Una escapada: Villagarcía de Arosa

Si te decantas por el norte en Semana Santa, no dejes pasar esta pequeña localidad de las Rías Baixas. Ni su marisco…

Entre las muchas virtudes geográficas de nuestro país destaca la del gran abanico de posibilidades a la hora de elegir paisaje: del más verde al más árido; de las playas de agua cristalina y peces de colores, a las de origen volcánico con la arena bronceada por el sol. Si tienes la suerte de poder salir de la rutina durante unos días en Semana Santa y el cuerpo todavía no te pide biquini (por todos es sabido que en estas fiestas hace mal tiempo por definición), aprovecha que el frío empieza a amainar y planea una visita al siempre verde/siempre mágico norte. ¿Nuestra propuesta? Villagarcía de Arosa. 

© Cortesía del Ayto. de Villagarcía de Arosa.
© Cortesía del Ayto. de Villagarcía de Arosa.

La localidad, que en gallego se llama Vilagarcía de Arousa, cuenta con poco más de 47 mil habitantes y es la alternativa perfecta para los que quieren conocer las Rías Baixas de una forma más tranquila o relajada que la que ofrece su región más conocida, Sanxenxo. Si eres de buen comer, seguro que esto suma puntos extra: el municipio se conoce también como Perla de Arousa por las bondades de su marisco. Y, si ya de por sí las aguas gallegas llevan tesoros al plato, imagina las delicias que puede ofrecer Villagarcía…

Si te animas, aquí algunas propuestas para hacer de tu estancia una experiencia completa:

DÓNDE ALOJARSE…

  • Hotel Pazo O Rial (4*), ubicado en un pazo del siglo XVII que fue restaurado cuidadosamente para no perder su esencia. Más información y reservas, en su web.
¿Quién no querría pasar una noche aquí? © Hotel Pazo O
¿Quién no querría desconectar una noche aquí? © Hotel Pazo O Rial
  • Hotel Castelao (3*, en la C/ Arzobispo Lago, 5). Toda la información, en su web.
  • Hotel Carril (4*, en la Rua Lucena, 18). A pie de paseo marítimo, esta será la mejor opción para alojarte si sueñas con una habitación con vistas. Desde su ventana, verás la Ría de Arousa. Infórmate en su web.

QUÉ VISITAR…

Además de su gastronomía, Villagarcía ofrece no pocos espacios que merecen visita. Por ejemplo, recorrer la historia del municipio a través de sus pazos: destaca el de Rubianes, famoso por su jardín lleno de camelias, que podrás ver en flor esta Semana Santa (sí, la foto de Instagram esta asegurada). Además, disfruta de su mercado local en la Plaza de Abastos, donde encontrarás marisco y pescado fresco; de sus vistas desde los miradores del monte Lobeira, el Xiabre o el monte de Carril; de Castro Alobre, el yacimiento de los antiguos pobladores de Villagarcía, o de los infinitos paseos al atardecer por la playa de Compostela, desde donde podrás ver la Isla de Cortegada y los viveros de cultivo de almejas.

Más calma imposible

Una foto publicada por Matilde Hervella (@matildehervella) el

 

DÓNDE COMPRAR…

  • Moscow Road (C/ Brandariz, 4). Si pensabas que por escapar de la gran ciudad te ibas a librar de la tentación, estabas muy equivocada. En Villagarcía hay pequeños comercios como Moscow Road, con mucho encanto y cuidados al detalle. Al entrar en su espacio digno de Pinterest, encontrarás toda una selección de prendas de diversas marcas como À Bicyclette, Pepe Jeans, The Code o Roque & Rita.
Detalle de la fachada de Moscow Road. © Moscow Road
Detalle de la fachada de Moscow Road. © Moscow Road
  • La Riviere (C/ García Caamaño, 23). Esta tienda, también multimarca, selecciona cada una de las firmas que vende con mucho cariño. Quizá por eso no resulte difícil encontrar tesoros de Isabel Marant, Malababa, The Hip Tee o American Vintage.
En La Riviere podrás perderte durante horas entre sus firmas de aire afrancesado. © La Riviere
En La Riviere podrás perderte durante horas entre sus rincones de boutique afrancesada. © La Riviere
  • Mimode (C/ Alcalde Rey Daviña, 22). Las prendas de aires retro son su especialidad. Su creadora, María, además de vender piezas de firmas como Pepaloves o Compañía Fantástica, diseña y comercializa aquí su propia firma, Srta. Lopez. ¿Un extra? También realizan prendas por encargo, por si sueñas con un diseño específico para una ocasión especial. ¡Visita obligada!

DÓNDE RELAJARSE…

  • Arrullos del agua (C/ de Rodrigo de Mendoza, 57). De por sí, visitar Villagarcía es desconectar del resto del mundo, pero si le añadimos, además, una sesión de mimos en Arrullos del agua, la experiencia se antoja aún mejor. Este spa urbano cuida sus tratamientos para ofrecer a los clientes la relajación que merecen. Así que, después de una mañana de paseo y turismo, ¿qué tal una horita de cuidados merecidos?
© Spa Urbano Arrullos del Agua
© Spa Urbano Arrullos del Agua

DÓNDE COMER…

  • Restaurante Plácido (C/ Lucena, 18). Situado dentro del Hotel Carril, el establecimiento ofrece cocina tradicional con alimentos de temporada. Tiene Menú del Día (entre semana a 15€; fin de semana a 25€) y lo mejor de todo: vistas al mar.
  • Restaurante Loliña (C/ Rua Marina, 2). “Satisfacemos los paladares más exigentes”, reza su página web, tentando a los más foodies. Es conocido por sus excelentes pescados (hablan maravillas del ‘rape Loliña’) y mariscos. ¿Cómo resistirse a eso?
  • A Castelara (Praza da Liberdade, 15). No subestimes el tamaño de este local en Carril. Es pequeño y acogedor, sí, pero su comida casera con productos de la tierra hará que quieras volver cada día de tu vida.
  • As eiras (Paseo Ramón Patiño, s/n). Antes de ser restaurante, era un criadero de marisco, en el que entraba y salía el agua directamente desde el mar. Puedes pasar al mesón o quedarte en la barra disfrutando de sus especialidades y de una copa de vino (o una Estrella Galicia, porque ‘donde fueres…’).

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram