No debes quitarte la ropa interior en público (ni aunque lo diga Christian Grey)

Ni Christian Grey, ni sus cincuenta sombras. No cuela, chato.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

¡Qué daño ha hecho Hollywood a las relaciones de pareja! Y Disney ya ni os cuento. Tras convencernos de que salir con un vampiro es guay (hola Crepúsculo) y de que moldear una vasija de barro junto a tu difunto novio es romántico (hola Ghost, qué miedito), ahora nos quieren hacer creer que quitarse la ropa interior en un restaurante es lo más cuqui-erótico del planeta.

Exacto amiga.

La culpa la tienen los guionistas de Cincuenta sombras más oscuras (que se estrena el próximo 10 de febrero) por haber incluido una escena en la que Christian Grey le pide a Anastasia que se quite las bragas (así, sin tapujos) mientras disfrutan de una agradable cena fuera de casa. Atentas a la jugada.

Vale, muy bien. Visualizada la escena, todas entendemos que el hecho de quitarse la ropa interior en un sitio público puede dar mucho morbo. Y más si tienes enfrente a semejante ser humano. De acuerdo, aceptamos pulpo como animal de compañía. Sin embargo, hay muchos peligros en esta escena de los que nadie te va a hablar. Pero como no queremos que  Hollywood te juegue una mala pasada, he aquí los siete motivos por los que no debes emular a la señorita Anastasia Steele.

1. Será erótico, pero cero higiénico

Exacto. Tú piensa que estás en un lugar donde hay gente comiendo. Entre ellos, tu pareja y tú. Por lo tanto, ¿te parece el mejor sitio para prescindir de tus bragas?

No lo pienses tanto, la respuesta es NO.

Te pongo un ejemplo práctico. Si en vez de en un restaurante, estuvieseis en la carnicería esperando vuestro turno, ¿lo harías? No way, amiga. No way.

2. Estás rodeada de gente

Realizar este acto en plena Puerta del Sol durante las Campanadas sería mucho más íntimo. Es lo que yo llamo el maravilloso ‘efecto multitud’. Cuando hay cientos de personas a tu alrededor es mucho más difícil que alguien se fije en ti. Mientras que si estás en un restaurante, el de al lado estará más pendiente de vuestra conversación que de su langosta.

Sin olvidarnos del mítico camarero pesadito.

3. Puedes hacerte un lío con los tacones

Supongo que quitarse las bragas de encaje pasando por unos tacones de infarto se considerará escena de acción en Hollywood porque sino no lo entiendo. A ver. No solo te quedas sin ropa interior, sino que te la juegas a que se te enganche en tu exquisito y doloroso calzado.

A esto me refiero. Los zapatos, por cierto, son de Jimmy Choo.

En serio, yo creo que a Dakota Johnson le pusieron una doble experta en pasar encaje rozando zapatos. Impresionante e inquietante a partes iguales. Por no comentar la importancia en este caso de no llevar medias. Del contrario, tú gozo en un pozo, amigo Grey.

4. ¿Dónde guardarlas?

¡Ajá! Vale bueno, es verdad que Anastasia lleva un clutch del tamaño de un portaaviones (muy cómodo, por cierto), pero en tu caso… ¿seguro que hay sitio en ese pequeño bolso negro para los pañuelos, el pintalabios, el móvil, la cartera, las llaves de casa y, además, tus bragas?

Mary Poppins solo hay una.

5. ¿Y si no pilláis la parte de atrás del ascensor?

A ver, para hacer lo que quiere Christian debéis estar situados justo al fondo del elevador qué gran sinónimo. Vaya, que tenéis que ser los primeros en subir a él. ¡Pillados! ¿Qué pasa si no lo conseguís al primer intento? ¿Vais a estar pasando turno como si estuvieseis en la cola del supermercado?

Imagina que te tocara con ella. MIEDO.

“Nosotros esperamos al siguiente señora. Es que voy sin bragas y mi novio quiere meterme mano en el ascensor, pero gracias”. ¿En serio? No lo veo claro.

6. Siempre está la típica señora cotilla

Supongamos que todo va como la seda y que os habéis ubicado correctamente en el ascensor. Si hay una mujer que controla los movimientos de Grey en el suyo, ¿crees que en el vuestro no va a estar? ¡Ilusos!

ESA señora.

7. ¿Y si se estropea el ascensor?

Eso en los de Hollywood no pasa, pero en el de tu casa sí. Y muy a menudo, además. Imagínate que te tienen que sacar de él por la parte de arriba y todos los de abajo viendo el percal. No te la juegues.

Sí, Audrey, y no precisamente por algo bueno.

Resumiendo, esta escena de Cincuenta sombras más oscuras es pura ciencia ficción. Mejor no intentar reproducirla, ni bajo la supervisión de un adulto.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram