Younger: ¿cuánto nos condiciona nuestra edad?

Si tienes 40 años, ¿podrías hacerte pasar por alguien de 26? Esto es lo que cuenta ‘Younger’, la nueva serie del creador de ‘Sexo en Nueva York’.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

A Samantha no le hizo falta mentir sobre su edad en Sexo en Nueva York para ligarse al Absolut Cachas. ¿Os acordáis? Aquel buenorro de la serie por el que todas suspirábamos. Tú, también, no disimules. Samantha Jones tenía 40 años y su novio, 28. ¿Algún problema? Ninguno. El personaje rompió el molde televisivo: una tía segura de sí misma, liberal, amante del kamasutra, sin pelos en la lengua y con el leit motiv definitivo, “si me preocupara lo que cada zorra de Nueva York dijera sobre mí, nunca saldría de casa”.

Darren Star, el creador de la serie, lo ha vuelto a hacer. Pero esta vez, se ha dejado de amoríos (aunque haberlos haylos, faltaría más) para mostrar cómo sería esa mujer de 40 años hoy día si estuviera divorciada, con una hija y pretendiese recolocarse en el competitivo mercado laboral. Nada de mujer todoterreno a lo Samantha Jones. En Younger, Liza, interpretada por Sutton Foster, NECESITA encontrar un trabajo como sea y no lo tendrá nada fácil.

“Las amigas son los terapeutas con los que puedes beber”. © Younger
“Las amigas son los terapeutas con los que puedes beber”. © Cordon Press

Ni la experiencia ni su demostrada profesionalidad le abren puertas. Pesa mucho más que haya pasado de los 30. Así que a Liza no le quedará otra que fingir ser una veinteañera, casi de la misma edad que su hija, para conseguir un puesto como secretaria en una editorial. Y aquí viene lo bueno. Liza tendrá que compartir su día a día con la encantadora Kelsey, interpretada por Hilary Duff, una millennial de verdad, y soportar a su fashionista jefa Diana (muy a lo El diablo viste de Prada) que la trata como a una becaria cuando, en realidad, comparten edad. Para rizar el rizo, Liza se enrolla con un chaval (un músico, tatuador, cuasi-perfecto…) que podría ser su hijo.

Las segundas oportunidades existen, claro, porque Liza consigue su puesto de trabajo. Así verá de primera mano cómo se las gastan los millennials. Pero, ¿hay tantas diferencias generacionales entre Liza y Kelsey?

"Lo de YOLO [joy of missing out, placer de perderse todo lo que sucede en RRSS] y todo eso".
“Lo de YOLO [joy of missing out, placer de perderse todo lo que sucede en RRSS] y todo eso”.
  • “Tener 40 es comer queso parmesano con vino mientras ves Downton Abbey con una batamanta puesta”, escuchamos en la serie.
  • “Ligar a los 40 es tan raro como encontrar una pantera en tu patio o como alquilar un bonito apartamento donde se cometió un homicidio”…
  • Cincuenta sombras de Grey era un libro para madres. Esas amas de casa aburridas, con sus programas de Oprah y sus vasos sin fondo de vino Pinot Grigio son las que impulsan el negocio editorial”.

Esto lo dice alguien que se siente mayor, ¿no? “Piensa como una vieja y lo serás”. Younger demuestra todo lo contrario. Que con 40 puedes sentirte igual de joven y activa que con veintitantos y que con 26 puedes demostrar que tú también lo vales.

“Tener 40 es comer queso parmesano con vino mientras ves Downton Abbey".
“Tener 40 es comer queso parmesano con vino mientras ves Downton Abbey”.

“Nuestros 20 no importan. No pienses que tenemos todo el tiempo del mundo para estar solteras. Antes de que te des cuenta estarás en los 35 pagando a un especialista en fertilidad para que te congele los óvulos”.

La maternidad según Kelsey, joven promesa que no tiene tiempo para quedarse embarazada, nada que ver con la visión de la divorciada Liza, madre adolescente. La mujer no tendría por qué sacrificar los hijos por el trabajo o viceversa es algo que toca la serie Younger.

Amistad, ambición, maternidad, hombres o trabajo son algunos de los temas que trata la nueva serie del creador de ‘Sexo en Nueva York’. © Younger
Amistad, ambición, maternidad, hombres o trabajo son algunos de los temas que trata la nueva serie del creador de ‘Sexo en Nueva York’. © Younger

Éstas son algunas reflexiones de Younger que hacen la serie tan divertida como estimulante:

Sea cual sea tu edad, puedes ser una mujer competente.

La hija de Liza vive en India ayudando en una ONG. Su compañera Kelsey es ascendida a directora del departamento de libros para millennials. En Younger, las mujeres jóvenes luchan por sus ideales y ocupan puestos de dirección.

