Las uvas de la risa: disfruta de Nochevieja sin atragantarte

¿Quieres empezar 2018 con buen pie o cayéndote de boca? Salir de sus primeras horas victoriosa será la clave. Nosotras te decimos cómo. De nada.

Nochevieja ¿podríamos decir old night? marca el espíritu con el que afrontarás el año en blanco que se sitúa frente a ti. No solo es la noche en la que la abuela se despide de vosotros por décimo año consecutivo porque “estas son sus últimas Navidades”, tu padre y tu hermano discuten por el mando para ver las Campanadas con Anne Igartiburu o con Cristina Pedroche, y tu madre se pasa dos horas quitando las pepitas de las uvas porque se niega a comprarlas ya envasadas y preparadas. Eso es de gente vaga, dice ella.

No confeti, no party. © He Li / Mondadori

Nochevieja también es el momento en el que empezar a tomar decisiones sobre tu inminente futuro. Doce campanadas te separan de un nuevo año que deseas sea legendario a lo Barney Stinson, no como el ron. Para eso, querida, debes planteártela como el prólogo de un libro, el capítulo piloto de una serie, el tráiler de una película… ¡Debe motivarte para continuar con la historia! ¿Me captas?

Simplificando. Si la primera pipa de la bolsa que te llevas a la boca está mala, ¿a que ya no sigues comiendo? Pues eso. Aclarado el tema, vamos a lo importante. ¿Qué puedes hacer para que tu Nochevieja sea amazing? Very easy. Lee atentamente estas instrucciones y síguelas step by step. Y no, no hace falta que las consultes con tu farmacéutico.

El momento se acerca y debes estar preparada.
  • Cero expectativas

Sé que pensarás que estoy crazy in love, pero no hay nada mejor que no hacerse ilusiones. ¿La razón? Al no haberlas, no pueden ser ni pisoteadas ni saboteadas. Pura lógica.

Así todo lo que ocurra esa noche te parece una auténtica sorpresa.
Así todo lo que ocurra esa noche te parecerá una auténtica sorpresa. Como a Ben.
  • Si eres torpe, nada de uvas

Que sí, que será una tradición, pero antes también lo era el que tus padres te buscaran marido y ahora ya no gracias a Dios. Por eso y como chica un poco desastre que soy te diré que lo peor que puedes llevarte a la boca, si no toleras bien la presión, son doces uvas en treinta y seis segundos. Que es lo que duran las Campanadas. Que lo he buscado.

Hazme caso si no quieres acabar así.
Hazme caso si no quieres acabar así.

Que yo a veces me pregunto si los que inventaron lo de comer tantas uvas en tan poco tiempo no serían los del ¿Qué apostamos? Teorías conspiranoicas al margen, hay muchos y variados sustitutos gastronómicos con los que empezar el año: doce lacasitos, doce aceitunas (verdes, negras o mezcla), doce kikos, doce pipas peladas, doce almendras acabo de darme cuenta de que los frutos secos son muy buena opción en general, doce sugus (qué ricos están, ¿eh?)….

Sin embargo, yo aconsejo la ingesta de líquidos. Básicamente porque son mucho más fáciles de tragar que los sólidos. Desde aquí le mando un saludo a mi profesor de física y química. Doce chupitos de champán (para entonarte), doce chupitos de café (para no dormirte),  doce chupitos de jarabe para la tos (por si estás acatarrada), doce manzanillas (por si te has pasado en la cena)… ¡Tú decides!

Igualmente guapa.
Igualmente guapa.
  • No te pongas guapa hasta después de las Campanadas

Sabemos que estás deseando ponerte ese vestido monísimo, pero la victoria es para las que son pacientes de esperar, no de hospital. Hasta que salgas por la puerta de tu casa camino de la noche de tu vida, te esperan varios obstáculos que pueden destrozar tu modelito. El primero, la cena. Las gambas son traicioneras y sueltan líquido. Y si no es el de las tuyas, será el de las de tu primo que está al lado. El segundo, los polvorones. Que están muy ricos es verdad, pero que el polvillo que sueltan se pega a la ropa más que las pelusas al suelo de tu casa también lo es. El tercero, las uvas. Entiende que la dentadura de tu tía abuela no es muy estable y si a eso le sumas que estornude justo en su décima uva… ¡adiós estilismo divino!

Por mucha lavadora saltarina que sea, no tendrá listo tu vestido para esa misma noche. No te la juegues.
Por mucha lavadora saltarina que sea, no tendrá listo tu vestido para esa misma noche. No te la juegues.
  • Deja el móvil en casa

¿En serio quieres empezar el año enviándole un Whatsapp a tu exnovio? O peor aún, ¿un audio? No, no y mil veces no. Sabemos que tu smartphone se ha convertido en una prolongación de tu brazo, pero si tienes la más mínima sospecha de que puedes caer en la tentación… Recuerda que es mejor prevenir que curar.

O dáselo a una amiga que no sea débil ante tus constantes súplicas de retorno.
O dáselo a una amiga que no sea débil ante tus constantes súplicas.
  • Tu bolso y tú sois uno

Donde va él vas tú y viceversa. Tu bolso contiene todo lo que necesitas para esa noche. Es decir, DNI, dinero (ni mucho ni poco), tarjeta de crédito, abono transporte (aunque sabes que volverás en taxi), barra de labios, pañuelos y tiritas. Sin eso estás más perdida que los de Lost. Y si te lo roban, empezarás 2017 en comisaria y de mal humor. Y rodeada de policías cachas, eso no te lo voy a negar.

Si es un poco más pequeño y manejable, mejor.
Si es un poco más pequeño y manejable, mejor.
  • No hables con conocidos

Nochevieja es para ampliar tus horizontes sociales. Es la noche perfecta para lanzarte a conocer a gente nueva y divertida. No digo que no mantengas una conversación con tus amigos, pero abríos un poco e interactuar con otras personas. Para quejaros de que nunca conocéis a nadie nuevo ya tendréis el resto del año, ¿no crees?

No vayas saludando así y todo irá bien.
No vayas saludando así y todo irá bien.
  • Retírate en la cresta de la ola

Has bebido con moderación, has ligado mucho, has bailado otro tanto… ¿Cuándo parar? La eterna pregunta, queridas. Según mi experiencia, antes de que la cosa se tuerza. Y no solo me refiero a tu tobillo. No tientes a la suerte si a las cinco de la mañana conservas tu bolso y no ves doble. Una retirada a tiempo es una victoria.

Así, con estilo. Despidiéndote de tu público.
Así, con estilo. Despidiéndote de tu público.

Y la última… y más importante…

  • Esa noche no se pone el despertador

A no ser que trabajes, date el capricho de dormir hasta que los ácaros de tu colchón protesten por tu presencia. Empezar 2017 cansada y con ojeras no es una opción. ¡Dulces y ‘nocheviejos’ sueños!

Pero no hagas como Kim y quítate el maquillaje. ¡Cuida tu piel!
Pero no hagas como Kim y quítate el maquillaje. ¡Cuida tu piel!

GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardar

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram