El paisley de Etro

El que probablemente sea el estampado más célebre de la historia (con permiso de las rayas marineras) se plasma ahora en la botella de Disaronno. Pero, ¿qué esconde este 'print' floral tan habitual de cualquier armario?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Que la botella de Disaronno tiene mejor armario que tú y que yo juntas, es un hecho demostrable. Tras vestirse en años anteriores de Moschino, Versace o Roberto Cavalli, esta Navidad ha decidido encargarse un modelito a medida firmado por Etro.

Concretamente una funda estampada con, como no podía ser de otra manera, el célebre y colorido paisley que la firma italiana ha elevado al estrellato en los últimos 30 años.

Para esta Navidad la botella de Disaronno se agenciado un modelito con mucha historia. © Cortesía de Disaronno
Para esta Navidad la botella de Disaronno se agenciado un modelito con mucha historia. © Cortesía de Disaronno

Pero ni el estampado de chachemira se lo inventó Etro, ni tampoco los hippies de los setenta; para conocer sus orígenes hay que remontarse varios años más atrás. Y cuando decimos varios queremos decir muchos, unos 2000 (mes arriba mes abajo). Primero en Persia y después en La India, gracias al Imperio mongol, el dibujo en forma de ameba o lágrima curvada para unos, de flor abriéndose o árbol para otros, decoraba todo tipo de elementos cargados de misteriosos simbolismos.

A Occidente llegó de la mano de Napoleón, que se lo trajo como souvenir a su regreso tras las campañas orientales, en forma de chales tejidos a mano en la región de Cachemira. El regalo le sirvió a su Emperatriz, Josefina, para completar ese outfit post-revolucionario de ligeros vestidos de algodón y corte imperio (bastante más cercanos a las túnicas greco-romanas que a los miriñaques y cancanes en los que se enfundaba la maltrecha Maria Antonieta 10 años antes, por cierto).

Josefina Bonaparte, retratada por Pier Paul Prud'hon con el que era el uniforme del momento: ligera túnica ceñida bajo el pecho, sandalias planas, melena semi recogida y repleta de rizos y, por supuesto, un chal de cachemira decorado con el print paisley.
Josefina Bonaparte en 1805, retratada por Pier Paul Prud’hon con el que era el uniforme del momento: ligera túnica ceñida bajo el pecho, sandalias planas, melena semi recogida y repleta de rizos y, por supuesto, un chal de cachemira decorado con el print paisley.

Símbolo de estatus y poderío, en el diario de una de aquellas merveilleuses se puede leer cómo se debate entre comprar un nuevo chal o un coche de caballos (lo que en euros de hoy en día equivaldría a un Aston Martin).

Pero aunque a principios del siglo XIX no existiera Zara, los amantes del low cost también tenían sus proveedores, en este caso los fabricantes de la región escocesa de Paisley, que se dedicaron a clonar a toda máquina esos chales por los que suspiraban las mujeres. Ellos dieron nombre al estampado, que en castellano también se conoce como cachemira.

En el backstage de Etro siempre se encuentra paisley. © Getty Images
En el backstage de Etro siempre se encuentra paisley. © Getty Images

“Paisley, el emblema del Árbol de la Vida, y el sinuoso palmito tan característico de la tradición floral de Etro, no solo representa la palmera datilera, que proporciona alimento y refugio, también sirve como un enlace iconográfico entre Oriente y Occidente a través de sus migraciones culturales”, explica Veronica Etro, directora creativa de la firma.

Mood board de la colección de Etro para la próxima primavera. © Getty Images
Mood board de la colección de Etro para la próxima primavera. © Getty Images

Símbolo de fertilidad o de vida eterna, el grabado vuelve con fuerza en el verano en el amor de 1967 para convertirse en icono del movimiento hippy y emblema del rock n’roll. ¡A John Lennon le gustaba tanto que mandó decorar su Rolls Royce con el legendario motivo!

El backstage de Etro, minutos antes de que la firma presentara su colección para la próxima temporada. © Getty Images
El backstage de Etro, minutos antes de que la firma presentara su colección para la próxima temporada. © Getty Images

Cuando Gimmo, fundador de Etro, comienza a viajar a los rincones más exóticos del globo se enamora del paisley que poco a poco se convierte en símbolo de su firma. Eso sí, como dato curioso saber que no comenzó utilizándose en camisas o faldas sino en tejidos de decoración; de ahí pasó primero a las colecciones masculinas (las corbatas con este print seguramente estén entre el regalo más recurrente de la historia del Día del Padre) y más tarde a las de mujer.

Etro: primavera-verano 2016. © Cordon Press
Etro: primavera-verano 2016. © Cordon Press

¿El último hito del paisley? Pintar la botella de Disaronno, otro emblema italiano: “Adquiere el aspecto y color del Paisley, explorando los valores tradicionales ligados a la técnica del diseño a mano, como la de los tatuajes”, añade Veronica.

Como en ediciones anteriores, el proyecto apoya a la organización benéfica Fashion for Development: parte de lo recaudado con la venta de la botella (13,90 euros) será donado para llevar a cabo acciones de desarrollo en proyectos humanitarios en África.

Parte de los beneficios recaudados con la botella (13,90 euros) irán destinados a la organización 'Fashion for Development'. © Cortesía de Disaronno
Parte de los beneficios recaudados con la botella (13,90 euros) irán destinados a la organización ‘Fashion for Development’. © Cortesía de Disaronno

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Publicidad