Tanto de tu ordenador como de tu tablet, siempre que no lo vayas a usar. ¡Recuerda que en el móvil tienes dos! (una por delante y otra por detrás).

Especialmente mientras estás conectado a un Wifi público (cafeterías, aeropuertos…), mucha gente tiene acceso, por lo que estás más expuesto que en el de casa.

Evita estas conexiones para consultar información financiera y ¡ojo con el sexting!

Es decir, la que no corresponde a una cafetería o un espacio público con servicio de Internet. Muchas veces, esas redes son creadas por los criminales para entrar más fácilmente en nuestros ordenadores.

Es muy cómodo usar una única contraseña para todo, pero también es muy arriesgado. Elige un password para cada red social y cuenta de correo, así si te hackean una de ellas, no tendrán acceso a las demás.

O lo que es lo mismo, una plataforma que cuida de nosotros. LastPass, 1Password o Dashlane son algunas de las más conocidas.

Aunque te encante subir fotos de tu perro a Instagram, sigue haciéndolo pero sin dar su nombre. Damos tantas pistas en las redes sociales sobre nuestra vida privada que hasta un niño de 4 años podría entrar en nuestro correo simplemente contestando a la pregunta secreta:

– ¿Nombre de tu mascota?

– Scrappy.

Y mucho menos cuando te vas de vacaciones. Así en vez de dejar entrar a los criminales a través de tu ordenador, dejarás entrar en tu casa a los ladrones de toda la vida.

Por ejemplo, has olvidado tu clave de Netflix y cuando pides cambiarla a través de tu email te pregunta si quieres hacerlo en todos los dispositivos. Di que sí. No te costará nada y te avisará cada vez que alguien haya intentado entrar en tu cuenta. ¿Entendido?

Hazlo solo a través de la Apple Store y Google Play y si desconfías de alguna busca comentarios y valoraciones. Te darán una idea de si es segura.

Cada vez que entres en una página web en la que tienes que introducir contraseñas o datos privados, asegúrate de que es una SSL. Es fácil reconocerla porque tendrá un candado dibujado al lado de la URL, que además incluirá una “s”, es decir que en vez de “http://” verás “https://”.

¿Alguna vez que has buscado sobre algún tema en casa y te han salido anuncios relacionados en el ordenador de la oficina? Es muy molesto porque tu jefe o tus compañeros pueden ver, en un momento dado, a qué dedicas el tiempo libre. Haz una limpieza de Google de vez en cuando entrando en Myacount.google.com – mi actividad – eliminar actividad.

Solo funciona en un dispositivo así que repite la operación si quieres que desaparezca de la tablet, el móvil y el ordenador de casa. Ya sabes lo que le gusta a la gente cotillear ojear el teléfono ajeno en el transporte público…

Tanto a la cuenta de la Policía Nacional, como a la de la Guardia Civil. Ambas publican muchos consejos sobre seguridad en la Red.

*Y sí, hemos ilustrado todo con fotogramas de Mr. Robot porque era la excusa perfecta para rebuscar en nuestro archivo de fotos de Rami Malek.