5 bocados japoneses (más allá del sushi)

La gastronomía nipona no se limita al maki, el sushi y los deliciosos bocados de arroz y pescado que ya forman parte de la dieta internacional. Al contrario, hay otras recetas que podemos descubrir y probar sin movernos de España.

Una de las primeras cosas que llaman la atención cuando viajas a Japón es que no hay tantos lugares donde comer maki, sushi y otros bocados de arroz con pescado con los que los occidentales relacionamos la comida nipona. Y no porque no haya, sino porque la gastronomía japonesa va mucho más allá de las tiras de pescado crudo solas (sashimi) sobre bolitas de arroz (niguiri) o en tiras envueltas en un alga y cortada en pedacitos redondos (futomaki, uramaki, temaki…).

Cada vez son más los restaurantes japoneses en España que abren el abanico de sus menús a otras especialidades niponas. Son recetas que, en algunos casos, se llevan por delante la falsa creencia de que la comida de allí es muy sana y que no engorda. Es verdad que el porcentaje de japoneses gordos es muy bajo comparado con Europa (el 3% en el país asiático comparado con nuestro 17,5% o el 34% de Estados Unidos), pero no quita para que tengamos que tener cuidado en las cantidades y en la frecuencia con la que las comemos, especialmente las comidas que llegan tras un mestizaje entre lo nipón y lo occidental.

De esos platos diferentes, que van más allá del sushi clásico, no debes dejar de probar estos cinco, que seguro te harán aun más fan de la gastronomía japonesa de lo que ya eres. ¡Camarero, marchando una ronda de sake!

El Okonomiyaki, o pizza japonesa, es una especie de tortilla campesina con verduras, carnes, mariscos... y todo tipo de salsas. © Young-Ah Kim
El Okonomiyaki, o pizza japonesa, es una especie de tortilla campesina con verduras, carnes, mariscos… y todo tipo de salsas. © Young-Ah Kim

Okonomiyaki. Algunos la definen como la pizza japonesa. Se trata de un plato que en Japón se cocina en la propia mesa del restaurante, adaptada con una plancha caliente que no se puede tocar, y que es originaria de Kansai. En España se sirve normalmente ya preparada y a nosotros nos recuerda más a una tortilla campesina, ya que mezcla una base de harina, agua, huevo y ñame rallado con diferentes verduras, carnes o pescados (sobre todo mariscos tipo calamar), al gusto. Luego se riega con salsa de tomate con manzana y ciruela, soja y wasabi, una mezcla muy sabrosa.

Una foto publicada por Billy Prasetio (@billyprasetio) el

Sukiyaki. Uno de los platos preferidos para el invierno y que se cocina al vapor. En una olla poco profunda se prepara una sopa en la que se usa, sobre todo, un buen número de verduras, destacando la col china y los champiñones. Se añaden fideos de arroz y, sobre todo, trocitos de carne de ternera cortados de la forma más fina posible. Existe la opción de hacerlo 100 % vegetariano si sustituimos la carne por tofu. A la cocción se añade una salsa de vino de arroz, soja y azúcar, que le da el toque definitivo (en algunas ciudades, primero se pone la carne y luego las verduras encima, se va cocinando poco a poco echando la salsa a poquitos en la olla).

  • ¿Dónde lo puedes comer en España? En Madrid, en Mikado. En Barcelona, en Yamadori. En Sevilla, en Sakura.

Una foto publicada por Moon (@hwarang.moon) el

Korroke. ¿Sabías que en Japón también tienen sus propias croquetas? Se llaman korrokkes y aparecieron en el país asiático a principios del siglo XX, dice la tradición que influenciados por españoles. Se trata de una fritura que mezcla carne, marisco o vegetales picados con puré de patata y bechamel; todo ello empanada con harina, huevo y pan. Se sirve con salsa de tonkatsu (salsa de carne de cerdo a la pimienta) y trocitos de calabaza y algunos incluso la comen en bocadillos, como si fuera falafel turco.

Una foto publicada por @imeeskitchen el

Omuraisu. Uno de los platos más calóricos de la gastronomía nipona es el Omuraisu, la tortilla rellena de arroz y empapada en salsa de tomate y especias. Algunos ya mezclan el arroz frito con tomate antes de envolverlo todo con la tortilla de huevo, y después vuelven a echar tomate, en salsa o incluso ketchup. Admite toda clase de toppings, por lo que se puede echar taquitos de jamón o cualquier otra carne, verdura… Es casi imposible comerse una entera y querer algo más, ¡llena muchísimo!

  • ¿Dónde lo puedes comer en España? En Madrid, en Sublime Tokyo. En Barcelona, en Mikasa. En Jerez de la Frontera, en Oishii.

Una foto publicada por Keiichiro Myogan (@mikeeeeee688) el

Takoyaki. Imposible pasear por Osaka sin encontrarte con puestos callejeros de estas bolitas de pulpo fritas, aunque también los encuentras en Tokio y, prácticamente, cualquier ciudad japonesa (aunque son originarios de la primera). No tienen mucha ciencia. A una masa de harina y agua se añaden trocitos de pulpo y, si se quiere, algas y jengibre, y se fríe en mucho aceite. Hay que comerlos calientes y, a ser posible, al momento de salir de la freidora (sin quemarse, claro). Se venden en los puestos por medias docenas o decenas.

  • ¿Dónde lo puedes comer en España? En Madrid, en Okashi Sanda. En Barcelona, en Wasabi. En Jerez de la Frontera, en Oishii.

Una foto publicada por Charles (@snapchuckles) el

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram