1. El largo más sencillo para iniciarse será con un vestido midi. Ni muy corto, ni muy largo, que deje al menos de la rodilla hacia abajo al descubierto.

En la imagen, la propuesta con vestidos camiseros, de Cos. 

2. Los pantalones, ni pitillo, ni campana. Los que mejor quedan son los cropped en versión recta o anchos.

© © Lazzari Studio

3. Asegúrate de que son pesqueros, y si no remángalos, como en la propuesta de A.Detacher. Deja que asome un poco el tobillo para que estilice más.

Y si no, combínalo con un botín, como hacen en Dries Van Noten o Rag&Bone. 

© © Lazzari Studio

4. Elige un conjunto (los hay ya que se venden en dos piezas), o apuesta por un mix monocolor: negro, blanco, azul…

© © Lazzari Studio

4. Todo al negro: la propuesta monocolor de vestido camisero y pantalón de Zara. 

5. Y si te animas a rescatar cualquier vestido del armario, opta por mezclarlo con jeans. ¡Nunca fallan!

© © Lazzari Studio / Cordon Press

5. Y cuando decimos que cualquier vestido funciona con vaquero, nos referimos a literalmente cualquiera.

© © Lazzari Studio

5. C-U-A-L-Q-U-I-E-R-A.

© © Lazzari Studio

6. Si prefieres vestidos extra largos, opta por los de tipo batín o levita. Es decir anúdalo en la cintura y deja mostrar una pierna para que el resultado no produzca efecto ‘saco de patatas’.

© © Man Repeller

6. ¿Tipo batín? Las prendas de la firma Attico triunfan entre las invitadas a los desfiles.

© © Lazzari Studio

7. Decántate por los tacones, te verás más esbelta y darás un toque más formal a un look que ya de por sí es bastante desenfadado.

© © Lazzari Studio

8. Para una toma de contacto, elige un wrap dress. Si eres más atrevida, lleva la tendencia al extremo y prueba con vestidos de tul o lenceros como Leandra Medine, Susie Bubble o la propuesta de Bershka (derecha).

© © Lazzari Studio / DR

9. ¿Y cuándo llegue el frío? ¡Sin miedo! Un jersey, un abrigo o una chaqueta encima. La capa sobre capa está de moda.

© © Lazzari Studio / Cordon Press

10. No existen reglas para los estampados, llegan hasta donde tu imaginación (y atrevimiento) te lleven: rayas, colores, texturas… todas las mezclan valen.

© © Lazzari Studio

11. ¿Y para ocasiones especiales? Si Emma Watson y Sarah Hyland han podido pisar la alfombra roja con esta tendencia, por qué no vas a poder ir así a una boda.

© © Cordon Press

11. Una idea, de Delpozo, perfecta para adaptar a una boda de día.

© © Lazzari Studio

12. Se te atreves con la campana (el más difícil todavía), que el vestido sea ceñido o de tirantes, para equilibrar proporciones.

© © Lazzari Studio