Maratón de series con amigos (y sin engordar)

Expertos en nutrición nos dan las claves para organizar cenas seriéfilas en casa sin necesidad de recurrir a los platos y alimentos hipercalóricos de siempre.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lunes. Has tenido un día horrible en la oficina y, por fin sales de allí -por suerte ya estamos en ese momento del año en el que no anochece hasta casi las nueve-. Sin embargo, no tomas el camino a casa, sino que corres directamente al súper porque tienes la nevera completamente vacía y hoy tienes invitados. Ayer se estrenó la nueva temporada de Juego de Tronos y, desde la primera, no perdonas el ver cada capítulo con tus amigos. Solo desde tu sofá King’s Landing toma el protagonismo que verdaderamente merece…

A lo que íbamos: casi sin pensar, agarras una cesta y, con el mismo movimiento mecánico, la llenas de patatas fritas, una tortilla de patatas prefabricada en plástico, algunos frutos secos, un par de tarrinas de paté y su correspondiente cajita de tostas, así como un par de botellas de vino. ¡Ah, sí! De postre, bombones chocolate y mini helados; bueno, y algunas golosinas, por si entra gusa en los momentos de mayor tensión (Tyrion, no nos hagas sufrir, haz el favor).

© The Big Bang Theory
¿Tus cenas con amigos para ver Juego de tronos se parecen a esto? © The Big Bang Theory

Casi sin pensarlo (y en menos de cinco minutos), no has elegido ni un solo alimento saludable para la cena. Y no es un caso particular, porque es prácticamente el menú que solemos servir a los amigos cuando no hay tiempo o ganas para remangarse y ponerse el delantal. Entre todos comeréis, de una sentada, más calorías de las que necesitáis para todo el día… y prácticamente a base de grasas, azúcares e hidratos. Yu-hu.

Maratón de series sin engordar


¿Es posible el mismo plan con productos más saludables? Según los expertos, es bastante sencillo.
“Lo primero que hay que hacer es evitar el pan y las salsas, que son alimentos que, además, provocan ganas de seguir comiendo constantemente”, explica la nutricionista Paula Rojas. “Podemos elegir un tapeo a base de verduras, quesos bajos en grasa, embutidos magros y pescados. No estamos a dieta y no hay que convertir la cena en una, pero sí elegir con cuidado y poner raciones con mesura”.

© Fotograma de'Juno'.
© Fotograma de’Juno’.

Entre los platos que aconseja se encuentran las cazuelitas de revueltos de setas, los espárragos (blancos directamente de la lata o verdes, a la plancha sin aceite y con una pizca de sal gorda), los pimientos asados, los mejillones al vapor, el atún al natural o la clásica ensalada de tomate con mozzarella (o queso fresco 0%, si lo queremos aún más sano).

Una de las pegas habituales es que, si no ponemos las clásicas fuentes de patatas y otros fritos, “no es lo mismo”. Sin embargo, con esta actitud, también ponemos el foco donde no debemos. “Se trata de ir más allá de lo gastronómico. Lo importante es la actividad social, charlar y disfrutar de nuestros amigos”, afirma la doctora Mirta Herrero.

Maratón de series sin engordar


Rápidas y fáciles de preparar: brochetas.

Si hay tiempo y se es cocinillas, una idea que aportan diferentes nutricionistas para disfrutar con amigos en casa es apostar por las brochetas, tanto saladas como dulces. En el primer caso, se pueden hacer con verduras y carnes sin grasa. El truco es conseguir cortarlas en cubos para que luego, en la fuente, quede armónico. Así, berenjenas, calabacines, calabaza, nabos, brócoli, coles de bruselas… todo lo que tenga consistencia es potencialmente ensartable en el palo. Se pueden servir crudas o cocinadas a la plancha o al vapor, teniendo cuidado de que estén bien hechas.

No hace falta ser vegetariano. Los amantes de la carne pueden hacerlas con trozos de pechuga de pollo, de salmón fresco o bacalao o los clásicos palitos de surimi, que apenas contienen 12 calorías cada uno (unos 15 gramos aprox.).

En el caso de las brochetas dulces, no hay que complicarse mucho, porque es tan sencillo como las clásicas de frutas cortadas. Eso sí, hay que tener cuidado de elegir frutas que no sean excesivamente grasas.

© Cordon Press
© Cordon Press

Bebidas light.
En cuanto a apagar la sed, es cierto que el vino tiene muchas propiedades beneficiosas, pero la falta de calorías no es una de ellas. Si sois amantes de empinar el codo de los que toman varias copas, estaréis multiplicando las 80 calorías de un vaso de tinto por las veces que lo rellenéis (en el caso de la cerveza, algo más de la mitad). “Aquí la medida es importante, porque no es mismo un vaso que cuatro. Otra cosa es una bebida de mayor graduación como el whisky o la ginebra, que son muy calóricos ya en la primera copa”, explica Valeria Castagna, nutricionista de la Clínica Ravenna de Madrid. Ella recomienda las bebidas light, ya que “no aportan prácticamente nada de calorías”.

“Ya, pero es que sin un mojito o un daiquiri en mano, Invernalia no es lo mismo”, dirá más de uno. Si se trata de un tema de sabor y no de beber alcohol sin más, también es salvable sin riesgo a engordar. ¿Cómo? Con saborizantes de coctelería. Están poco explotados en España, pero hay firmas como Crystal Light que permiten, a base de polvos tipo Tang, convertir una jarra de agua en mojito sin alcohol (cinco calorías por vaso), en una caipirinha o en un daiquiri de fresa. ¿Otra opción sencilla? Ahora que se acerca el calor, una jarra de té helado.

Maratón de series sin engordar

No tengo tiempo. 
Si sois de los que llegáis siempre con el tiempo en los talones y lo último que os apetece es cocinar algo o preparar platos con tapeo, lo más probable es que vuestras reuniones frente al televisor estén llenas de pizzas o comida asiática. Afortunadamente, la comida a domicilio también está cambiando hacia lo saludable.

En Las Rozas (Madrid), por ejemplo, la firma Cuatro Asteriscos, crea previo encargo comidas hipocalóricas. Son capaces de hacer minipizzas con menos de 150 calorías por ración. Su secreto es la modificación de la masa, que está hecha a base de requesón. E incluso se les puede pedir postres como el tiramisú o la tarta cheesecake de naranja, que en su caso no llega a las 75 calorías por porción y al gusto apenas se nota diferencia con las tartas tradicionales.

Vaya, que opciones no faltan. ¿Preparados para la nueva temporada (alimenticia)?

Maratón de series sin engordar
Igual con tanta pizza acabáis viendo a Khaleesi así…

Y además… recetas para cenas de picoteo en casa con amigos. 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram