Duyos desde el backstage

20 fotos al detalle que nos acercan a la belleza de la colección primavera-verano 2016 del diseñador madrileño.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone
  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

  • © Jorge M. Redondo

    Duyos p/v-16: al detalle

    “Quiero dar visibilidad a Kelele África, una ONG pequeña que se dedica a ayudar y enseñar a las mujeres y los niños en los poblados de Kasenda y Kimya, en Uganda”, dice Juan Duyos.

    Su colección, plagada de tejidos naturales como el lino, el georgette de seda o el guipur de algodón, es una oda al trabajo artesano y a la atención a los detalles. Todo con las voces blancas de un coro de niños mezclándose con los acordes de un cuarteto flamenco mientras entonan canciones de Alaska y Raphael.

    Pura magia.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram