Invitada a una boda: 7 trucos para vestir más allá de la talla 36

La segunda fase de bodas 2017 ya está aquí... y esto es todo lo que necesitas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

La moda en vestidos de fiesta está cambiando. Y en cuerpos preciosos y perfectos también, por cierto (gracias, Beyoncé). Así que ha llegado la hora de desterrar el típico disfraz de invitada y también el vestidazo a medida (carísimo, claro) que nunca más te pondrás.

Cada vez es más sencillo adaptar esos looks festivos a todos los tipos de siluetas y estilos… y, tengas la talla que tengas, te aseguramos que hay un sinfín de opciones perfectas para ti.

Una de las propuestas de Asos.

María de la Calle sabe de lo que hablamos: “Cualquier mujer sufre cambios de peso a lo largo del tiempo y, además, cuando llegas a la treintena, puedes llegar a tener un montón de bodas al año. Pero ni te valen los mismos vestidos ni quieres repetir. Y, si estás embarazada igual, ¿vas a comprarte todo el look para no podértelo volver a poner?”.

Ella se negó a seguir con esta dinámica y creó Pai Pai, una coqueta tienda en la calle Londres (Madrid) que alquila vestuario para invitadas adaptado a las tendencias, a todos los tipos de mujer (de hecho, en su boutique no tienen tallas) y a todos los bolsillos. Así que nos hemos ido a verla y le hemos pedido consejo. Porque ella es una verdadera experta consiguiendo el look de invitada ideal para sus clientas curvy (que se llevan -servicio de asesoría incluido- vestido y complementos por 60€: has leído bien).

Y estos son los 7 trucos que nos ha regalado para que tengas en cuenta si vistes una XL, una M o cualquier talla por encima de la omnipresente 36 (con la que a veces nos obsesionamos, también desde las revistas). Si quieres causar sensación, atenta:

Así de cuqui es Pai Pai.

1. Cero pomposidad “Menos es más. Di adiós a los trajes recargados, al exceso de florituras y a la saturación de complementos. Que lo único que llame la atención seas tú”.

© Getty Images

2. Líneas sencillas “Lo que más va a estilizar tu figura es un diseño clásico, como un traje de chaqueta básico o un LBD de corte recto”.

Sobre todo: di ADIÓS a todos esos volantes.

3. Adiós a las pamelas “Son muy bonitas, pero acentúan el tamaño. Apuesta por los canotiers o los tocados más sencillos. En Pai Pai los tenemos incluso sin flores ni cintas…”

Si quieres inspiración a raudales, no te pierdas la cuenta de Instagram de Eloquii.

4. Todo a la espalda “Cuando el escote o la decoración del vestido va a la espalda centra en ella las miradas y ayuda a disimular. Es un truco poco utilizado pero muy efectivo”.

5. Colores lisos “El estampado floral está de moda, pero para adelgazar la silueta los colores lisos funcionan mucho mejor. Combínalos con estampado en los complementos”. Aunque, como siempre, lo importante es que tú te sientas bien (y eso puedes hacerlo con flores o sin ellas).

when your mommy gets signed by @osbrink_agency under the commercial division 👸🏼💛 @diana.benice

A post shared by ✨ Bree Kish ✨ (@breekish) on

6. Pantalones con raya “Si llevas pantalón, que no sea ni culotte ni palazzo. Apuesta por uno entallado con raya: alargará tu figura”.

7. Sugerir está permitido “Si quieres esconder tripita, enseña pierna… Si lo que te acomplejan son las piernas, lleva un buen escote”, ¡y lánzate al sexy si es lo que te lo pide el cuerpo!

Una publicación compartida de t a r a l y n n (@taralynn) el

Una publicación compartida de t a r a l y n n (@taralynn) el

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Publicidad