Modo de empleo: vestido camisero

Ligero, de largo midi y abotonado: así llevarás la prenda más cómoda (y cool) del verano.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Estilismo: Lily Russo

Bien, queridas, ha llegado el momento: VAMOS A LUCIR PIERNAS. Y lo vamos a hacer, además, de la forma más molona posible: con minifaldas de corte en A, con faldas midi y (sobre todo) con vestidos camiseros a media pierna… ¡Qué gusto! ¿Podemos montar una fiesta en honor a esto?

Precisamente sobre estos últimos tenemos algo que contaros: son cómodos a rabiar y solucionan un look en menos de dos minutos; son una única pieza, pero no se quedan en un simple vestido playero. Ni demasiado formal, ni demasiado informal: un punto medio delicioso y perfecto. Vaya, que el verano, con un affair con ellos, pinta mejor que nunca…

Aunque, claro, su sencillez puede hacer que caigas en el error de pensar que no están hechos para tu estilo y su largo midi puede confundirte con el del vestido de Sor Maria en Sonrisas y Lagrimas. Gran error (pero para eso estamos aquí nosotros, solo faltaba). Repasamos 4 claves para llevarlo y exprimirlo al máximo, como se merece:

  • © Marco Vittur

    Con accesorios maxi

    Nuestra primera opción es la más sencilla, la minimal, la que inevitablemente nos hace pensar en un camisón (y en la comodidad que ello supone. Ay).

    Elige un vestido camisero liso, a medio camino entre la rodilla y el tobillo y con una abertura lateral para añadir un toque sexy (y evitar que alguien con pocas luces te diga que pareces una monja).

    Contrasta y acierta, como en la imagen, combinándolo con un maxi bolso y unas sandalias romanas atadas hasta la rodilla.

    Vestido Asos; sandalias romanas de Gianvito Rossi; bolso de House of Hackney (vía net-a-porter.com).

  • © Marco Vittur

    Estampado

    Él es el rey, el protagonista, y estampado con motivos tropicales puede salvarte un look desde primera hora de la mañana hasta última hora de la noche.

    De día, combínalo con sandalias de tiras finas o unas palas marrones, tipo Birkenstock; de noche, levántalo con unos zapatitos metalizados (unos Mary Jane con punta, por ejemplo) o unas sandalias de tiras finas con algo de tacón.

    Vestido Moschino Cheap & Chic (net-a-porter.com); sandalias de Bionda Castana; pendientes de Shourouk (valerydemure.com).

  • © Marco Vittur

    70's fever

    Aquí hay dos cosas que deberías tener claras: 1. la inspiración 70’s es la clave del verano, y 2. el denim será tu mejor aliado para llevarla a cabo.

    El vestido camisero y vaquero es perfecto para este tipo de looks y quedará de 10 con un bolso bandolera camel y un pañuelo estampado de tipo bandana al cuello.

    Vestido MiH; sandalias Charlotte Olympia; bolso Massimo Dutti; gafas de Dolce & Gabbana (vía Sunglass Hut).

  • © Marco Vittur

    Hasta arriba

    ¿Te atreves a abotonarlo hasta el cuello? La opción será perfecta en vestidos de estampado geométrico y pedirá a gritos que marques cintura.

    ¿Lo mejor? El vestido hablará por sí solo, así que no tendrás que comerte la cabeza con los complementos.

    Vestido Lisa Marie Fernandez; zuecos de Office.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Lo que debes saber YA

Desfiles

Desfiles

Síguenos en:

Follow Me on Pinterest
boton de instagram