Tenemos. Que. Hablar.

Por:
26 marzo, 2015

Frase temida en cualquier punto de la relación (y no siempre con motivo). Así evoluciona el asunto...

Tres palabras. Solo tres. Pero son capaces de hacer echarse a temblar hasta al más fiero del ecosistema. Porque la escueta frase implica por sí misma cambios, terremotos drásticos en el panorama del amor. Para bien o para mal.

Porque aunque la cultura popular haya decidido que semejante enunciado es sinónimo de un boquete del tamaño de Cuenca en el barco del amor de tu relación por el que se cuela el mar de la destrucción sentimental nos hemos venido arriba con la descripción, sí, lo cierto es que no siempre un “tenemos que hablar” es signo de mal augurio. Es más, en cualquier relación tendrás que encarar mil y una discusiones, conversaciones, charlas e historias, muchas de las cuales empezarán así: “Cariño, tenemos que hablar”.

Fotograma de 'Stars in shorts'. © Cordon Press
Fotograma de ‘Stars in shorts’. © Cordon Press

La charla del “hola-qué-tal”.

Su nombre todo lo dice. Hablamos de aquella primera charla recién llegada a tu nuevo puesto de trabajo. O aquella primera conversación en las escaleras de tu edificio. O aquel primer encuentro en el bar que luego terminó en su casa, en la que te despertaste a las nueve de la mañana sin recordar absolutamente nada. Bueno, aquello de conversación tuvo poco. Pero tú nos entiendes. Es esa charla que recuerdas años más tarde mientras piensas: “¿Y quién me iba a decir a mí que con aquel simplón ‘¿tú sabes cómo se enciende el escáner’ estaba conociendo a mi media naranja?” (Suspirito).

01 tenemos que hablar

 

La charla del “(icono de la berenjena en Whatsapp)”.

Tanta charla te ha hecho darte cuenta de que esa persona con la que te tiras horas hablando sin parar te gusta. Así que empiezas a tener conversaciones cargadas de dobles sentidos y de tonteo sutil. Tu Whatsapp echa humo hasta los lunes a las dos de la madrugada, y al final…

03 tenemos que hablar

 

La charla del “me gustas”.

Que bien podríamos resumir en un “hoy vengo a confesarteee queeeeessstoy enamoradaaaa”. Esta es una conversación que llega varios meses después y para la que te tendrás que armar de valor y te podrás tomar alguna que otra copita (está permitido). Tantos sentimientos no son fáciles de explicar, pero hay esfuerzos que merecen la pena.

02 tenemos que hablar

 

La charla del “¿qué somos?”.

Porque está muy bien que tu ligue y tú hayáis abierto vuestros corazones y consensuado vuestros sentimientos, pero eso no significa que estéis en el mismo nivel de la relación. Puede que este momento asuste, pero recuerda que las cosas claras y el chocolate espeso, no vaya a ser que dos días más tarde el silencio dé paso a ese: “Claro que estoy enamorado de ti. Pero yo necesito explorar otros horizontes”. Tanto si quieres una relación abierta como cerrada, estas cosas hay que dejarlas finiquitadas para evitar malentendidos y vivir el amor de manera plena para ambos.

04 tenemos que hablar

 

La charla del “¿compramos o alquilamos?”.

JAJAJAJAJA, ilusos, esta charla no la vais a tener NUNCA. O por lo menos no hasta que vuestro pequeño negocio triunfe, vuestro jefe os pague el sueldo que merecéis desde hace años o, lo que a día de hoy es mucho más fácil, os toque el Euromillones. Sabéis de sobra que vais a alquilar, y tal y como están las cosas, será un piso tan pequeño que el nombre de “nidito de amor” le vendrá que ni pintado, porque creemos que hasta las golondrinas disponen de espacios más amplios para vivir. Aquí la conversación versará en quién ocupa más todo está bien si gana el que tenga más zapatos. Paciencia y organización, esas son las claves.

05 tenemos que hablar

 

La charla del “ tenemos que comer mejor”.

Y de repente, sin haberlo visto ni venir, ese puñal que parece que sí y es que sí. Tu pareja te acaba de decir sutilmente que has cogido algún kilito de más. Pero ha decidido utilizar la primera persona del plural para impedir que te lo tomes mal muy sutil. A fin de cuentas, “hacer dieta juntos es mucho más divertido”. Haces oídos sordos y te vas a reflexionar al sofá. “No estoy engordando, es que soy de hueso ancho”, te dices mientras abres una bolsa maxi de patatas a la barbacoa.

06 tenemos que hablar

 

La charla del “pues con Pepe y Ana, ya se han casado todos”. 

A ver, chati, ¿qué esperabas? Si es que ya son muchos años juntos, y mucha insistencia de vuestros padres. Alguno tenía que ser el primero en dejarlo caer. No desesperes y no te agobies por la presión que ejerza tu familia, tus amigos y la sociedad en general. Esta es una decisión de dos, y lo que decidáis hacer con vuestro estado civil, mientras lo hagáis en amor y compañía, será lo correcto.

07 tenemos que hablar

 

La charla del “¿y tú qué piensas de los bebés?”.

Boom. Así suena en tu cabeza cuando te lanzan la pregunta. Como si fuera una granada. Los efectos provocados en cada persona son muy diferentes: “Los bebés son maravillosos y quiero tener un montón” dirán unos; “los bebés requieren demasiado tiempo y dinero” dirán otros; “los bebés son muy dulces y tiernos”, dirán los de aquí; “los bebés son llorones y su caca es como una bomba fétida”, dirán los de allá; “me gustan los bebés y quiero tener alguno, pero cuando madure en el 2017”; “los bebés vienen desde París en cigüeña”, dirán los niños pequeños, y a ellos qué leches les preguntas, si ni pinchan ni cortan y aún no entienden demasiado (angelicos…). Mira, esta cuestión mejor la discutes lenta y calmadamente con tu pareja, porque todo lo que digan los demás está de más.

08 tenemos que hablar

 

La charla del “seeeh… ha estado bien, pero…”.

Todas las alarmas activadas, repito, todas las alarmas activadas. Porque mucho quejarnos de que la gente no es todo lo sincera que debiera en la cama, pero cuando nos dicen la verdad a tumba abierta, nos tiemblan hasta las ideas. ¿Es que llevo toda mi vida siendo un desastre sexual? ¿Yo, que me creía la pasión pura y el fuego desmedido personificado? ¿AHORA QUÉ? Pues ahora, a aprovechar la situación y hablar por fin de qué es lo que le gusta realmente a cada uno (mira que no haberlo hecho antes…) y, por qué no, investigar cosas nuevas y poner un toque picantón a la vida.

09 tenemos que hablar2

 

La charla del “los productos de limpieza están para uso y disfrute de LOS DOS”.

No falla. En toda relación hay uno que es más escrupuloso con la limpieza que el otro. Pero aquí no hay escaqueos que valgan. Todos los que vivan en la casa deben apechugar a partes iguales. Que no se puede vivir con dos dedos de polvo en las estanterías y una lavadora en la que la acumulación de ropa empieza a no permitir cerrar la puerta. ¿Y acaso es necesario un manual sobre cómo y cuándo utilizar la escobilla del váter?

"Eso es muy asqueroso".
“Eso es muy asqueroso”.

 

La charla del “¿tienes algo que decirme?”. 

Peligro. Esta conversación tiene mala pinta desde el minuto cero, y aquí más que palabras se van a cruzar mil y un reproches. Todo el mundo cuerpo a tierra hasta que el temporal escampe. Porque está bien pegarse cuatro gritos y dos borderías entre amores, pero ojo, que una cosa es desahogarse y otra tener tal cantidad de quejas acumuladas que nos haga darnos cuenta de que esto no es una peleilla más y que se avecina la gran tormenta…

11 tenemos que hablar

 

La charla del “tenemos que hablar”. Definitivo.

El realmente famoso “tenemos que hablar”. Pero este sí, el que no admite segundas lecturas como las anteriores. Y esta charla es mejor afrontarla cuanto antes, porque el no contestar las llamadas y los whatsapps, y llegar a casa cuando estamos seguros de que nuestra pareja no está, solo sirve para prolongar la agonía. Obviamente no todas las relaciones acaban así. Pero debes asumir que con alguna vas a tener que afrontar el duro trance de la ruptura. Ya sabes que la vida tiene sus tramos amargos de mil puñetas, pero al final de todo se sale. Y siempre habrá una nueva oportunidad para volver a iniciar mil y una charlas con mil y una persona diferentes. Ánimo, que una ruptura nunca debería ser el fin del mundo.

12 tenemos que hablar

Etiquetas: ,  ,  

Comentarios

Artículos relacionados

5 razones para hacer ejercicio con tu pareja
Lifestyle 5 razones para hacer ejercicio con tu pareja

Porque en el amor, no valen los kilos de más.

Me han dejado, ¿ahora qué?
Lifestyle Me han dejado, ¿ahora qué?

Permítete estar triste, pero no mucho. Sal y disfruta. Y si te dan ganas de llorar en la fiesta porque ese chaval tiene una peca como la de tu ex, sírvete otra copa. Pero no seas la borracha de turno. Llora, pero moderadamente. Aunque, ¿te hemos comentado todo lo que engorda lo que te bebiste anoche?

La lista de películas (online) para superar lo de tu ex
Lifestyle La lista de películas (online) para superar lo de tu ex

Nada más y nada menos que 16 títulos bien ordenaditos para acompañar cada una de las fases del duelo que atravesarás (de nada).

Los corgis de Isabel II tendrán su propia película animada
Lifestyle Los corgis de Isabel II tendrán su propia película animada

Y apunta maneras para convertirse en nuestra nueva favorita de dibujos animados.

Ya tenemos las primeras imágenes de Aladdin en carne y hueso
Lifestyle Ya tenemos las primeras imágenes de Aladdin en carne y hueso

¡Pero necesitamos más!

Todos ellos han querido seguir la tendencia de Banksy de autodestruir su obra
Celebs Todos ellos han querido seguir la tendencia de Banksy de autodestruir su obra

¡Nos encanta esta nueva moda!

Trotamundos con GRAZIA

Acompáñanos a un paseo clandestino por Buenos Aires Bares clandestinos, contraseñas secretas y un mundo subterráneo más allá de lo conocido.
Prepárate para vivir el mejor Halloween de la historia Tres palabras. Solo tres. Pero son capaces de hacer echarse a temblar hasta al más fiero del ecosistema. Porque la […]
Viajes
Sé uno de los primeros en probar este nuevo (y exclusivo) sistema de alojamiento El nuevo servicio de Airbnb plus descubre un nuevo mundo al alcance de unos pocos, ¿quieres ser uno de los afortunados?
Hello Kitty ya tiene su propia cafetería en California ¡Y se vuelve pub al caer la noche!
Milán
Vive Milán desde el ‘Quadrilatero della moda’ Te contamos las ventajas de conocer una de las ciudades más sorprendentes del mundo con los beneficios de alojarte en AirBnB.
¡Esta cena en Disneylad cuesta 14.000 dólares! Será la cena de tu vida.
3 lunas de miel tan inolvidables como económicas Lo creas o no, el amor tiene un precio.