma y parece que en el caso de Gastón todavía más: tras caerse durante la pelea con la Bestia, unas calaveras aparecen en sus pupilas, anticipando su final. ¡Ay el karma! Bye, bye darling.

  • © Cordon Press y Disney

    ¿Inspiración o copia?

    El vestuario de Bella estuvo inspirado en el de Dorothy Gale, del Mago de Oz. Parecido, ¿verdad?

  • © Cordon Press y Disney

    Parecidos más que razonables

    Para la creación de Bella, los dibujantes se basaron en el personaje de Katharine Hepburn en Mujercitas. Mismo peinado, mirada, rasgos y ¡hasta los gestos!

  • © Cordon Press y Disney

    Una dieta nada equilibrada

    Aunque en el plano general, la mesa de la cena entre la Bella y la Bestia parece ser de lo más completa, al cerrar el plano… ¡Nada de eso! Pasteles, tartaletas, cupcakes… Vamos, que la tía se pone fina de dulce. ¡Cómo se nota que su figura está en manos de un dibujante!

  • © Cordon Press y Disney

    Optimización de recursos

    Las personas alrededor de la pista de baile (excepto el personal de servicio) de la escena final de La Bella y la Bestia van vestidos con ropa medieval, un estilo a siglos de diferencia de la ambientación de la película.

    ¿La razón? Los creadores usaron de fondo la animación del baile final de La bella durmiente.

    No te pierdas este vídeo.

  • © Cordon Press y Disney

    Ah, ¿qué tenía nombre?

    Pues sí, sí… La bestia tenía nombre (y nosotras sin enterarnos). Adam, lectoras, lectoras, este es Adam.

  • © Cordon Press y Disney

    Un poco de silencio, por favor

    Aunque en un principio la película no estaba planteada como un musical, el resultado final es todo lo contrario: solo hay 5 minutos en los que no hay música alguna.

  • © Cordon Press y Disney

    El privilegiado

    Chip es el único que llama a Bella por su nombre mientras que los demás se dirigen a ella como “mademoiselle”, “ella”, “la muchacha”…

  • © Cordon Press y Disney

    Bella haciendo cameos

    En este caso, en el Jorobado de Notre Dame, en el momento en el que el protagonista cantaba Fuera, aparece Bella paseando por París con un libro en la mano.

  • © Cordon Press y Disney

    El atrezzo también

    El juego de té más famoso de la historia del cine también vivió su momento de gloria en Tarzán. Fue cosa de Jane, que se llevó uno a la expedición que era idéntico al de La Bella y la Bestia.

  • © Cordon Press y Disney

    Bella ojos avellana

    Es la única princesa Disney con los ojos de ese color entre marrón y verde.

  • © Cordon Press y Disney

    Un caballo de ojos rojos

    No sabemos si es que la maldad de su amo es contagiosa o si sencillamente estaba infectado de rabia, pero esos ojos son… Mira que es fácil Gastón, le pones un poco de Vispring y listo.

  • © Cordon Press y Disney

    La bella y la bestia (y Bambi)

    Bueno, Bambi exactamente no, sino su madre, que aparece en una de las primeras escenas de la película bebiendo agua de un riachuelo. Vamos, que se desorientó y se equivocó de película. ¿Será cosa de la sed?

  • © Cordon Press y Disney

    Un poquito de aquí y de allá

    La bestia es fruto de la mezcla de una gran variedad de animales: desde la melena (trenzada, eso sí) de un león, la cabeza de un búfalo, las cejas de un gorila, los colmillos de un jabalí, el cuerpo de un oso, las patas y cola de un lobo y las orejas de una vaca.

  • © Cordon Press y Disney

    Candelabro chivato

    Al principio de la película, durante el prólogo, una voz en off cuenta que la rosa seguirá floreciendo hasta que el príncipe cumpla 21 años. Más adelante, Lumiere canta en Qué festín “En diez años no tuvimos comensales”. Así que si el príncipe tiene 21 y el castillo llevaba encantado 10 años, el príncipe tenía 11 años cuando le hechizaron.

  • © Cordon Press y Disney

    Unas veces sí, otras no

    Nos referimos a las uñas. Si te fijas, verás como en unas escenas Bella tiene unas uñas largas y en otras no tiene nada directamente. ¿Será cosa de llevarlas de porcelana?

  • © Cordon Press y Disney

    In Memoriam

    Ocho meses antes del lanzamiento de la película murió Howard Ashman, letrista de la banda sonora y productor ejecutivo, y en los créditos finales aparece una dedicación en su honor y por su trabajo.

  • © Cordon Press y Disney

    Marcó un antes y un después

    La Bella y la Bestia fue la película número 30 de Disney y la primera película de animación en ser nominada a mejor película en los Oscar.

  • © Cordon Press y Disney

    Lectora de historias fantásticas

    En una de las canciones de la película, Bella canta: “Mi libro favorito es acerca de un país lejano, batallas con espadas, hechizos y un príncipe disfrazado. La heroína conoce al bello príncipe pero sabe quién es en realidad solo al final de la historia”. ¿Será Aladdin su libro favorito? Eso parece…

  • © Cordon Press y Disney

    O no

    Todo parece indicar que Aladdin es la historia que está leyendo Bella pero, en un momento de la película en el que la cámara enfoca una página del libro, se ve claramente a la Bestia, a ella y el castillo de fondo.

  • © Cordon Press y Disney

    Decoración un poco siniestra

    Las aterradoras gárgolas que decoran el castillo son versiones anteriores de la Bestia. Por suerte se quedaron solo en eso, en bocetos, porque nos gusta mucho más la Bestia que conocemos.

  • © Cordon Press y Disney

    ¡Qué vidriera!

    En la vidriera del castillo aparece la frase ‘Vincit qui se vincit’ que significa ‘Vence el que se vence a sí mismo’, un resumen de la historia de la película.

  • © Cordon Press y Disney

    La (segunda) princesa plebeya

    Bella es la segunda princesa Disney que no forma parte de la realeza después de La cenicienta.

  • © Cordon Press y Disney

    Una película de otra película

    La historia está basada en la historia de la película de Jean Cocteau de 1946.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram