Misoginia interiorizada: ¿somos nuestro peor enemigo?

En el Día de la Mujer nos preguntamos: '¿Por qué la mujer ha sido la mala de la película desde que le puso una manzana en la boca a Adán?'.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone
  • “Siempre me he llevado mejor con los chicos. Son más nobles, no montan dramas”.
  • “Mira cómo se viste, ¡¿así cómo la van a respetar?!”.
  • “Esa z*rra me robó a mi ex, lo persiguió hasta quitármelo”.

¿Te suena? Seguro que sí, porque muchas hemos dicho algo parecido en algún momento de nuestra vida. Seguramente hayas sentido al resto de mujeres como ‘la competencia’ y te hayas acostumbrado a pelear por ese valiosísimo premio que es la atención de los hombres. O a lo mejor te dijeron que ‘no eres como las demás’, ese adorable piropo que deja claro que ser una chica es ser algo malo pero que gracias a Dios, tú, por encima del resto, te salvas.

Sea como sea el caso, seguramente hayas odiado a un montón de mujeres en tu vida. Por ser más guapas, listas, estilosas, tener mejores trabajos, novios más guapos o el mismo objetivo romántico que tú. Ya habrás oído –o incluso pronunciado- eso de que las mujeres somos malvadas entre nosotras. Quizá hasta te hayan dicho que es parte de nuestra naturaleza y que está en nuestros genes. Quizá hasta te lo hayas creído. Pero no tiene por qué ser así.

Todo esto tiene un nombre: misoginia interiorizada. Y una causa: la sociedad en la que nos ha tocado vivir. Patriarcado somos todas, pero tranquila. Tú también puedes dejar de odiar al resto de mujeres y vivir en paz de una vez.

Filosofía Taylor Swift: ¿por qué no ensalzar el amor y admiración por las mujeres que te rodean en lugar de machacarlas innecesariamente? © Cordon Press
Filosofía Taylor Swift: ¿por qué no ensalzar el amor y admiración por las mujeres que te rodean en lugar de machacarlas innecesariamente? © Cordon Press

¿QUÉ ES LA MISOGINIA INTERIORIZADA?

La misoginia es el odio o desprecio flagrante hacia la mujer y todo lo relacionado con ella. Según el sociólogo Allan G. Johnson es “la actitud cultural de odio hacia las mujeres por el hecho de ser mujeres”. Esto conlleva desconfianza y un sistema de creencias con prejuicios arraigados contra lo femenino. De este modo, la misoginia interiorizada se definiría como la creencia involuntaria, por parte de mujeres o niñas, de que los estereotipos y mitos dañinos en torno a su condición, generados en una sociedad sexista como la nuestra, son verdaderos. El lobo educando a las ovejas para que se vigilen entre sí cuando él no esté. O, lo que es lo mismo, oprimidos ejerciendo su propia opresión entre sí.

Esto quiere decir que nos hemos creído, en mayor o menor medida, cosas como que las mujeres somos manipuladoras, débiles, tontas, sin carácter o con demasiado, irracionales, enfermizamente ambiciosas y sin capacidad de liderazgo. Y que actuamos en consecuencia. Por supuesto, todo esto nunca apareció en ningún libro de Naturales o Conocimiento del Medio, lo aprendimos socializando, en nuestro día a día, en conversaciones entre amigas, en la televisión, en los libros, en los programas de telerrealidad. Toda una cultura aprendida sin querer, formando nuestra personalidad y moldeando nuestra forma de pensar y actuar para hacernos mucho más infelices.

¿Por qué nos hemos creído que las mujeres tenemos que luchar entre nosotras? © Fotograma de 'Misión Imposible: Protocolo Fantasma' (2011).
¿Por qué nos hemos creído que las mujeres tenemos que luchar entre nosotras? © Fotograma de ‘Misión Imposible: Protocolo Fantasma’ (2011).

En una sociedad patriarcal como la nuestra, todo lo relacionado con la feminidad es malo, absurdo, inútil o, desde luego, menos valioso que lo masculino, que es a su vez lo considerado ‘neutro’. Pero no te engañes, neutra es la lejía, no la subjetividad del hombre. La mujer ha sido la mala de la película desde el día en que Eva le puso la manzana en la boca a Adán con una mano y una pistola en la cabeza con la otra –sin duda debió de ser así- para obligarle a morder y a pecar.

Y, mientras tanto, ajenos a todo esto, están ellos. Dejándose querer, decidiendo si somos dignos interlocutores, pensando que son el centro de nuestro universo y que absolutamente todo lo que hacemos es para llamar su atención. Premiándote o castigándote según convenga, para que te portes bien y no te saltes unas reglas que les convienen. Y, aunque ellos también pueden sufrir las consecuencias de todo este tinglado, tú, sin saberlo, les estás poniendo el juego fácil rebelándote contra quienes sufren lo mismo que tú en lugar de hacerlo contra las ideas que te llevan a esa enemistad contraproducente para con tus iguales.

La mujer ha sido la mala de la película desde el día en que Eva le puso la manzana en la boca a Adán.

Al igual que hace la misoginia a secas, la misoginia interiorizada trata de ganar status ante los hombres haciendo de menos al resto de mujeres y ridiculizando a quien se muestra más insegura que tú. Lo que haga falta para quitarse “rivales” de enmedio y culpar a la víctima. Sin piedad.

