¿Eran nuestras madres más feministas que nosotras?

11 ejemplos que demuestran que todavía tenemos mucho que aprender de nuestras predecesoras.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Llevamos camisetas con mensajes, leemos artículos sobre igualdad de género y al fin empezamos a no avergonzarnos al afirmar que somos feministas, pero ¿somos tan feministas como creemos? ¿Hemos conseguido dar un paso por delante de las generaciones que nos precedieron?

Lo cierto es que solo por defender la igualdad de género un par de décadas más tarde no significa que estemos por delante de las que lo hicieron a finales del siglo XX. Para demostrarlo, hemos viajado en el tiempo en busca de las mujeres que a través de su estilo, su música o películas hicieron mucho más por su generación que muchas de nosotras. Hablamos de mujeres valientes que pusieron su granito de arena en una época en la que los hombres tenían la hegemonía absoluta.

  • © Getty Images

    Patti Smith

    ¿Feminista y punk? ¡Sí! Parecía incompatible pero ella lo logró. La cantante estadounidense lanzó su primer disco, Horses, con esta carta de presentación: “Cristo murió por los pecados de alguien, pero no por los míos… Mis pecados me pertenecen a mí”. Era 1975 y parecía impensable que una mujer cantase esas palabras sobre un escenario en un mundo aún de hombres. Patti Smith debería ser un referente no solo para las roqueras (sobre todo que ahora están tan de moda las camisetas de sus contemporáneos, Los Ramones), sino para todas las mujeres.

  • © Getty Images

    Jane Birkin

    ¿Has oído hablar del free the nipple? Pues no es nada comparado con lo que esta actriz francesa hizo por sus contemporáneas al protagonizar junto a su marido, Serge Gainsbourg el por aquel entonces polémico Je t´aime moi non plus, posar desnuda y deshacerse del sujetador. Y no podemos dejar de preguntarnos… ¿Si Birkin se desnudó por todas nosotras, qué nos ocurrió para tener que crear un movimiento de liberación del pezón? Está claro que ella fue muy por delante.

  • © Getty Images

    Diane Keaton

    ¡Fuera faldas y vestidos encorsetados! La inolvidable Annie Hall se puso los pantalones en 1977 y desde entonces no se los quitó. A Keaton debió de marcarle su personaje en la cinta de Woody Allen porque nunca llegó a desprenderse de él. Gracias al look dandy más famoso de Hollywood (con permiso de Katharine Hepburn y Marlene Dietrich) tenemos ‘permiso’ para llevar corbatas, trajes de chaqueta masculinos y zapatos Oxford, y que quede de lo más normal… ¡y femenino!

  • © Getty Images

    Bianca Jagger

    Además de por dedicar prácticamente su vida al activismo (tiene su propia fundación), la actriz marcó un antes y un después en la historia al elegir para su boda con el líder de los Rolling Stones una chaqueta blanca masculina, en vez de un clásico vestido de novia en 1972. Y sin embargo… ¿cuántas Biancas Jagger hemos visto en bodas últimamente?

  • © Getty Images

    Diane Von Furstenberg

    La diseñadora no solo inventó uno de los vestidos más famosos de la historia de la moda, sino que con él le dio poder a la mujer. En 1974 creó el wrap dress: favorecedor y cómodo, era (y sigue siendo) una prenda muy fácil para ir a la oficina, precisamente cuando la mujer se empezaba a incorporar al mercado laboral. Así que se convirtió en el símbolo de la mujer independiente.

  • © Getty Images

    Cynthia Rhodes

    Quizás tu nombre no te suene, pero si te decimos que fue Penny Johnson, la compañera de baile de Patrick Swayze antes de que se enamorase de “Baby” en Dirty Dancing, seguro que la recuerdas. Ella protagonizó las primeras escenas en las que se habló del aborto abiertamente en la gran pantalla. “Cuando escribí el guión, el aborto, como el feminismo, era uno de esos temas que la gente pensaba que nunca más sería relevante. Muchas jóvenes creyeron que esas batallas se ganarían”, dijo en una ocasión Eleanor Bergstein, la creadora de la historia. Sucedió en 1987 y, sin embargo, dos décadas después, Juno nos dejó claro que Hollywood volvía a estar en contra del aborto.

  • © Getty Images

    Meg Ryan

    Icono de los noventa, y reina de la comedia romántica… ¡feminista!

    Parece una incongruencia, pero hubo una época en la que las parejas se enamoraban en la gran pantalla en igualdad de condiciones. En Cuando Harry encontró a Sally, Ryan no es una adolescente que guarda una cajita de recortes de vestidos de novia bajo su cama a la espera de su príncipe azul, sino una mujer independiente con un trabajo y un look ‘de hombre’.

  • © Getty Images

    The Spice Girls

    Tan distintas entre sí (cada una representaba a un tipo de mujer) y tan unidas a la hora de transmitir un mensaje: GIRL POWER. Tanto es así que hace un año pasado la organización The Global Goals utilizó Wannabe para poner música a un vídeo en el que reivindicaba los derechos de las mujeres.

    No en vano en la canción las Spice le dejan muy clarito a su pretendiente que primero, las amigas: “If you wanna be my lover, you gotta get with my friends,
    Make it last forever friendship never ends”.

  • © Getty Images

    Magnolias de acero

    Julia Roberts, Dolly Parton, Shirley McLaine… En 1989 nos enseñaron lo que significaba realmente ser una mujer. La cinta cumple todos los ingredientes que debería tener una historia feminista: la trama gira al rededor de más de una mujer, tienen una fuete relación entre ellas y esa relación es mucho más fuerte e importante que la que tienen con los hombres. Si aún no la has visto, ya estás tardando.

  • © Getty Images

    Carrie Fisher

    Leia fue la primera princesa feminista, su madre, Padmé (Natalie Portman), no se aplicó el cuento, y eso que su historia se rodó después. El personaje de Fisher no vivía en un palacio, ni esperaba que la rescatasen. Era fuerte, inteligente e independiente y estaba capacitada para salvar a cualquiera. Gracias a ella, a finales de los setenta creían que nada podía interponerse en su camino. Luego vino Disney y volvimos a esperar a que nuestro príncipe azul nos solucionase la vida.

  • © Getty Images

    Los Cazafantasmas

    Terminamos nuestra lista de grandes ejemplos feministas con cuatro hombres. En 1984 Bill Murray y sus compañeros rompieron los cánones establecidos del machismo cinematográfico de la época. Ser hombre significaba ser fuerte, invencible y carecer de todo tipo de sentimientos, algo más aproximado a los duros de la Chaqueta Metálica que a un grupo de frikis cazadores de seres del más allá. Pero los Cazafantasmas, además inculcaron la amistad y el respeto por las mujeres.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Publicidad