Flashback nostálgico: ¿tú también merendabas con estas series?

¿Te acuerdas?

Por supuesto que los niños de hoy tendrán sus fantasías, recrearán historias con sus muñecos –físicos–, verán la televisión YouTube… Pero seguro que su infancia no mola tanto como la de los que crecimos en los 80 y en los 90, justo antes del auge de las nuevas tecnologías. Cuando al llegar del cole merendabas delante del televisor (nada de tableta) y los protagonistas de las series se repartían tu corazón con las Barbies, los tazos, los go-gos, los cromos de Pokémon, el Tamagotchi, la Game Boy, la Game Boy Color (eso sí que era el futuro), la Nintendo 64 y un largo etcétera de cacharritos (ahora diríamos gadgets) que marcaron nuestros primeros años de vida. Esos en los que el ocio con permiso suponía poder ver la televisión y aficionarte a las series de tu infancia, no jugar a una app en el iPad.

Aunque ahora puedas vivir cómodamente sin una, entonces amabas la televisión… y lo sabes.

Los niños de los 80-90, una vez sentados en el sofá –mando de la televisión en mano–, podíamos cambiar de canal entre el maravilloso abanico de cinco opciones (¡seis si eras afortunado y tenías Canal +!), y ver nuestras series preferidas, que eran, básicamente, las únicas que había.

¿Las mejores sesiones de tele? Las de La 2 cuando llegabas del colegio y merendabas o las de Antena 3 los sábados por la mañana desayunando. Eso sí, no existía el concepto on demand, por lo que te sentabas y te tragabas lo que hubiera, anuncios incluidos. Por aquel entonces, esas eran nuestras limitaciones: si te perdías algo, te lo perdías, y si querías ver otra cosa, no podías. Así de simple y así de inverosímil para un niño de 7 años de hoy en día que ve sus dibujos animados en Netflix o HBO.

Y, ¿cómo disfrutábamos antaño con las aventuras de Punky Brewster, Los Fruittis o Willy Fog? Probablemente no te acuerdes del argumento en concreto, pero sí de lo que sentías cada vez que bebías tu Cola Cao (probablemente en tu Bati Cao del verano) mientras las veías. ¿Qué series te vienen a la mente cuando piensas en tu infancia?

Hemos hecho una recopilación de algunas de las más míticas y hemos rescatado la sintonía de cada una para que revivas los mejores momentos de entonces. ¿Te acuerdas del argumento de todas? Atención con el desarrollo de cada una, ¡porque hay algunas historias con las que te sorprenderás!

¿Cuáles eran tus series preferidas?

LOS FRUITTIS

Se desarrolla en una isla cuyo volcán empieza a sacudirse y, los habitantes, que son frutas, vegetales, legumbres y plantas (#top), deciden buscar otro volcán donde vivir (porque es ahí donde vive esta especie, como su canción indica). Los aventureros Gazpacho, Mochilo, Pincho y, más tarde, la niña Kumba, viven muchas experiencias límite en busca de esa nueva zona para asentar la aldea. Sí, por aquí nosotros pensábamos que eran capítulos al azar, pero ese era su verdadero propósito. ¿Todavía te sabes la canción entera?

 

WILLY FOG, LA VUELTA AL MUNDO EN 80 DÍAS

Basada en la popular historia de Julio Verne, Willy (que en la serie era un león-humano) tenía que dar la vuelta al globo terráqueo en menos de ese tiempo. ¿El objetivo? Ganar una apuesta en la que se había jugado la mitad de su fortuna para demostrar que sí se podía llevar a cabo la hazaña. Probablemente no entendías muy bien por qué tardaba tanto en dar la vuelta al mundo, si cogiendo varios aviones ya se podía, ¿no?, pero lo que no sabías es que la historia estaba ambientada en el año 1872 y todavía no existía ese medio de transporte.

 

DAVID EL GNOMO

Seguro que al leer el título ya se te ha pegado la canción. ¿Te acuerdas de qué iba exactamente la serie? David era un gnomo que vivía en el bosque con su mujer Lisa y sus dos hijos. Los gnomos eran una especie cuyo objetivo era casarse y procrear. Vivían hasta los 400 años y eran 7 veces más fuertes que un humano. En la serie, el protagonista David tenía que cumplir misiones mientras Lisa se quedaba en casa haciendo las tareas domésticas, una serie con referencias muy machistas en la mayoría de los capítulos, dicho sea de paso.

 

PUNKY BREWSTER

Probablemente fue la primera serie «de personas» que te interesó. Una niña de 7 años que es abandonada por sus padres y que es acogida por Henry, un señor cascarrabias que acaba queriéndola como si fuera su hija. Punky vive junto a sus amigos Cherie, Margaux y Allen aventuras de todo tipo, acompañados de Brandon, su perrito. La serie tiene muchos diálogos que van dirigidos a los adultos, pero probablemente a ti lo único que te fascinaba era el alocado sentido de la moda de Punky (y más aún su casa en el árbol) y te ponías los calcetines de colores diferentes por ella.

 

CARMEN SAN DIEGO

Esta serie contaba la historia de dos chicos que perseguían a la villana Carmen Sandiego por todo el mundo para condenarla por los crímenes que cometía. La serie se realizó con el objetivo de enseñar geografía, historia, matemáticas e inglés. Y tú sin enterarte de que estabas aprendiendo más que en el cole gracias a esta maravillosa mujer de gabardina y sombrero rojo. ¿Nostalgia? Tranquila, Netflix al rescate: acaba de confirmar que en 2019 lanzará una nueva serie inspirada en el personaje. ¡Qué ganas!

 

LOS DIMINUTOS

¿Te imaginabas que existían de verdad hasta el punto de mirar fijamente las rejillas de tu casa? Te entendemos. Los diminutos eran personajes medio animales-medio humanos que vivían bajo tierra y que aparecían por las alcantarillas, las rejillas de las casas… El humano Kike era el único que sabía de la existencia de estos seres y el profesor Cepo era el «malo» que intentaba descubrirlos, pero nunca lo conseguía.

 

PEPPER ANN

¡Otra serie que asociamos enseguida con la canción de la intro! Pepper Ann es una adolescente que, básicamente, es un desastre, impuntual y saca malas notas, pero es creativa, valiente y muy amiga de sus dos únicos amigos. En Pepper Ann se muestran muchos aspectos sobre la amistad, la superación y enseña a los niños que ser diferente es genial.

 

BEVERLY HILLS

¿Te acuerdas de esta serie? Inspirada en la vida de los más ricos de California y dirigida a un público infantil, los protagonistas eran todos adolescentes que vivían en mansiones, tenían limusinas y yates e iban a un colegio privado y exclusivo de Beverly Hills. ¿Quién no quería tener el pelo de Bianca y el vestidor de Larke?

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram