Tabernas del viejo Madrid

15 paradas históricas para disfrutar de un chato, una caña bien tirada o un vermú con sabor añejo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Hay clásicos… y clásicos. Y cuando nos referimos a bares, los clásicos de toda la vida se llaman tabernas. Y a las tabernas clásicas de Madrid además se les adjunta el calificativo de tradicionales. Dentro de estas las hay hasta centenarias, que para eso Madrid presume de la ¿la más? extensa tradición ‘barítima’.

Naveguemos pues por hasta 15 de aquellas que, con toda su historia, siguen dando la bienvenida a cualesquiera que simple y sencillamente guste de tomarse un chato de vino, una caña bien tirada o un vermú con sabor añejo… Ejem: añejo en el ambiente, que no en la bebida. Y el orden de estos factores no altera el gusto.

  • Casa del Abuelo, El Anciano rey de los vinos y El as de los vinos

    Con ‘los yayos’ hemos topado. Siempre nos hemos hecho un lío, y eso que llevamos cierto tiempo de tascas por Madrid. ¿Nos crees? Te ofrecemos 3en1 por graziosaCasa del Abuelo (Victoria, 12. M: Sol), El Anciano rey de los vinos (Bailén, 19. M: Ópera) y El as de los vinos/La casa de las torrijas (Paz, 4. M: Sol) confunden a cualquiera.

    Primero, por manutención nominativa y tradición, es decir, por mantener el sabor, aire, ambiente, espíritu de lo que ERA una taberna madrileña. Después, porque abundan los sinónimos. Sea como sea, y por experiencias, nos quedamos con la última: la primera está colonizada por el pintoresquismo de la zona (ese tras-Sol-a-Huertas tan caro). La segunda ídem de ídem (Palacio Real puro, y su terraza solicitadísima por turistas, ¡y sus precios!).

    Así que la tercera nos conquista por sus proximidades (inmejorable localización en plena Puerta del Sol pero escondida en un recoveco sólo digno de turistas sin prisa, es decir, viajer@s) y triste historia: además de que tapiaron el Teatro Albéniz, es una escisión del ‘abuelo de Bailén’, aunque no hemos querido indagar (lo hicimos, pero aventúrate tú) en la llaga de quién y cómo dejó a quién tras una historia que data de 1907. Y además, por qué no decirlo, nos encanta que si preguntas… no esperes un trato amable, ni una sonrisa si te carcajeas estentóreamente. Como decíamos antes, “puro Madrid sin tonterías”.

  • Antonio Sánchez

    Es, según reza ella misma, “la taberna sin reformar más antigua de Madrid”, y aquí sigue el imprescindible mostrador de madera y estaño y hasta las cabezas de toro que la adornan datan de comienzos del siglo pasado. Nombrada ya allá por 1830, siempre ha tenido torero por dueño, o como es el caso hoy, aficionados al toreo. La verás en todos los libros sobre tabernas de la ciudad.

    La animaron en su día las tertulias del pintor Zuloaga, las de Baroja, Sorolla y Julio Camba. Es silenciosa como pocas y con la habitual casa de comidas al fondo, pero no intimida para entrar solo a tomar algo, porque el zaguán y esa barra de zinc imprescindible son lo que importa.

    Consejos de Grazia: cuidado al bajar al baño. Y antes de ir, vuelve a mirar La flor de mi secreto de Almodóvar, que no es de las peores.

    Dirección: Mesón de Paredes, 13. M: Tirso de Molina

    Más información en su web.

  • Casa Dani y Almacén de Vinos Casa Gerardo

    Dani senior fue uno de los taberneros más famosos de Madrid por tirar a ojo los chatos de vino de Valdepeñas en vasos contiguos exactamente en la misma medida de líquido. Ahora parece que no, pero en su día fue importantísimo. Su hijo lo hace similar y mucha parte de su buen rollo es que su clientela sigue siendo gente del barrio ‘& friends’.

    Aparte de que la taberna data del 1875. Conserva una máquina registradora con un máximo de seis pesetas y encima diez números más allá (68 metros ‘avanti’), seguro que seguirás la ronda en el Almacén de Vinos Casa Gerardo (Calatrava 21), con el mismo sabor a barrio y el mismo buen ambiente y decorado. Ésta te la dejamos para que nos la comentes y nos digas si eres capaz de elegir entre ambas.

    Dirección: Calatrava, 11. M: La Latina/Puerta de Toledo.

  • Taberna Ángel Sierra

    Vamos a salir un rato del barrio, aunque no mucho (y además volveremos en el 2.0 de este post… si te quedas, que aún nos queda comentarte el porqué de la calle Tabernillas, por ejemplo). Lo malo/bueno es que nos adentramos en otro… que tal baila.

    Chueca es un luchar por tu hueco hoy día. Por algo sale bien posicionado en toooooooooooodas las guías gayfriendly del mundo. ¡Y con orgullo (gay), conste! Ángel Sierra se mantiene hierático y erecto en el mejor lugar de la plaza. Y su local es digno de primeros puestos en cualquier ranking ‘tabernil’. Entrar en su amplísimo y oscuro salón es guarecerse de estridencias. Otro gallito te cantará en la zona de bar propiamente dicha, y eso que grande es desde 1908. Pero como aquí sabemos de lo que hablamos, te chivamos otro consejo grazioso: hay una puerta lateral. Y tampoco administra web. Hay que ir. Y pedirse un vermú de grifo. Por cierto, si has remirado La flor de mi secreto para ir a Antonio Sánchez, acuérdate de Ángel Sierra también.

    Dirección: Gravina, 11. Plaza de Chueca. M: Chueca.

  • Casa Camacho

    Ooootra de esas casi centenarias (abrió en 1929) que nos guardaríamos para nosotras… de no haberse convertido el otrora barrio de Maravillas en lo que ha llegado a ser: Malasaña (ver punto 3 de este artículo). Muchos lo colocarían (y nosotras hemos estado tentadas hasta el final) en la ‘lista 2.0’ que vendrá en Grazia.es, pero Casa Camacho es tan tradicional y moderno a la vez que a la misma vez aparece en los libros antiguos (‘las sagradas escrituras’) y en ‘losimprescindibles.com’ de cualquier guía hipster online.

    Su especialidad son los yayos (no, no más abuelos: esto es vermú, ginebra y gaseosa) de beber… y la clientela más post-algo… a la que da gusto ver la cara cuando se enteran de dónde está el WC. Como aquí os queremos, os chivamos otro graziaConsejo (y van…): hay que doblar el espinazo y pasar bajo la barra, esa barra de zinc y agua de las que quedan pocas. Ah, y ojo a los carteles: “Prohibido cantar y bailar”. No te importará: apenas tendrás espacio para empinar el codo.

    Dirección: Calle San Andrés, 4. Tribunal/Noviciado.

  • Casa Alberto

    Turística por el lugar en que se halla y porque atesora tal cantidad de decoración elegante desde su apertura hace nada menos que 185 años, que parece una postal. Aun así, you have to go. Lo que se conoce como un must.

    Conserva una de las barras originales más originales de Madrid: mitad veta de ónice verde, mitad estaño. Y una grifería de impresión, como su caja registradora. Además de puertas, fachadas y otros elementos hoy decorativos que, como su dueño y presidente de la asociación de locales centenarios de Madrid asegura, cuesta conservar. Habrás de pegarte en varios idiomas para encontrar taburete, conste.

    Dirección: Huertas, 18. M: Antón Martín/Sol/Sevilla.

    Más información en su web.

  • La Ardosa

    Dos en una te recomendamos: la de Colón, 13 (M: Tribunal) y la de Santa Engracia 70, (ex 58. M: Iglesia/Alonso Cano), aunque personalmente nos decantamos más por la segunda (damos gracias a Triball, pero todo cansa por frecuencia). La historia de esta Ardosa malasañera da para tanto como para que su web sea una de las más completas sobre sí misma, por supuesto, y sobre la historia tabernil de la ciudad.

    Allí descubrirás que fueron los primeros en traer a Madrid la cerveza gáins, que era como pronunciaban los parroquianos la marca Guinness. Se aconseja la visita online y la física, por supuesto. Oscura como la tumba en la que yace mi amigo, que titularía Malcom Lowry, da gusto asentarse un día lluvioso de invierno tras sus cristaleras… y uno de verano caluroso en su trastienda.

    La Ardosa de Santa Engracia 70 conserva impoluta su fachada de azulejos (una de las casi obligadas materias para ser considerada taberna tradicional) y su interior es digno de pararse toda una mañana veraniega de puertas abiertas a la calle para admirarla. Nos quedamos con esta ‘ardosa’ porque tiene más sabor de barrio.

    Más información en su web.

  • Casa Labra

    Since’ 1860. Otra imprescindible de guía ‘crowdly planet’. Raro será que a la hora de la caña y el buñuelo/croqueta de bacalao halles sitio para tomártelo tranquila. Prueba del éxito es que su archifamosa manduca se cobra en cola y caja (histórica) aparte.

    También puedes traspasar la puerta de cristal grabado al ácido no sólo para ir al baño, sino para ocupar una de sus mesas con mantel o, si queda alguno libre, en taburete alto exterior frente al Corte Inglés más popular. Aparte, es también muy conocida por haberse fundado allí clandestinamente en 1879 el PSOE, nada menos.

    Dirección: Tetuán, 12. M: Sol.

    Más información en su web.

  • Bodegas Rosell

    Otro chivatazo exclusivo que agradecerán las afanadas lectoras de grazia.es. Y otra salida de las guías crowdly planet: alejada pero a un paso del mundanal ruido, por su ubicación lateral-bajando-a-la-derecha de la estación del AVE, su web es tan encantadora, por arcaica, como la propia taberna.

    Desde 1920 “mantiene el espíritu de las tabernas decimonónicas tanto en decoración como en el servicio, atento y profesional. Su fachada es un monumento a esos coloridos azulejos [y ahí te aconsejan ya su exquisito vermú de grifo; si te pides un tinto de verano notarás la gotita que le agregan, y otro poquito de sifón] que en un tiempo fueron santo y seña de la decoración bodeguera madrileña; son de principios de siglo XX pintados por Alfonso Romero, pintor sevillano que también pintó los retablos de la plaza de Toros de las Ventas, el Villa-Rosa, etc”. Nada que añadir… excepto aconsejarte su terraza. Entenderás lo de “de MadriZ al cielo”, pero no olvides entrar a perderte en su decoración.

    Más información en su web.

    Dirección: General Lacy, 14.

  • La Venencia

    Que no te ofrezcamos link a su web ya debería darte una pista. No existe. Es tan tradicional esta taberna de 1922 que ni cerveza ni refrescos sirven. Sólo vinos andaluces, sobre todo fino y manzanilla. Y la cuenta se sigue marcando con tiza en la barra, no te diríamos más, de no ser por ofrecerte otro consejo de Grazia: ni música, ni algarabía, ni fotos como te pillen los dueños y te amedrenten con la mirada. Pero siempre está lleno y se reseña en todos los libros y onlines de pro. Tapa de aceituna más que de cecina.

    “Puro Madrid, cero tonterías”, que la definió con certeza una de El País, y atención a la descripción de otro que de esto sabe mucho: “Pero lo más interesante de La Venencia son sus parroquianos. […] Funcionarios en excedencia, visitantes procedentes de todos los rincones de España, folklóricas jubiladas, estrafalarios y estrafalarias rastacueros y otra fauna. Los guiris creo que se asustan nada más asomar la jeta por el establecimiento, aunque alguno hay debidamente acompañado por algún local”.

    Dirección: Echegaray, 7. M: Sevilla/Sol.

  • Bodegas Ricla

    Nos duele no guardárnosla para la que será segunda parte de este reportaje ‘tabernil y barítimo’: Tabernas del viejo Madrid versus Tabernas de viejo, Madrid. No podemos porque… es inconfundible: Está junto a la Plaza Mayor y allí mismísimo nos encontramos al mismísimo Mr. Big del mismísimo Sex in the City/Sexo en Nueva York, mismísimo novio eterno de la mismísima Carrie Bradshow. ¿Se podría esconder? Te la contamos aquí porque a pesar de eso seguimos parando en ella como tú lo harás cuando la descubras, si es que no la conocías ya.

    Si puede haber algo más turístico, manteniendo al mismo tiempo todo el sabor añejo sin pecar, ésa es Ricla (bueno, y alguno más de esta lista). Dueñ@s, gerentes y camarer@s son la misma familia. Allí siguen las tinajas del vino a granel de Zaragoza que traía su fundador hace unos 150 años, y la sana costumbre de ‘taparte’ la bebida con una rebanadita de algo. Si hay hambre, dale al queso, la cecina, el bacalao en aceite y, preguntando primero si los ha cocinado la mama, los callos y los judiones: sabor de madre.

    Dirección: Cuchilleros, 6. M: Sol/La Latina.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram