Seúl, el paraíso de las cafeterías ‘cuquis’

Presentaciones creadas por y para triunfar en Instagram, cafeterías en las que pasar horas con amigos y delicias que parecen sacadas de la chistera de un mago culinario.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Corea del Sur viene pegando fuerte desde hace años. Lo que se conoce como ‘la ola coreana’ comenzó en España hace unas décadas con la llegada de sus principales firmas de electrodomésticos y coches. El mercado poco a poco se fue ampliando con productos de cosmética, la apertura de cada vez más restaurantes (y supermercados) por toda nuestra geografía, así como el éxito de temas Kpop como el Gangnam Style.

El éxito rotundo en todas y cada una de las áreas, con alimentos, cantantes o cremas coreanas siempre en los top de los cazatendencias, ha convertido el estilo de este país en todo un ejemplo a seguir. Y si hay un fenómeno que ha transformado por completo la forma de entender el ocio en Corea del Sur, es precisamente el de las cafeterías.

Y por esto es por lo que lo han conseguido… ¡ñam! © Sergio Cabrera

En un país donde los dulces no tenían la misma tradición de los platos salados, han surgido como setas todo tipo de locales en los que se mezcla el amor por el café (que adoptaron por la fiebre Starbucks que llegó de Estados Unidos), el té y los postres de estilo europeo. Claro que, además, añaden elementos manga, dibujos naïf, motivos infantiles y mucho, mucho diseño.

¿El resultado? Todo un catálogo de cafeterías ‘cuquis’ que han convertido a Seúl en el epicentro mundial del ‘café + tarta’ más deseado. “La coreana es una cultura con mucho gusto por los detalles estéticos. Las cafeterías son solo una expresión más de esta tendencia, llevándola a un nivel totalmente diferente, muy alejado de todo lo que conocemos en Occidente. Aunque el fenómeno de los cafés bonitos es algo nuevo, el ‘cuquismo’ está presente en su cultura desde hace siglos”, explica Beatriz Vera, que recorre varias veces al año el país asiático en busca de las mejores direcciones (que recopila bajo el hashtag #beaenkorea en Instagram y Twitter).

Sabores surrealistas que mezclan frutas y otros ingredientes, presentaciones que juegan con maceteros, muñecos de nieve y arcoiris, texturas gomosas o incluso de algodón dulce… no hay límites, ni se cierran a un público concreto. “No se restringe solo a chicas adolescentes o jóvenes. Puedes ver muchas parejas, grupos de amigos, gente sola… ¡Atraen a todo tipo de personas! Básicamente porque no es solo una cuestión de estética. Son cafés muy cómodos, acogedores y, sobre todo, la comida que ofrecen está muy rica. No se quedan solo en una buena presentación; la calidad del producto es fundamental. ¡Siempre está todo riquísimo!”, explica Bea.

Para la experta en estilo de vida coreano, no cabe duda de que podrían funcionar en España. “No a los niveles coreanos, desde luego, pero sí creo que hay bastantes personas que se sienten atraídas no tanto por la cultura asiática en general, sino en concreto por su parte estética, bien la cosmética o la papelería”. Basta ver la buena acogida que han tenido los productos cosméticos coreanos con packaging de animalitos y envases irreverentes para darse cuenta de ellos.

Así que, desde Grazia, hemos seleccionado las cafeterías de Seúl que no nos importaría que clonaran en España. Si tienes previsto sumarte a ‘la ola coreana’ en su propia capital, será por ellas por donde debas empezar. A golpe de capuccino o de té verde, nos empaparemos de su estilo de vida más contemporáneo.

Yummy!

Banana Tree

Pequeños y deliciosos bizcochos de sabores como chocolate o té verde, servidos en macetas, con una cuchara en forma de pala de jardinero, es el sello distintivo de esta cafetería coqueta, con pocas mesas (aunque ya ha abierto una segunda a pocas calles) y que es perfecta para fotografiar de arriba a abajo. Sirven un delicioso café y cuentan con varios tipos de té, así como bocados salados. No caben más de seis personas en su terraza.

¿Dónde? 526 Sinsa-dong. Gangnam. Metro: Sinsa.

Las macetas de Banana Tree.

Billy Angel Cake Company

La cadena de pastelerías Billy Angel está bastante presente en varios barrios de Seúl. Nuestra favorita es la de Gangnam, en tanto que está en una de las paralelas próximas a la gran avenida de tiendas. Con una decoración barroca en tonos blancos y plateados, la estrella es la tarta Rainbow, que consiste en una sucesión de pancakes muy muy muy finos, con rellenos que forman un arcoiris.

¿Dónde? 619-15 Teheran-ro 1. Yeoksam. Metro: Gangnam.

La tarta arcoiris de Billy Angel.

The Dalda

Este pequeño café a las faldas del Parque Nacional de Bukhansan es uno de los exponentes de lo que es el cuquismo coreano, con presentaciones en las que ositos juegan dentro de nuestra taza de latte. Los maxicafes parecen de dibujos animados y se pueden acompañar de tartas creativas, así como de diferentes tés. Cuesta un poco llegar, por lo que lo mejor es ir en taxi. Los precios están en la media coreana, alrededor de 6 € la merienda.

¿Dónde? 296-33 Insubong-ro 72-gil. Gangbuk. Metro: Suyu (pero no hay ninguno cerca).

Los cafés con ositos de The Dalda.

Viva Salon

Es imposible resistirse a hacer una docena de fotos mínimo en el Viva Salon, una cafetería en el distrito de Pangyo (llamado a ser el Silicon Valley de Corea), en Seognam, a apenas 20 minutos en metro de Seúl. Sus batidos con caras de personajes de Barrio Sésamo o de Toy Story son famosos y, encima, están ricos. Toda la decoración en la cafetería gira en torno a los dibujos animados (y está cerca de la productora de la serie de animación Pororo).

¿Dónde? 514-121 Sampyeong-dong. Bundang (Seognam). Metro: Pangyo.

El monstruo de las galletas en Viva Salon.

Majo & Sady

Con sus propios personajes animados, lo de las cafeterías Majo & Sady es imaginación y un cierto grado de surrealismo alimentario. Cuentan con peluches por todos lados, así como fotomatones y máquinas de juegos, un menú divertido en el que la estrella es una sartén en la que preparan esponjitas con chocolate de fondo y diferentes mermeladas y cremas. Todo un desafío al estómago…

¿Dónde? Gwanghuidong 2-ga. Jung. Metro: Dongdaemun History & Culture Park.

Una sartén muy esponjosa en Majo & Sady.

M Comme Macaron

No hace falta estar en París para disfrutar de deliciosos macarons, aunque al pasar por el tamiz de lo coreano se convierten en simpáticos personajes de series de animación, películas de dibujos o animalitos. Las caras que se pueden llegar a crear en estos dulces parecen ser infinitas y los hay de sabores como el Earl Grey, el té verde o el caramelo, entre otros muchos. Su café está delicioso.

¿Dónde? Nonhyeon-ro 24-gil. Dogok 2. Gangnam. Metro: Maebong.

Macarons con cara en M Comme Macaron.

Onion

Un antiguo taller mecánico se ha reconvertido en una de las cafeterías más hipsters de la ciudad. Se ha mantenido el ambiente industrial, con paredes desnudas y un interiorismo minimalista. Destaca su bollería, con diferentes bizcochos a cuál más irresistible (los azucarados o los de arándanos, nuestros favoritos). Comparada con el resto, es de las más caras, pero sin duda merece la pena (alrededor de 14 € la merienda).

¿Dónde? 8 Achasan-ro. Seongsu. Seongdong. Metro: Seongsu.

Bizcochos azucarados de Onion.

GuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Publicidad