Cómo salir en la foto

Manual de estilo para vestir en un desfile (y convertirte en la más fotografiada).

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que sucede sobre las pasarelas perdió su hegemónica calidad de laboratorio de tendencias hace muchos años. Ahora, tan importante es lo que presentan los diseñadores como lo que se cuece en la calle.

En las aceras de París, Milán o Nueva York fashionistas de todo tipo y condición (de la bloguera de turno a la estilista más requerida) buscan su oportunidad de convertirse en las nuevas reinas del street style. Porque, para bien o para mal, estas fotografías se convierten durante muchos meses en estampitas de estilo a seguir en esta secta que es la moda.

Pero, como era de esperar, la carrera para convertirse en la abeja reina de la fiesta no es tarea fácil. Conseguir salir en la foto requiere un conocimiento profundo del sistema y, sobre todo, de las debilidades de los fotógrafos.

No sufras. Es difícil pero no imposible y en Grazia tenemos esas claves a seguir para que hasta The Sartorialist quiera retratarte. ¡Atenta!

  • © Silvia Olsen

    Colorín colorado

    Los colores brillantes, a las ocho de la mañana en el metro, pueden resultar demasiado llamativos, pero nunca a las puertas de un desfile.

    Aquí de lo que se trata (por todos los medios) es de llamar la atención. Y, ¿cómo captar la de los fotógrafos? Pues nada mejor que con un outfit bien cargadito de color como nos enseña Natalie Joos.

  • © Silvia Olsen

    Enseña carne

    ¡Cuidado con las interpretaciones del segundo mandamiento del street style!

    Esto no es Benidorm ni los invitados al desfile son los concursantes de Gandía Shore. No.

    Para evitar malentendidos seguirás los consejos de Miroslava Duma (porque… si quieres triunfar en esto, ¿supongo que ya tendrás sus fotos colgadas en un altar?): Ok a enseñar piernas y permiso también para el alto abdómen (nada como un crop top para estimular a un fotógrafo); pero bajo ningún concepto optarás por el escote. No.

  • © Silvia Olsen

    Lo freak es hipster

    Repite conmigo: “no existen accesorios frikies, son hipster“.

    Es hora de rescatar (y restaurar) esas gafas que te rompían cada recreo los malotes del colegio porque nada como un toque hipster para acaparar miradas.

  • © Silvia Olsen

    Todo al rojo

    Al rojo, o al azul, al amarillo, al rosa… Como Hanneli Mustaparta dirás sí a los looks monocolor (por razones evidentes el estilismo monocolor en negro o gris no se contempla).

  • © Silvia Olsen

    Burro grande

    Como el famoso dicho popular, el tamaño es fundamental en la guerrilla del street style. Nada como aparecer con una prenda oversized para que todos los flashes giren hacia ti.

    La simpática Elisa Nalin suele recurrir a este truco muy frecuentemente.

  • © Silvia Olsen

    ¿Quién dijo frío?

    Da igual que esto sea París en pleno invierno y que el termómetro no suba de los 7ºC.

    En esta batalla las frioleras no tienen cabida; y es que el look capas de cebolla nunca ha sido el más fotogénico.

  • © Silvia Olsen

    Printmanía

    Llevarás estampados siempre que puedas. Y si es de la cabeza a los pies, mucho mejor.

    Cuadros, rayas, flores, estampado animal… ¡todo vale!

  • © Silvia Olsen

    A juego

    ¿Recuerdas esas primeras salidas en las que tú y tus amigas debatíais el día antes si llevar tacones? Pues ahora lo mismo.

    Un grupo de amigas (tan cool como Eugenie Niarchos, Shala Monroque y Tatiana Santo Domingo) vestidas a juego, o con colores complementarios, resulta irresistible a una lente de cualquier profundidad.

  • © Silvia Olsen

    Pon una beisbolera en tu vida

  • © Silvia Olsen

    Rompe reglas

    Rosa y rojo, puñetazo en el ojo dice otro dicho. En este caso, y sin que sirva de precedente, la filosofía popular no nos vale porque de lo que se trata es de romper con todo y llevar la contraria.

  • © Silvia Olsen

    Collar chunky

    Al igual que la beisbolera (perdón, varsity jacket), un buen collar en tamaño XL, lleno de brillos, siempre ayuda como recurso de última hora.

    ¿El efecto buscado? Como si le hubieras quitado los joyones a tu abuela, pero con piedrecitas de plástico.

  • © Silvia Olsen

    Las bicicletas no sólo son para el verano

    Esto es de primero de manual de cualquier street-styler.

    Ya nos lo enseñó Scott Schuman hace mucho tiempo, no existe un complemento más rentable que una bicicleta.

  • © Silvia Olsen

    De nuevo el frío

    No existe el frío. Lo repetimos para que quede bien claro.

    Unas piernas con sandalias (sí, pese a que esté lloviendo) son de los elementos más fotografiados. ¿Posible gripazo?, quizá… pero nadie dijo que esta fuera una batalla de la que saldrías ilesa.

    Si hemos llegado hasta aquí, no hace falta mencionar que las medias ni siquiera entran en el debate, ¿verdad?

  • © Silvia Olsen

    Sandalia con calcetín

    Te decimos sandalia + calcetín y tú automáticamente piensas en esos guiris rojo-gamba que intentan meter el dedito gordo del pie en unas flip-flop pese al calcetín.

    Pues no. Esto es otra cosa. Aquí de lo que se trata es de no sufrir una amputación sin quedar atrás en la carrera a reina del street style. Además, hablábamos de romper reglas, ¿recuerdas?

  • © Silvia Olsen

    Sí a las deportivas

    Más normas a quebrantar:

    Toda la vida escuchando que el chándal no es bien más allá de la puerta del gimnasio y ahora resulta que las zapatillas de deporte son lo más de lo más, especialmente si están pintadas en algún color flúor.

  • © Silvia Olsen

    A la caza de la tendencia

    Identifica las tendencias clave de la temporada (por ejemplo, esta primavera motivos geométricos), paséate con ella.

  • © Silvia Olsen

    Día y noche

    Mezcla, mezcla y mezcla como si no hubiera un mañana. Una falda de lentejuelas, de noche, puede ser rescatada para el día si la mezclas con una sudadera.

    Foto asegurada.

  • © Silvia Olsen

    Empezando por el tejado

    De tocados a sombreros. Cualquier elemento que te coloques en la cabeza te hará ganar muchas papeletas para obtener la preciada foto.

  • © Silvia Olsen

    Los it bags, de dos en dos

    Los bolsos it, mejor si vienen de dos en dos. Y mejor si son en tamaño mini.

  • © Silvia Olsen

    El cuidado efecto despeinado

    No te engañes, conseguir ese anhelado efecto “pues no me he peinado” es mucho más difícil que cualquier recogido de peluquería. Buscamos un resultado casual que grite que todo es elegancia natural (y no que te has estado preparando tres largas horas).

  • © Silvia Olsen

    Muñequita

    En las muñecas: pulseras de hilo, de cuentas, de goma, de tu viaje a Nerja, con mucho brilli-brilli… todo vale.

  • © Silvia Olsen

    Pasaba por aquí

    La actitud es fundamental y la pose de “yo sólo pasaba por aquí y todo lo que llevo encima es lo que me pongo cada mañana al comprar el pan”, imprescindible.

    Si no te sale, no sufras, hazte la ocupada mirando el móvil. No falla.

  • © Silvia Olsen

    Para un taxi

    No hay una pose más apetecible para fotografiar que la de una chica parando el tráfico al más puro estilo Carrie Bradshaw.

    Eso sí. Avisamos: Este método no está perfeccionado y todavía tiene sus carencias y como no te hagas notar pronto, puedes acabar con agujetas en el brazo.

  • © Silvia Olsen

    Posdata 1

    Por razones evidentes (tus piernas de 1,5m), nada de lo anterior es apicable si eres modelo.

    Da igual que lleves sólo un vaquero y una camiseta de rayas, todos los fotógrafos se pelearán por retratarte.

  • © Silvia Olsen

    Posdata 2

    Por razones evidentes, nada de lo anterior es aplicable si eres Bryan Boy.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram