En Nueva York, en Milán y en París: Leandra Medine (aka Man Repeller) no se ha separado de su abrigo Febbe, de la firma danesa Saks Potts.

Y no nos extraña, porque parece que es de los pocos capaz de hacer frente a los escasos grados que han acompañado estas semanas de periplo por las capitales de la moda.

Fabricado en piel de oveja, con mangas y cuello en color, el abriguito podía adquirirse (ya está agotado) por la nada desdeñable cifra de 1.200 euros.

También se lo hemos visto a otra experta en tendencias, Eva Chen.

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

Precisamente la mujer que se ha convertido en el fichaje más fashion de Instagram nos ha descubierto 3×1, la firma de vaqueros por la que todas suspiran: de Rihanna a Elle Fanning.

Expertos en rotos y desgastados, la casa neoyorquina consigue como nadie el bajo deshilachado tan perseguido esta temporada.

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

Porque ahí va otra tendencia masiva entre las invitadas a los desfiles: los bajos sin rematar.

¿Del bajo de tu pantalón puedes sacar dos porque tu pierna no mide metro y medio? Pues tijeretazo y listo. En la primavera-verano 2016 no se lleva lo de coger un dobladillo.

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

Aunque si hablamos de bajos irregulares no podemos dejar de lado el más ansiado de la temporada: el que marca el vaquero de Vetements.

La firma que capitanea Demna Gvasalia, flamante director creativo de Balenciaga, ha vuelto a convertirse en la favorita del front row. 

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

En el terreno beauty destacar una tendencia que se resiste a desaparecer: el pelo de colores.

Si desde hace varios de años llevamos viendo mechones y puntas en rosa o azul, esta primavera el arcoíris regresa con fuerza.

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

El Loewe de J.W.Anderson se ha convertido en una de las firmas más cool del panorama.

Con puesto de honor en tiendas de culto como la parisina Colette, no hay mujer que se precie sin uno de sus bolsos en el armario.

¿El favorito? El Puzzle en todos sus tamaños, colores y versiones.

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

Mientras tanto en Chloé buscan heredero al popular Drew que copó Instagram el año pasado.

De momento todas las papeletas como sucesor las tiene Jane, una pequeña carterita rematada con flecos.

¿Práctico? Poco, si se nos permite expresar opinión a menos que se quiera ayudar a barrer las calles, labor que ya iniciaron los mocasines peludos de Gucci; pero fotogénico es un rato.

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

Gucci firma otro bolso que se expande como la pólvora pero al que tampoco encontramos altas dosis de practicidad.

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

Y hablando de mocasines peludos, el excéntrico modelo de Gucci se ha convertido en un habitual en las primeras filas de los desfiles (sin importar la lluvia o la nieve). Pero no ha sido el único.

Los talones serán, junto con los hombros, parte protagonista de esta primavera: quedarán al aire con todo tipo de zuecos; sobretodo, babuchas (la versión plana y, preferiblemente, rematada en punta).

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

Aunque si hablamos de la prenda triunfadora absoluta, esa ha sido la bomber.

En su versión más clásica, la que más recuerda a sus orígenes aviadores, ha sido elegida por las modelos como uniforme de la temporada.

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

Especial atención a los modelos de inspiración retro, decorados con todo tipo de motivos en la espalda.

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

La versatilidad de la bomber explica su éxito: funciona en una infinidad de acabados y colores que combinan en mil y un looks diferentes.

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

¡Atención! Si Carine Roitfeld y Emmanuelle Alt, antiguas amigas y fundadoras de la troupe francesa de voguettes, se ponen de acuerdo en algo, no lo dejemos pasar.

¡Y menos aún si ese algo es olvidarse del tobillo desnudo que ambas han abanderado como ingrediente imprescindible de estilo!

Esta tamporada las dos coinciden en apostar por las medias: de rejilla y con falda o bajo el pitillo, con zapatos de salón.

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

Las francesas no han sido las únicas: en este mes de desfiles los calcetines han abandonado el ostracismo fashion al que estaban relegados para reivinidicar su puesto como calentadores.

Punto extra si los calcetines se combinan con los salones ‘amocasinados’ de Gucci.

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

Desde que el todopoderoso conglomerado LVMH decidió invertir en la firma de Marco de Vincenzo, sus coloridas creaciones se han convertido en habituales en las primeras filas.

Sus abrigos, faldas y camisas cargadas de flecos han sido de las más fotografiadas en este mes de desfiles.

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

Aunque Michele haya sido el que ha prendido la mecha con Gucci, el Made in Italy en general vive un verdadero renacer.

Otra firma italiana entre las favoritas de it girls es Laura Urbinati, experta en kimonos y pijamas de seda estampada.

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

Volviendo al terreno de los accesorios, las invitadas a los desfiles se han encargado de rescatar otra tendencia con aires noventeros: las gafas de sol con cristales de colores.

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

Si la pasada primavera las tiras cruzadas (finas) se enredaron en tobillos de todo tipo por obra y gracia de Aquazzura o Tabitha Simmons, esta temporada las cintas se ensanchan para inspirarse, directamente, en las zapatillas de ballet.

¿La culpa? De Miuccia (tanto con Prada como con Miu Miu) y Dior, que entrega la versión con tacón.

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio

¿Lo mejor de la tendencia? Que es fácilmente accesible mediante un sencillo DIY…

© Por Patricia Rodríguez © Lazzari Studio