Al británico Tom Dixon le fascina utilizar materiales reciclados y chatarra industrial. Sus pantallas de cobre, creadas en 2005, Copper, son su pieza más codiciada. Con ellas en nuestro salón, ¿cómo no vamos a brillar con luz propia?

Precio: desde 375€

Comprar

La fantasía de Arne Jacobsen, en 1952, logró plasmar el minimalismo más puro en su silla Hormiga, así llamada porque recordaba la silueta del insecto. Aunque no logremos verle el parecido, lo cierto es que sigue siendo un must por su diseño ligero, su comodidad… y su economía de espacio. ¡Y es que se pueden apilar!

Precio: desde 400€

Comprar

Alvar Aalto solía experimentar con formas orgánicas que le recordaran a su Finlandia natal. Su famoso jarrón Savoy –que cumple 80 años– es la mejor prueba de ello. Con sus ondas asimétricas y su juego de transparencias, no necesita ni flores para resultar una obra de arte.

Precio: desde 69€

Comprar

Hojeando una revista, Piero Fornasetti (1913-1988) descubrió a la soprano Lina Cavalieri. Desde aquel momento, comenzó a dibujar su rostro en toda clase de piezas: muebles, tazas, tapicerías y, por supuesto, sus inconfundibles platos. Hoy su hija, Bárbara Fornasetti, continúa reinterpretando esa pasión paterna.

Precio: desde 60€

Comprar

¿Quién no se ha sentado en una silla inspirada en la Bentwood de Michael Thonet? Parece que el tiempo no pasa por ella, pero el diseñador alemán la creó en 1859. Hoy se actualiza con brazos a modo de sillón, de altura en plan taburete, o en intensos colores, pero sigue siendo única.

Precio: desde 170€

Comprar

Nunca un animal prehistórico nos dio menos miedo como el que corona el Tea Rex, el hervidor de la firma Alessi. Diseñado originariamente en 1985 por Michael Graves con un inocente pajarito, su autor decidió cambiarlo por un T. Rex en su 30 aniversario. ¿Que no tomas infusiones? ¡No importa! Esta kettle quedará divina en tu cocina.

Precio: desde 120€

Comprar

El objetivo de Verner Panton, según él mismo decía, era hacer que la gente usara su imaginación y crear entornos más excitantes. Ambas cosas logró con sus lámparas Topan. De intensos colores y forma vanguardista, hacían presagiar, ya en 1959, un futuro muy pop.

Precio: 190€

Comprar

A Patricia Urquiola le gusta indagar en los objetos y dotarles de formas que sean tan armónicas como prácticas. El mejor ejemplo, su sofá Belt, que acaba de presentar en el Salón del Mueble de Milán. Una invitación a tumbarse y pasar la tarde leyendo…

La pareja por excelencia del universo design, Charles & Ray Eames, idearon esta estantería (bautizada Eames Storage Unit) al mismo tiempo que su propia casa, en 1949. Amplia, con espacios abiertos o cerrados, cajones y escritorio, es perfecta para guardar de todo… y hasta para dejarla vacía y que luzca en todo su esplendor.

Precio: 2.460€

Comprar

¿Y si le damos una vuelta de tuerca a los enanitos del jardín? Philippe Starck ya lo ha hecho para Kartell; el resultado son las mesas auxiliares Gnomes. Con un toque bizarro, pero ultra simpáticas. Y que conste que los protagonistas tienen nombre: Attila y Napoleón.

Precio: 224€

Comprar

Cuando Charles Mackintosh ideó esta silla para el dormitorio principal de Hill House, en 1903, tenía muy claro que la estética se antepondría a la función que debía cumplir. Aunque el autor curvó su respaldo en forma de escalera para que resultara más cómoda… ¿pensarían lo mismo los dueños?

Precio: desde 1.000€

Comprar

Como diseñadora textil de la firma Marimekko, Maija Isola revolucionó el mundo del print. En 1964, creó su famoso estampado Kaivo, basado en las ondas que dejan las piedras al ser arrojadas al agua. ¿Te atreves a convertirlo en un cuadro de gran formato para decorar tus paredes?

Precio: desde 43€

Comprar

Podría formar parte del decorado de una película de ciencia ficción. Porque la silla Gluon, que Marc Newson inventó en 1993, sigue siendo absolutamente futurista. Su segundo módulo la convierte en una chaise longue perfecta para relajarse en soledad o para seducir en compañía.