Así, hemos odiado a la nueva compañera de trabajo, a la exnovia de tu novio, a la novia de tu ex, a la nueva novia de tu amigo que sin duda quiere separarte de él y el etcétera es tan largo como la carta de Navidad de North West. Y nosotras creyéndonos tan modernas y de vuelta de todo por haber vivido en tiempos de la depilación definitiva… Insensatas.

"Hemos odiado a
“La exnovia de tu novio, la novia de tu ex, la nueva amiga de tu mejor amigo…”

¿CÓMO COMBATIRLA?

Recapitulando: de una mujer, socialmente, se espera que sea divertida pero sin ser una loca despreocupada; que disfrute del sexo pero sin llegar a los niveles por los que a un hombre se le tacharía de héroe; que se cuide pero no demasiado o será tonta y superficial… Y todo ello siendo siempre la mejor de todas y luchando con uñas y dientes contra el resto por conseguir mantenerse dónde está. Nos condenan a toda una vida de sacrificio que se nos va odiándonos y anhelando una perfección que nunca llega.

¿Te imaginas lo que habría sido tu vida si todo ese tiempo lo hubieras invertido en hacerte amiga de las mujeres a las que se suponía que tenías que detestar? Quizá habrías tenido un par de romances menos, pero tendrías una pandilla invencible (hey, Taylor). Se trata de cambiar los corrillos de critiqueo por fiestas de pijamas. ¡Otro mundo es posible!

© Cordon Press
© Cordon Press

Y es que hemos aprendido que llamar “guarras”, “putas” o “zorras” a otras mujeres no solo está justificado por la realidad sino que, además, es socialmente aceptable. Nos han vendido una quimera de respeto masculino, una cima a la que solo llegarán las mejores; es decir, las que destrocen al resto de competidoras. Un neoliberalismo emocional brutal y sin escrúpulos que, por nuestro bien, deberíamos sacarnos de la cabeza a la voz de ya.

© Fotograma de Kill Bill
© Fotograma de ‘Kill Bill Vol. I’ (2003).

¿POR DÓNDE EMPEZAR?

Lo primero, por una misma. Todo esto lo hemos aprendido y lo podemos desaprender. Piensa en las mujeres como tus compañeras de fatigas, como amigas potenciales, no como enemigas de facto. ¿Cuál es ese premio por el que tanto peleamos? ¿El respeto de quien nos respeta tan poco que disfruta enfrentándonos? ¿El amor de alguien que quiere ver cómo te arrastras por el fango para “conseguirle”? Piénsalo. La vida no es una competición. Nadie va a darnos una medalla ni cruzaremos ninguna línea de meta. Quererse y aceptarse es el primer paso para empatizar con el resto y poder dejar de odiar por inseguridad. Somos mujeres. Sí, como el resto. Porque eso no tiene por qué ser algo malo. Quiérete para querer. Al fin y al cabo, la autoestima de una mujer no deja de ser algo tremendamente revolucionario.

¡Amén a eso!
¡Amén a eso!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Grazia Tv

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

¿Alguna vez has tenido que salir despavorida en mitad de la noche y te has arrepentido hasta la saciedad de haberte ido a la cama sin desmaquillar? Tranquila, a todas nos ha pasado. Eso sí, que se vuelva a repetir ya es suspenso de por vida en la era influencer. Dormir con estilo no solo es necesario para sentirte bien contigo misma (y evitar sustos), sino también vital para despertar radiante y lista para comerte el mundo.

via GIPHY

Empecemos con lo más importante: dormir con estilo. Olvídate de esos pantalones viejos del gimnasio y la camiseta de tu ex para rendirte en los brazos de Morfeo. Tu reposo también merece algo especial. Está comprobado que quien se acuesta sintiéndose preciosa, descansará más y mejor. Si bien no necesitas un armario repleto de pijamas de seda y camisones de encaje, tener alguna opción que, además de cómoda, tenga un diseño digno para acompañarte en tus horas de sueño, será más que suficiente.

Para los días de diario, te recomendamos que elijas pijamas en colores neutros y telas suaves que, además de cumplir con su función de sleepwear, te ayuden a conciliar el sueño con mayor facilidad y mejorar la calidad de tu descanso.

Los de la marca española TCN tienen una excelente calidad y, según afirman, se esmeran muchísimo para que la experiencia de llevarlo sea excepcional. Para lograr su cometido, el equipo de diseño de TCN elabora estructuras holgadas y el equipo de producto selecciona los mejores proveedores de telas y materiales para que lograr un pijama femenino que te haga flotar.

 

Desmaquillarte y practicar una rutina de belleza para cuidar tu pelo y tu piel también es un paso indispensable para dormir bien. Además, por la noche es cuando las células se regeneran y tu rostro absorbe mejor los tratamientos.

via GIPHY

Para desmaquillarte te recomendamos los productos de la línea Take the Day Off de Clinique; remueven el maquillaje en minutos. Después de limpiar tu piel, continúa con un tónico, suero y crema de acuerdo a tus necesidades. Recuerda siempre que por cada día que no te desmaquilles, ¡envejeces siete!

Resultado de imagen para take the day off de clinique

Para que tu pelo crezca más rápido y se mantenga sano, aplica un aceite para el pelo y  haz una trenza antes de dormirte, así evitarás que se maltrate con el roce de la almohada. ¡Nos encanta el de Moroccan Oil!

 

Resultado de imagen para moroccan oil aceiteLa aromaterapia te permitirá relajarte y dormir con una sensación de bienestar, escoge tu aroma favorito y usa un ambientador para que tu habitación tenga un olor especial que te permita tener dulces sueños.

Foto: Grosby Group / Cortesía

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

La rutina perfecta para un descanso de película

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram