Guía práctica para deshacerse de los moscones

10 frases inteligentes para desarmarlos a todos y salir airosa

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

No hace falta irse al campo para ser molestada por los moscones. A veces, de hecho, no tienes ni que salir a la calle. Bien lo sabes tú, que prefieres el afterwork con las chicas y dejar caer alguna mirada perversa de vez en cuando a algún chico guapo en un bar de moda que irte de excursión a la montaña. Pero incluso las más recatadas necesitamos de vez en cuando romper con la rutina y quemar la noche. Es ahí  cuando salen todos los moscones de su refugio para zumbar alrededor del grupo de amigas. 

61235_moscones

 

Hablamos de aquellos individuos que atacan sin cesar a su presa femenina hasta que cae tras acoso y derribo. Pico y pala, que le llaman. Lo peor es que librarse de ellos no es tarea fácil. Estos moscones son incansables y en la mayoría de las ocasiones no se apartarán de tu lado en toda la noche por muchos manotazos que les lances en forma de batallón de amigas defensoras que intentarán actuar de parapeto para espantarlo.

Pero tranquila, que existe un arma capaz de desarmarlos definitivamente. Lo primero que debes saber es que con ellos no funcionan las sutilezas, pero tampoco deberás prestarte a la vulgaridad y el estruendo de los malos modales porque eres una chica Grazia. Para que sepas qué hacer en estas situaciones, aquí te regalamos una guía práctica para deshacerse de los moscones sin perder el estilo. Diez frases inteligentes e infalibles que servirán para despistar a tan insistentes sujetos. 

LO QUE DIGO: Un momento, que voy a decirle unas cosas a mis amigas que están allí y ahora vuelvo.
LO QUE PIENSO: No vuelvo ni muerta.
Estrategia fácil y rápida. Si te ves acosada, regresa junto a tus amigas y, una vez reunidas, cambiad de localización dentro del local para que no os encuentren.

blancabrona_vengahastaluego

 

LO QUE DIGO: Perdona, pero tengo que ir al baño, ahora vuelvo.
LO QUE PIENSO: No vuelvo ni muerta (bis).
Estrategia complementaria a la anterior. Un hombre nunca dudará de las necesidades de una mujer a la hora de ir al excusado ni le preguntará por qué lo hace. Librarse será fácil y convincente.

tumblr_mlrtnraEwb1r317bvo1_500

 

LO QUE DIGO: Estamos en una noche solo de chicas, hemos dejado a los novios en casa.
LO QUE PIENSO: Dile a tus amigos que nos dejen en paz.
Para la mayoría de hombres ésta resulta una excusa más que aceptable para dejar el acoso y derribo. Si ningún individuo del grupo masculino tiene posibilidad de ataque con ninguna de las integrantes del femenino, la contienda habrá terminado. Si no es así, prueba con la siguiente frase.

go-home

 

LO QUE DIGO: Perdona, me tengo que ir que mi amiga está fatal y me la llevo a casa.
LO QUE PIENSO: Es el momento de hacer la cobra a este pesado.
La amiga parachoques que sirve para todo. No es estrictamente necesario que tu acompañante “esté fatal”, simplemente parecerlo. Una interpretación digna de Oscar por parte de Miss Parachoques y listo. La amistad femenina está por encima de todas las cosas.

tumblr_inline_nde765gQGW1rwjrx3

 

LO QUE DIGO: Nou entiendou.
LO QUE PIENSO: Es el momento de hacerse la sueca.
Estrategia por excelencia ante moscones persistentes. Basta con forzar un poco el acento y chapurrear cuatro palabras en la lengua de Shakespeare. Una vez terminado el discurso, gírate y vuelve a lo tuyo. El chico se quedará clavado pensando y sin entender nada. No busca una noche difícil.

pocahontas

LO QUE DIGO: ¿Si seguimos hablando me invitas a una copa?
LO QUE PIENSO: Estrategia bomba de humo activada.
Soltar esta frase significa que, si el chico muestra cualquier ápice de interés, se dirigirá a la barra mientras la señorita (tú) espera a ser complacida. Justo en ese momento es en el que correrás cual gacela entre la gente y desaparecerás entre el gentío.

syoyut

 

LO QUE DIGO Ni estudio ni trabajo ni estoy sola, ¿alguna pregunta más?
LO QUE PIENSO: Rapidito, que tengo prisa.
Los clásicos nunca fallan y los hombres se sienten seguros ante lo que siempre ha funcionado. El “¿Estudias o trabajas?” puede resultar gracioso si quien te lo dice es un Adonis, pero no si es un plomo de los que no se despegan en la inmensidad de la noche. En cuanto espete el primer “guapa”, corta con tu frase, esfuma sus posibilidades de continuar la conversación y a otra cosa, mariposa. No hay nada como la “autoridad femenina” para imponer a un hombre y dejarlo clavado en la barra.

move-in-with-mom2

 

LO QUE DIGO: ¿Ves a ese de allí? Es mi novio.
LO QUE PIENSO: Contigo no,bicho.
Señala aleatoriamente y listo. Cuando el atacante se quiera girar, el bullicio de gente le habrá despistado. Si “tu novio” está en el mismo local, pocas posibilidades existen de que otro espécimen masculino inicie maniobra de ataque. No buscan problemas.

tumblr_lt77wxGe4W1qdlkgg

 

LO QUE DIGO: Ya he cenado en casa, gracias.
LO QUE PIENSO: Contigo no, bichho (bis).
Frase preparada para las últimas horas de la noche en las que la mayoría de hombres busca a discreción alguna fémina con la que salir del local. Poco importan las reglas llegados a este punto, ellos tienen un objetivo, por lo que los ataques para que acabes con alguno en la cama se extremarán. Deberás estar preparada.

Shut_up_mean_girls_regina_george_whatever_go_away_damn_leave_bye

 

LO QUE DIGO: Venga, voy a por el abrigo y nos vamos.
LO QUE PIENSO: Yo me piro de aquí.
Por si no ha funcionado todo lo demás, avisa a tus amigas, id al ropero a retirar vuestras pertenencias y escapad de allí como alma que lleva el diablo. ¿Y si el chico nos acompaña porque él también tiene cosas guardadas? Un hombre nunca deja cosas en el ropero, ¡por el amor de Dios!

large
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram