8 cosas que no sabías de All I want for Christmas is you

Por ejemplo, que ya cumple veinte años

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Hay muchas personas que consideran el 1 de diciembre como el pistoletazo de salida para asumir que es Navidad; otros, no piensan en ella hasta después del puente de la Constitución, hasta que le han hincado el diente al primer trozo de turrón de chocolate y ni siquiera se han sentido culpables por ello o hasta que el Rey está dando su mensaje anual (nota para estos últimos: vais tarde).

Sin embargo, desde hace dos décadas, cualquier ser humano que se digne y que no viva escondido en una piña debajo del mar una cueva, utiliza otro referente para saber cuándo ha llegado la época del muérdago y las campanas: cuando escuchan por primera vez los gorgoritos de Mariah Carey (‘Maraya’ para los amigos) cantando All I Want For Christmas Is You, cosa que lleva pasando, señoras y señores, nada menos que 20 años. En 1994 nacía uno de los mayores fenómenos musicales navideños de todos los tiempos cuando una jovencísima Carey lanzaba al mercado el archiconocido tema.

Aaaaaaall I want for Christmaaaas iiiii-iiiiiiis.... YOUUUUUUUUUUUUUU!
Aaaaaaall I want for Christmaaaas iiiii-iiiiiiis…. YOUUUUUUUUUUUUUU!

Dos décadas que no han hecho más que afianzar la canción como uno de los mayores clásicos musicales de la Navidad, y que lo han situado como una auténtica alarma que nos insta a enfundarnos en nuestros abrigos de renos, a lanzarnos como desquiciados al consumismo más exacerbado y a bailar como si no hubiera un mañana. Pero ¿por qué es tan especial All I Want For Christmas Is You?

1. Es un clásico instantáneo: como te decíamos, aunque te parezca que lleva toda la vida contigo y no te haya abandonado como el desodorante, lo cierto es que All I Want For Christmas Is You “solo” tiene 20 años.

“¡Eso es mucho!” estaréis exclamando ahora mismo, pero pensad que, si fuera una joven estadounidense, todavía no podría beber alcohol, y lo que es más loco: esta canción no existía todavía cuando íbais al cine a ver la primera de Parque Jurásico, cuando veíais Farmacia de Guardia en la tele (bueno, al final de la serie sí que existía), o cuando mirabais atónitos cómo se encendía el pebetero olímpico en Barcelona. Y sin embargo, ahora mismo una Navidad sin ella es como una Navidad sin anuncio de la Lotería.

94426_mariacareynavidad

2. Su compositor y productor, Walter Affanasief, que además de talento tiene un apellido muy fácil de recordar, afirma que no esperaba para nada el éxito de la canción. Sin embargo, Affanasief es productor también de My Heart Will Go On de Celine Dion y compositor de otros éxitos de Mariah (la llamo así, insisto, porque somos amigos) como Hero o Without you, por lo que lo mismo es, o muy modesto, o un poco cortito de miras.

94428_mariacareynavidad

3. Mariah Carey no quería muchas cosas por Navidad ni le importaban los regalos bajo el árbol pero la canción la compuso en junio de 1994 (con el calor, que ya son ganas) en la casa que alquilaba con su marido Tommy Mottola en los Hamptons. Pero eh, que no penséis mal, que ella es de gustos sencillos y lo único que quiere es a ti.

94427_mariacareynavidad

4. Como anécdota simpática y que demuestra lo loca maravillosa que es Mariah, durante la composición de la canción, decoró la casa de Navidad. Con calor. En junio. Porque claro, si te pones a componer villancicos con collares hawaianos o ropa ibicenca lo más probable es que te salga una canción de David Guetta y no iban por ahí los tiros.

94430_mariahcareynavidad

5. All I Want For Christmas no es solamente tu canción favorita de Navidad, sino que una encuesta llevada a cabo por un conocido diario británico en 2013, la colocaba como la canción navideña favorita del país con casi el doble de votos que la segunda opción, Fairytale of New York de Pogues and Kirsty MacCall y muy por encima de En Navidad de Alex Casademunt, Javian y David Bustamante del disco de Navidad de OT1, que por alguna razón no ha recibido ningún voto del público británico.

94440_mariahcareynavidad

6. La clave de su éxito, según la mayoría de los encuestados, es que es un villancico que no te provoca ganas de acabar con tu vida, que es algo de agradecer. All I Want For Christmas Is You es un villancico alegre que, de hecho, tiene poco que ver con un villancico. Es una oda al amor que, casualmente, transcurre en Navidad porque es la época más mágica del año junto con la paga extra de verano y cuando la declaración te sale a devolver.

7. Pero además de ser el tema navideño favorito de medio mundo, la canción tiene otro cometido incluso más importante: el de ser el sustento principal de los hijos de Carey. Porque, seamos sinceros, Mariah Carey no está siendo un éxito arrollador con sus últimos trabajos pero, sin embargo, en 2013 se embolsó la friolera de 440.000€ simplemente con los derechos generados por esta alegre canción. ¿Que a vosotros os gusta? Pues está claro que a ella le gusta más.

94432_mariahcareynavidad

8. Es, probablemente, una de las canciones más versionadas de los últimos años. La propia Mariah Carey sacó dos vídeos diferentes (uno en el que era una sexy ayudante de Papá Noel y otro en el que era un poco Massiel). También cantó una versión con Justin Bieber e incluso una con Jimmy Fallon. También la han cantado en la famosísima Love Actually, la ha cantado un chico travestido en Chatroulette y este señor que ha hecho él solo 20 versiones distintas. Ahí es nada.

Bonus: por supuesto, este año no iba a ser menos y Mariah Carey ha cantado en el encendido de las luces del Rockefeller Center de Nueva York (aunque no le ha salido muy, muy bien) y, a finales de noviembre, la canción subía al 68 en la lista de singles del Reino Unido.

94433_mariahcareynavidad

Por lo que, ante la pregunta lógica de si no nos vamos a cansar nunca, la respuesta es clara: pues mira, no.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram