Estilo desde Milán

Por:
3 marzo, 2015

Mezclas audaces y combinaciones en apariencia imposibles que nos inspiran a la hora de copiar esa libertad y extravagancia estilística que solo aflora en la semana de la moda de Milán.

Moda en las calles de Milán

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

Pantalla completa

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo

La capital italiana del estilo se viste de gala para acoger a su fashion week, algo que se traduce en mezclas audaces, combinaciones aparentemente imposibles y un estallido de color como solo saben explotarlo las mujeres mediterráneas.

© Mondadori Photo


Etiquetas: ,  

Comentarios

Artículos relacionados

Vive Milán desde el ‘Quadrilatero della moda’
Trotamundos Vive Milán desde el ‘Quadrilatero della moda’

Te contamos las ventajas de conocer una de las ciudades más sorprendentes del mundo con los beneficios de alojarte en AirBnB.

Los vaqueros se imponen como reyes del street style en la London Fashion Week
Moda Los vaqueros se imponen como reyes del street style en la London Fashion Week

Bien sea en ‘total look’ o combinada, la mezclilla es la reina por excelencia.

Estas son las lecciones de ‘street style’ que nos dejó la New York Fashion Week
Moda Estas son las lecciones de ‘street style’ que nos dejó la New York Fashion Week

Una combinación de estilos y tendencias que demuestran que el límite está en la imaginación.

La reina Letizia sorprende con un espectacular vestido de Felipe Varela en los Premios Princesa de Asturias
Celebs La reina Letizia sorprende con un espectacular vestido de Felipe Varela en los Premios Princesa de Asturias

A pesar de haber dejado descansar al modisto en el concierto previo al evento, la Reina ha vuelto a sus orígenes en las puertas del Teatro Campoamor de Oviedo.

El nuevo periódico de Gucci promete ser el nuevo ‘must have’ de tu revistero
Moda El nuevo periódico de Gucci promete ser el nuevo ‘must have’ de tu revistero

¿Qué pensarías si te decimos que hay una exhibición que cuestiona la originalidad e investiga en el plagio? The New Work Times, el periódico de Gucci, es eso.

Justin Bieber y Hailey Baldwin confirman que sí se han casado
Moda Justin Bieber y Hailey Baldwin confirman que sí se han casado

Y parece ser que al cantante canadiense no le agradan demasiado las compañías de su señora…

Trotamundos con GRAZIA

Acompáñanos a un paseo clandestino por Buenos Aires Bares clandestinos, contraseñas secretas y un mundo subterráneo más allá de lo conocido.
Prepárate para vivir el mejor Halloween de la historia
Viajes
Sé uno de los primeros en probar este nuevo (y exclusivo) sistema de alojamiento El nuevo servicio de Airbnb plus descubre un nuevo mundo al alcance de unos pocos, ¿quieres ser uno de los afortunados?
Hello Kitty ya tiene su propia cafetería en California ¡Y se vuelve pub al caer la noche!
Milán
Vive Milán desde el ‘Quadrilatero della moda’ Te contamos las ventajas de conocer una de las ciudades más sorprendentes del mundo con los beneficios de alojarte en AirBnB.
¡Esta cena en Disneylad cuesta 14.000 dólares! Será la cena de tu vida.
3 lunas de miel tan inolvidables como económicas Lo creas o no, el amor tiene un precio.