¿Moda? “La confianza es el mejor outfit”. En cuanto a Liza, a pesar de su desconocimiento de las nuevas tecnologías, no duda en ponerse las pilas y reinventarse a sus 40 años llevando las redes sociales de la empresa. Un consejo: “Recuerda que es genial no ser perfecta”. ¿Que los hombres tienen miedo de esas mujeres que ganan más pasta que ellos? Es su problema, no el nuestro. “Solo se vive una vez, pero si lo haces bien una vez es suficiente”. Pues eso.

“Solo se vive una vez, pero si lo haces bien una vez es suficiente”.
“Solo se vive una vez, pero si lo haces bien una vez es suficiente”.

Las buenas ideas siempre triunfan.

Si tus jefes te dejan, claro. Kelsey propone un libro de una bloguera de Jezebel que habla de las 100 cosas que las mujeres piensan mientras practican sexo oral. Su jefa lo tilda de ‘tontería pornográfica’ y no lo publican. Pero ella no se rinde, es tenaz, y continúa proponiendo temas, hasta que consigue su propio sello editorial. Kelsey tendrá miedo ante la oportunidad, pero “si tus sueños no te dan miedo es que no son lo suficientemente importantes”. O lo que es lo mismo: “Los errores solo prueban que lo estás intentando”. Liza, por su parte, llega a ofrecer cócteles a través de una App, en realidad, ideas de veinteañeros que consumen cuarentones. Todo se mezcla. Máxime cuando Liza y Kelsey protagonizan las situaciones más rocambolescas. “Los líos hacen a la gente interesante”. ¿O no?

“Como diría Taylor Swift, existe un lugar en el infierno para las mujeres que no ayudan a otras mujeres”.
“Como diría Taylor Swift, existe un lugar en el infierno para las mujeres que no ayudan a otras mujeres”.

No cerrar la puerta a lo desconocido.

“A veces la vida te da lo que pediste, pero no como te lo imaginaste”. Las experiencias que entran por las que salen. “Nunca dejes que las cosas que quieres te hagan olvidar las cosas que tienes”. El karma perfecto: Liza consigue trabajo pero no se olvida de su hija. Y si es con una copa de vino, mejor: “El vino mejora con la edad, yo mejoro con el vino”.

“Cuelga eso en Twitter... y que dios nos ayude”.
“Cuelga eso en Twitter… y que dios nos ayude”.

La amistad entre mujeres sí es posible.

“Las amigas son los terapeutas con los que puedes beber”. La experiencia de Liza se combina a la perfección con la iniciativa de Kelsey. Son el yin y el yang que demuestra que las mujeres ganan puntos si se unen. “Una buena amiga sabe tus historias, tu mejor amiga te ayuda a construirlas”. Huye de aquellas ‘amigas’ que te envidien o que no entiendan tu nueva situación. A Liza, una ‘amiga’ de su quinta intenta chafarle el asunto con su novio recordándole lo que le ocurrió a Demi Moore con Ashton Kutcher. ¿Las peores ‘amigas’? Aquellas que no te guardan tus secretos. ¡Cuidado!

“Las amigas son los terapeutas con los que puedes beber”.
“Las amigas son los terapeutas con los que puedes beber”.

¿Hombres? Las mujeres hablan de otros temas.

En un episodio Liza dice estar fallando en el examen de Bechdel [el test que pocas películas superan para detectar si son machistas: deben aparecer al menos dos mujeres y hablar entre sí de algo que no sea un personaje masculino]. “Cuatro mujeres sentadas y de lo único de lo que hablamos es de chicos”. Si en Sexo en Nueva York era el monotema, en Younger ellas hablan de ellas, de sus trabajos, de sus aspiraciones, de sus retos… “Todas hemos tenido en algún momento una relación con un tío chungo”, pero no hay necesidad de revolcarse en ello. “¿Quieres ser feliz? Practícalo a diario”. No hay más.

“Cuatro mujeres sentadas y de lo único de lo que hablamos es de chicos".
“Cuatro mujeres sentadas y de lo único de lo que hablamos es de chicos”.

Que, en definitiva, tu edad no te condicione.

“Dentro de cada mujer adulta hay una joven preguntándose qué cojones ha pasado”. Para no llegar a ese extremo Liza se tira a la piscina. “No se es mayor para cambiar” + “El amor no tiene edad” = Ecuación perfecta. Por eso, se hace pasar por una millennial: lleva un iPhone de colores, vive en la zona más barata de Brooklyn y no pierde nunca la sonrisa (“Ríe cuando puedas, es la medicina más barata”). ¿Una frase que lo resuma mejor que nada? “Dile a tu pasado que se vaya a la mierda, que estás ocupada”.

“Dile a tu pasado que se vaya a la mierda, que estás ocupada”. © Cordon Press
“Dile a tu pasado que se vaya a la mierda, que estás ocupada”. © Cordon Press

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram