Las ventajas de celebrar una boda en otoño (que son muchas)

Si cada vez más parejas se deciden por dar el 'sí, quiero' cuando las hojas comienzan a caer... por algo será.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

En verano hace mucho calor, en invierno demasiado frío, en primavera estás con la alergia y en otoño… emm… ¿Qué inconveniente le encuentras a esta maravillosa época del año para que no le digas ‘sí, quiero’ a organizar un bodoño híbrido entre boda y otoño?

Déjame decirte para empezar que, aunque no me he casado nunca, he asistido numerosas veces al drama que supone fijar una fecha para un día tan especial. Dos familias intentando ponerse de acuerdo para que nadie falte al enlace es más difícil que lograr que se pidan perdón, unos a otros, los sanguinarios protagonistas de Juego de Tronos. Y tú no quieres que la tuya se acabe convirtiendo en La Boda Roja, claro.

Sin embargo, la fecha no es el único drama al que se enfrenta una pareja de futuros recién casados. Hay muchas otras variables con las que puedo convencerte de que no hay mejor época del año para sellar tu amor que el otoño. Y sí, voy a empezar con la del tiempo, so sorry.

Ventaja nº1: tendrás una excusa para comprarte una capa. © Color Nude
  • Cero grados (ni frío ni calor)

Del 22 de septiembre al 21 de diciembre, España disfruta de un agradable clima siendo la temperatura media aproximada de unos 16 grados centígrados y con escasas precipitaciones. Me ha quedado muy chica del tiempo, lo sé.

Ya Paris, amiga, pero lo que queremos es ahorrar.

Es decir, olvídate de sudar a mares cual reina del maratón o de quedarte pajarito mientras esperas a que tu futuro marido te ponga la alianza.

Ahora es cuando me vas a decir que esto es una mentira como la copa de un pino que mira tú por donde se ponen preciosos en otoño. Pues a ver, amiga, sí y no. Cierto es que a la que tiene un cuerpo de infarto le sienta todo bien. Sin embargo, para la mayoría de las mortales, una manga francesa y unos tejidos un poco más firmes y menos vaporosos que los propios del verano, nos hacen lucir en todo nuestro esplendor. ¿Me estás contando que te vas a decantar por un vestido de manga larga en pleno mes de agosto aunque eres consciente de que te queda mil veces mejor que ese otro con escote palabra de honor?

Really????? No sé yo…

Además, muchas de las novias que se decantan por bodas otoñales se dan el capricho de sumar a su look una chaqueta original (algunas se apuntan a las de cuero) que pueden reutilizar después y a la que le tendrán un especial cariño.

Ah, y los precios de los vestidos son algo más económicos ya que estás en plena temporada baja de bodas. De nada.

  • Cásate donde tú quieras (pero de verdad)

“Quería casarme en una finca que hay en la sierra de Madrid, pero ya no está disponible la fecha que yo quería”, me contaba mi amiga Elea, desolada por la noticia. Claro, querida, es que casarse un 10 de julio es más complicado que encontrar un hueco libre para la sombrilla en medio de la playa de la Malvarrosa.

Hay más gente que en la boda de Lolita.

Sin embargo, a partir de octubre las agendas de los sitios más deseados por los futuros novios se vacían. ¿Y eso qué quiere decir? Pues que no solo podrás elegir fecha, sino que podrás ahorrarte uno eurillos. Amiga, esto es como los concesionarios de coches. A final de mes hay que cumplir objetivos.

  • Aforo completo

El 99,9 % de vuestros invitados acudirá a vuestro enlace. ¿Por qué lo sé? Porque el 99,9 % de los seres humanos los no humanos no puedo asegurarlo, se cogen las vacaciones en julio, agosto y primeros de septiembre. Por lo tanto… ¡en tu boda no cabrán más alfileres que los que lleves en el ramo!

Colgaréis el cartel de cerrado para que no siga entrando gente.

Otra manera de verlo, es que los invitados que no quieran acudir a vuestro enlace tendrán que ser bastante creativos con la razón por la que rechazan vuestra invitación de boda.

Ese momento en el que las invitadas ven a la novia… ¡Ese momento! Foto: @sergiogallegosphoto #boda #novia #vestidodenovia #invitadaperfecta

Una publicación compartida de Zankyou España 💕 (@zankyou_bodas) el

  • Un banquete y una barra libre (mucho) más económicos

Está científicamente comprobado que en verano comemos y bebemos más. Básicamente porque con el buen tiempo se nos abre el apetito. Ajá. ¿Y qué pasa en otoño? Pues que llegamos de las vacaciones hartos de mojitos, piñas coladas, paellas, helados…

Tal que así.

Además, la mayoría de tus invitados habrá vuelto a sus respectivas dietas y no querrán tirar la toalla tan pronto. Que la terminarán tirando, pero más tarde.

Podrás inspirarte en la boda de ‘Crepúsculo’. Que, otra cosa no, pero estética era un rato.
  • Será un evento MUY especial para tus invitados

Y aquí sí que hablo desde la experiencia. Una boda fuera de temporada es un regalo. En serio. Mientras que en verano vas a una boda detrás de otra y a veces no eres capaz de recordar quién se casa, los enlaces outsiders son los mejores. Cuando ya estás deprimido porque se han acabado los festivales, los viajes y las vacaciones, ¡aparece tu boda!

EXACTO.

Resumiendo, pongamos de moda los bodoños. Aunque sean de rima fácil y complicada.

GuardarGuardar

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Publicidad