Vive Milán desde el ‘Quadrilatero della moda’

Por:
1 octubre, 2018
Milán

Te contamos las ventajas de conocer una de las ciudades más sorprendentes del mundo con los beneficios de alojarte en AirBnB.

Milán es una de las capitales de la moda por excelencia (con el permiso de París y Nueva York). Pasear por sus calles es mimetizarse con los distintos acentos que se entremezclan en sus diferentes rincones y empaparse de nuevas ideas en un hervidero de tendencias. Pero, ¿cómo pasar de una experiencia turística común a vivir la ciudad como todo un local (aunque solo sea por unos días)?

Milán
Milán

La respuesta, obvia para muchos y algo más inesperada para otros, no es otra que la de AirBnB; el servicio más extendido en todo el mundo de alquiler de espacios temporales.

Dónde alojarme

En primer lugar, si quieres conocer Milán como todo un #trotamundosconGrazia, te recomendamos que busques, en AirBnB, un espacio cerca de la catedral (conocida por todos como el Duomo). Dentro de la zona denominada como “el cuadrilátero de la moda”, encontrarás lujosos pisos, algunos de ellos con diseño de autor, donde poder alojarte sin perder las ventajas de un hotel, pero con la comodidad de sentirte como en tu propia casa.

Si además viajas con amigos, la experiencia será totalmente memorable.

Dónde comer

Aunque Milán ofrece varios restaurantes de lujo, nosotros te recomendamos mezclarte con el sabor de los locales. El restaurante Paper Moon, ubicado en la calle paralela a la via Monte Napoleone, es el spot perfecto para premiarte con un rico plato de pasta después de patear las tiendas más importantes del lujo y consentirte con algún que otro capricho.

Eso sí, si quieres disfrutar de verdad de una cena a la italiana con tus amigos, te recomendamos que aproveches las ventajas de tener “tu propio espacio” en Milán y organices una cenita en casa. Eso sí, no vayas a terminar poniéndote el pijama y encendiendo Netflix; por mucho que te sientas igual que en tu casa, estás de vacaciones.

via GIPHY

 

Para las viandas de la velada, muy cerca del Duomo se encuentra La Rinascente, una tienda departamental que cuenta con un exclusivo supermercado en el piso de arriba. Después de tomarte un Aperol Spritz en su terraza con vistas a la catedral (sabemos que no podrás resistirlo), acércate a alguno de los dependientes y pídeles que te recomienden algún queso local. Complétalo con unos embutidos, unas aceitunas, un poco de pan (nunca puede faltar) y el resto de productos que necesites para la cena. No olvides llevarte un buen prosecco y dejarlo enfriar unas horas antes de la cena.

No necesitarás nada más ya que otra de las cosas buenas de hospedarte en AirBnB es que en la cocina tendrás todo lo necesario para convertirte en el perfecto anfitrión, aunque estés a kilómetros de tu alacena.

Para el postre, os recomendamos que levantéis de nuevo el campamento y os acerquéis de nuevo al Duomo. En sus alrededores encontraréis un sinfín de heladerías. Eso sí, nada como el helado de pistache o el “cremito” de la heladería Venchi.

 

¿Dónde comprar?

Una vez que ya hayas recorrido los clásicos de los clásicos; Dolce & Gabbana, Gucci, Prada y el resto de etcéteras, te recomendamos que te des una vuelta por Excelsior Milano; un campo de cultivo para las últimas tendencias, donde encontrarás las propuestas más originales. Aprovecha tu lujosa casa de diseñador prestada y hazte fotos con tus nuevas adquisiciones para presumirlas en Instagram.

Una visita fuera de lo común

Sí, sabemos que has aprovechado que duermes al lado del Duomo para desayunar todos los días en la Marchesi y que ya te sabes de memoria los escaparates de las galerías Vittorio Emanuele II, pero es momento de salir de tu ya adquirida zona de confort.

Por muy descabellado que pueda parecerte, no puedes irte de Milán sin antes a ver visitado el cementerio. Sí, sí, no pongas cara de desconfianza. El Cimitero Monumentale di Milano es un espacio digno de visitar donde cada tumba es un monumento en sí misma. Eso sí, está un poco más retirado pero, si te estás quedando en el centro, en la plaza Babila hay una parada de taxis y está la boca del metro también.

Ahora que ya te hemos dado los tips para salirte de lo común y conocer Milán como todo un Trotamundos con Grazia, solo nos queda esperar a que vuelvas y nos compartas tus experiencias. Y recuerda, si quieres vivir la experiencia VIP, AirBnB será tu mejor opción. ¡Toma nota!

Fotos: Cortesía

Etiquetas: ,  ,  ,  

Comentarios

Artículos relacionados

Sé uno de los primeros en probar este nuevo (y exclusivo) sistema de alojamiento
Trotamundos Sé uno de los primeros en probar este nuevo (y exclusivo) sistema de alojamiento

El nuevo servicio de Airbnb plus descubre un nuevo mundo al alcance de unos pocos, ¿quieres ser uno de los afortunados?

Hello Kitty ya tiene su propia cafetería en California
Trotamundos Hello Kitty ya tiene su propia cafetería en California

¡Y se vuelve pub al caer la noche!

¡Esta cena en Disneylad cuesta 14.000 dólares!
Trotamundos ¡Esta cena en Disneylad cuesta 14.000 dólares!

Será la cena de tu vida.

3 lunas de miel tan inolvidables como económicas
Lifestyle 3 lunas de miel tan inolvidables como económicas

Lo creas o no, el amor tiene un precio.

Trotamundos con GRAZIA

Viajes
Sé uno de los primeros en probar este nuevo (y exclusivo) sistema de alojamiento El nuevo servicio de Airbnb plus descubre un nuevo mundo al alcance de unos pocos, ¿quieres ser uno de los afortunados?
Hello Kitty ya tiene su propia cafetería en California ¡Y se vuelve pub al caer la noche!
Milán
Vive Milán desde el ‘Quadrilatero della moda’ Te contamos las ventajas de conocer una de las ciudades más sorprendentes del mundo con los beneficios de alojarte en AirBnB.
¡Esta cena en Disneylad cuesta 14.000 dólares! Será la cena de tu vida.
3 lunas de miel tan inolvidables como económicas Lo creas o no, el amor tiene un precio.
Te presentamos la mejor excusa para seleccionar Japón como tu próximo destino Si eres amante del Kit Kat y el chocolate, este bar se convertirá en tu nuevo sitio favorito.
3 hoteles ‘Pet-friendly’ que visitar si viajas a Nueva York ¿Te imaginas llevarte de vacaciones a tu pequeño peludo?